Por - 03 de diciembre de 2018

Es un hecho: hay personajes que no nos cansamos de llevar a la gran pantalla. Eso sí, algunos con mejores resultados que otros. Y es que no todas las adaptaciones de historias o figuras icónicas funcionan tan bien como Spider-Man, que parece mejorar con cada nueva versión del héroe arácnido (para prueba, las buenas críticas de Spider-Man: Un nuevo universo). A la Robin Hood de Otto Bathurst, por ejemplo, le ha faltado esa suerte. Ahora llega a Netflix otra de esas leyendas que ya conocemos, “como nunca la habíamos visto”. Hablamos de Mowgli, un proyecto ‘maldito’ que ha vagado por los despachos de Ron Howard e Iñárritu antes de llegar a manos de Andy Serkis.

Hay una pregunta principal a la que una adaptación suele tener que responder: ¿Es realmente necesaria? ¿Está justificada? Más aún en este caso, cuando tan solo han pasado dos años desde el estreno de El libro de la selva, de Jon Favreau. Mowgli cumple con lo prometido: se trata de la aproximación más fiel al clásico de Rudyard Kipling, una vuelta de tuerca más oscura y madura al filme de Disney. También es, como cabía esperar con el actor que más sabe de CGI en Hollywood en la silla del director, un deleite visual, una apuesta por el realismo apabullante que cuida con mimo el más mínimo detalle: desde la ambientación hasta los animales, que esconden detrás de su pelaje los rostros de sus actores de voz (no hay decibelios suficientes para medir el grito de la selva de Christian Bale, Benedict Cumberbatch o el propio Serkis).

Una vez más, nos adentramos en la jungla india para reflexionar sobre la tolerancia, la integración y la necesidad de pertenencia. Sin embargo, como su protagonista, ese niño perdido entre dos mundos, la película se atraganta en su propia bipolaridad: se aleja en su tono tenebroso del público infantil, pero sigue resultando demasiado inocente (y por momentos tediosa) para ese público adulto al que pretende dirigirse. Esa dualidad le impide precisamente recuperar la frescura y la capacidad de entretener de las anteriores adaptaciones. Es un espectáculo visual, sí, y tiene escenas memorables (la batalla en la cueva de los monos no tiene desperdicio), pero no termina de resultar del todo necesaria.

Un espectáculo visual que sufre de bipolaridad tanto como su protagonista.

Benedict Cumberbatch y ‘Killing Eve’ arrasan en los BAFTA de televisión

La Academia Británica entregó al actor británico su preciado premio tras siete nominaciones anteriores.

¿Cómo se portará Papá Noel con los actores de Marvel? Cumberbatch responde

¿Tiene el Doctor Strange línea directa con el Polo Norte? Según estos diagnósticos del actor inglés, la mayoría de los intérpretes del estudio tendrán carbón esta Nochebuena.

Palabra de Cumberbatch: te has comido al Doctor Strange

¿Qué pasó con el Maestro de las Artes Místicas tras el final de 'Infinity War'? El actor inglés tiene una teoría inquietante, pero graciosa.

[Vídeo del día] ‘Vengadores: Infinity War’: Tomas falsas con moscas y cabras

Los héroes más poderosos de la Tierra encontraron la horma de su zapato... en dos animalillos infiltrados en el plató. Aprende, Thanos.