¡Gracias jefe!

6

Por - 29 de octubre de 2016

Autoproclamado Robin Hood (más Fairbanks que Flynn, aunque se guste como justiciero de Disney), convertido en un activista con gracias casi a su pesar, François Ruffin, redactor jefe de la revista satírica Fakir, y su ejército de 6.437 orgullosos suscriptores que han pagado esta comedia documental, rearman a la Francia indignada. Vinculados al movimiento Nuit debout, 15-M galo, el objetivo de esta pieza procaz y desastrada es vengar los despidos (deslocalización, le llaman) en las empresas del hombre más rico del país vecino, Bernard Arnault, dueño de LVMH, conglomerado del lujo y la caspa inmobiliaria. Cámara oculta, voluntarismo camp y el artero toque del periodismo televisivo mal llamado gonzo para devolver la dignidad a una familia de ch’tis arrasada por el capitalismo a ultranza.

Humor descarado contra la desvergüenza del sistema.