La búsqueda. El diario secreto

5

Por - 21 de diciembre de 2007

ETIQUETAS:

Nando Salvá

JERRY BRUCKHEIMER asume que la audiencia no es paciente, así que en sus películas las cosas suceden sin parar. Pese a que, como su predecesora, esta película parece haber sido diseñada por cocainómanos, aun así tiene un aire relajado, como de domingo en familia. De hecho, la saga La búsqueda vendría a ser como una gran gincana: pistas que llevan a otras, que los héroes descifran, no porque sean muy listos, sino porque, si no, se fastidia el invento y que manejan una mitología de pega fabricada con retazos de Indiana Jones y El código Da Vinci, Los Goonies, Cuarto Milenio y Terra Mítica. Todo es tan idiota que los chicos chanantes podrían parodiarlo sin cambiar una coma. Pero el gran aliciente del filme es que lo sabe y lo explota con cierta gracia. El otro es deleitarse con el nuevo peinado raro de Cage.