Los informes sobre Sarah y Saleem

7

Por - 10 de septiembre de 2019

“Podías haber elegido a uno de los millones de judíos que hay en el mundo”. El eco de un amor shakesperiano imposible sobrevuela el filme de Muayad Alayan, pero no consigue buitrearlo. Ese es el primer logro de una película que lleva la carga sentimental retardada, amenazante, subrepticia, ahí guardada por lo que pueda pasar, pero que acaba por desecharla en el momento culminante. Es entonces cuando el filme hace justicia al espíritu burocrático del título, que traslada a la categoría de expediente la relación íntima entre un palestino y una israelí, evitando caer en el pozo romántico, el lado fácil que llena de Capuletos y Montescos buena parte del cine sobre el (complejísimo) conflicto palestino. Ese aspecto íntimo del atolladero político, religioso y militar se va matizando conforme la relación entre Sarah y Saleem se va haciendo pública, trascendiendo lo que nunca debió salir de una furgoneta de reparto.

Formado en el documental, el director imprime carácter y sencillez al conjunto, pese a los toques oportunistas (esposa embarazada, marido policía) derivados de la etiqueta ‘Basado en hechos reales’. En su anterior filme, Love, Theft and Other Entanglements, Alayan ya exploró el perfil casual/causal de un panorama social complejo, pero resulta obvio que ha visto en Nader y Simin (una separación), aunque sin el talento de Farhadi para trascender lo moralista, una inspiración para llevar lo emotivo a lo material, un camino de la atracción sexual al frío expediente que convierte a todos los personajes en sospechosos a la vista de una sociedad enferma de intransigencia. La segunda apuesta interesante del filme hace que la historia pase por encima de la también habitual dualidad terrorista árabe-militar judío para aupar a las dos mujeres protagonistas a un empoderamiento poco habitual. Frente a una sociedad que las margina, escogen complicarse la vida. La verdad las hace libres.

De la atracción fatal al empoderamiento femenino en el conflicto palestino.