Por - 22 de septiembre de 2014

Érase una vez en Brooklyn un hombre solo y solitario. Su nombre era Bob (Tom Hardy, explotando versatilidad) y llevaba años agazapado detrás de la barra del bar de su tío Marv (James Gandolfini, su último papel, un poco Tony). Dos días después de Navidad, Bob encontró un cachorro malherido. El perro, un pit bull al que llamó Rocco, estaba en el cubo de basura de Nadia (Noomi Rapace), una vecina a la que Bob no había tenido la suerte de conocer hasta ahora. Los tres: Bob, Rocco y Nadia eran tres animales malheridos. Escondidos en sus refugios, esperando que pasara el largo invierno para que nadie volviera a hacerles daño. Esperando a ser rescatados y cuidados para convertirse en buenos animales de compañía no en salvajes pit bulls.

Animal Rescue (Rescate animal) era el título original del relato corto a partir del que Dennis Lehane (novelista de bestsellers llevados al cine, como Mystic River o Adiós, pequeña, adiós) escribió este guión. Un título mucho más obvio en referencia a la historia principal de este thriller negro con alma de cuento navideño, la de Bob, Nadia y Rocco siendo rescatados de su propio destino en las calles de un Brooklyn irreconocible actualmente, un Brooklyn en el que no hay hipsters con bigote ni bicicletas vintage, sino mafiosos armados y peligrosos que utilizan los bares de otros para blanquear su dinero (de ahí el nuevo título).

Después de la brutal Bullhead, el belga Michaël R. Roskam dirige su primera película en EE UU metiéndose de lleno, sin miedos, en un lenguaje puramente americano, el del thriller de los años 70 de sus añorados Lumet o Scorsese, escarbando en la basura de un Nueva York actual que le debe algo al New Jersey de Los Soprano, y no sólo por la siempre imponente presencia de Gandolfini, que hace aquí del perro con el rabo entre las piernas lleno de rabia interior (“A mí me respetaban”, ladra), sino también por esa violencia contenida en una falsa rutina que se desmorona por la llegada de un nuevo vecino (para el que Roskam acertó eligiendo a su Bullhead, Matthias Schoenaerts) y el robo del dinero de los más malos.

La voz en off con la que empieza la película, el relato de Bob, y el punto de vista de la cámara que no levanta más de 30 centímetros del suelo, es la forma en que Roskam convierte esta historia negra de gángsters modernos, redención y animales heridos en un cuento protagonizado por un cachorro que empieza mirando al suelo, a los pies de la gente, y acaba levantando la cabeza y enfrentando sus demonios, su pasado y su futuro en busca del happy ending improbable en una fábula de violencia que ocurrió una vez en Brooklyn, donde había un hombre que se llamaba Bob.

Tom Hardy es el antipríncipe en un cuento de violencia y redención en el lejano Brooklyn.

El hijo de James Gandolfini será Tony en la precuela de ‘Los Soprano’

Michael Gandolfini, de 18 años, interpretará al capo más existencialista de Nueva Jersey en la película 'The Many Saints of Newark'.

El creador de ‘Los Soprano’ prepara una precuela de la serie en cine

David Chase escribe el guion de 'The Many Saints of Newark', un filme ambientado en 1967 y protagonizado por personajes de la serie

Las 10 películas más violentas de 2014

Terminamos nuestro gran repaso anual con una lista de filmes en los que manda la adrenalina.

[San Sebastián 2014] Día 2: Tony Soprano no es italiano y Pasolini habla en inglés

¿Qué le pasa a la 62 edición del Festival de San Sebastián con el país del spaghetti?