Por - 15 de abril de 2019

Con la historia del pop ocurre aquello que George Eliot afirmaba al final de Middlemarch: algunas de sus mejores páginas fueron escritas por personas cuyas tumbas no visita nadie. Y aunque eso no se aplique del todo a Viktor Tsoi y su banda Kino, es muy poco probable que al lector le suenen sus nombres pese a que llenaron estadios en la URSS y siguen siendo una leyenda en Rusia. De esta manera, Leto cumple tres funciones: ofrecer una buena muestra de cine musical, acercar a Occidente canciones muy destacables (en la onda de The Cure y Joy Division, para más señas) y servir de bálsamo tras ese monumento a la hipertrofia de gama baja titulado Bohemian Rhapsody.

El mayor acierto del director Kirill Serebrennikov (actualmente en arresto domiciliario, por causas resumibles en las iniciales “V. P.”) es acercarse a la historia de Tsoi (Teo Yoo) en tono menor. No solo porque presente al protagonista durante sus años de aprendizaje o porque su historia de amor con la mujer de un amigo (Irina Starshenbaum) tenga primacía sobre el tópico relato de ascenso a la fama, sino también por recalcar que, como expresa el cornudo en cuestión (Roman Bilyk, quizás el auténtico protagonista), el rock soviético era esencialmente cutre. Por las grabaciones infectas, por la censura y, además, por haber asimilado tarde y a duras penas formas ya consolidadas en el mundo anglosajón. Más allá de lo mucho que algunos músicos espa- ñoles deberían meditar sobre esto último, Leto enternece al no dejarse aplastar por ello: la película muestra una creatividad conmovedora en sus números musicales (no a partir de las canciones de Viktor Tsoi, sino de los grupos que le inspiraron) y fantasea acerca de lo mucho que sus protagonistas podrían haberse desmelenado de no haber tenido al PCUS soplándoles en la nuca. Porque, si bien la buena música puede llevarse a cabo con medios pobres, es algo más difícil de hacer en pre- sencia de comisarios políticos

El antídoto contra Bohemian Rhapsody es un fantasma soviético.

Lily Collins, un papel clave en el biopic ‘Tolkien’

La actriz da vida a la esposa del creador de universos tan afamados como 'El señor de los anillos' y 'El Hobbit', para los que fue fuente de inspiración.

Biopics que nunca debieron hacerse

No todos los filmes biográficos son carne de Oscar y el camino para lograr la hagiografía perfecta también está lleno de películas para taparse los ojos.

Primeras impresiones de ‘Steve Jobs’

Un reparto que huele a Oscar y un guión firmado por Aaron Sorkin son algunos de los reclamos de la última película de Danny Boyle que acabamos de ver en Londres