Por - 17 de abril de 2019

“¿No te da miedo reproducir lo que nuestro padre hizo con nosotros?”, le pregunta Charlie a Eli mientras cabalgan por el desierto. Hasta ese momento, los hermanos Sisters, dos matones famosos en el Oeste por no fallar ni un disparo, han sido una impecable muestra del arquetipo de vaquero infalible, una nueva muesca en el mito del western. A partir de aquí, son dos pistoleros en una película de Jacques Audiard. Por mucho que Los hermanos Sisters parta de la novela homónima de Patrick DeWitt y que esta sea la primera vez que el director de Un profeta acepta dirigir un filme de encargo, su octava película está firmemente enraizada en su filmografía: en sus planos cortos que miran en lo más profundo de sus personajes y en ese realismo sucio marca de la casa con el que consigue que traguemos polvo, ya sea de la cárcel más sombría, de las calles parisinas o, como es el caso, del desierto. Si acaso, esta vez, aguzando el sentido del humor.

Con un ojo puesto en El hombre que mató a Liberty Valance y otras aproximaciones al género en decadencia, Audiard hace caso omiso a la máxima del clásico de Ford y opta por imprimir los hechos y no la leyenda. Los hermanos Sisters cabalgan por un Oeste que ya no tiene casi nada de viejo. La misión que les ha encomendado el Comodoro –encontrar y matar al químico Warm con la ayuda del refinado detective Morris– les conduce, en plena fiebre del oro, a un nuevo mundo lleno de incertidumbres y, a la vez, posibilidades: desde lavarse los dientes por primera vez hasta aparcar la ley del más fuerte y encontrar un empleo más digno. Curioso, por cierto, cómo podríamos leer la época presente (internet, ejem) como el paso contrario: de la civilizada sociedad moderna al todo vale sin leyes ni reglas.

Pero, como siempre en Audiard, el retrato no es solo exterior sino interior y el verdadero placer de Los hermanos Sisters reside en cabalgar junto a sus personajes, seres sobre los que el francés proyecta la complejidad del mundo exterior y a los que somete a las circunstancias más duras para arrancarles una insospechada ternura. Igual que un improbable amor surgía entre Marion Cotillard y Matthias Schoenaerts en De óxido y hueso y el piano o los fantasmas salvaban a los protagonistas de De latir mi corazón se ha parado y Un profeta, aquí Audiard opone la aspereza del Oeste –ojo al serrucho del cirujano– a unos asesinos sensibles que, con su dialéctica psicoanalítica, no solo matan al padre sino que subvierten de paso cierta masculinización histórica del western. Que lo hagan con resultados sublimes tiene mucho que ver con el reparto de intérpretes con el que ha decidido contar el francés. Phoenix, Reilly, Gyllenhaal y Ahmed se llevan al salvaje Oeste sus mejores registros: el trastornado, el cómico tierno, el friqui cultivado y el tímido responsable. Escucharlos resolver los traumas infantiles –lo de matar al padre no era en sentido figurado– es tan placentero como contemplar esa secuencia de los hermanos Sisters disparando en Mayfield –puntazo de burdel regentado por la actriz trans Rebecca Root– al más puro estilo Audiard.

Joaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal y Riz Ahmed, los cuatro magníficos de Jacques Audiard.

El guionista de ‘Spider-Man: Lejos de casa’ aún no ha visto la trilogía de Sam Raimi

El público adora la segunda aventura en solitario del trepamuros en el MCU, pero entre los referentes de sus responsables hay una ausencia clamorosa.

Según Jake Gyllenhaal, Benedict Cumberbatch es un muñeco repollo

¿Recuerdas a los Cabbage Patch Kids? El actor de 'Spider-Man: Lejos de casa' explica su relación con el actor inglés en un delirante monólogo junto a Tom Holland.

Jake Gyllenhaal se arrepiente de haber protagonizado ‘Prince of Persia’

El actor, que en breve estrena 'Spider-Man: Lejos de casa', es consciente de lo grave que fue el "whitewashing" que supuso interpretar al protagonista.

Tom Holland y Jake Gyllenhaal, decidnos que habéis hecho ESTO aposta

¿Homenajean los trajes de los protagonistas de 'Spider-Man: Lejos de casa' a los dos fiesteros más temidos de la televisión de los 90?