Fast & Furious: Hobbs & Shaw

7

Por - 30 de julio de 2019

Time in a Bottle, que seguramente lo tendría fácil en un top de las canciones más bonitas del mundo, es lo primero que se escucha en Fast & Furious: Hobbs & Shaw. Pero no suena en la voz original de Jim Croce, sino en una policromada cover de Yungblud. Un presagio de lo que está por venir: mucho potencial de base deslucido artificialmente sin necesidad.

La llegada de Dwayne Johnson a la familia Fast & Furious fue like a wrecking ball. Su agente Luke Hobbs era como un camión cisterna a rebosar de energía (y litros cúbicos de sudor), difícil de contener dentro de las lindes de la saga y la necesidad de liderazgo de Vin Diesel. En el spin-off que protagoniza junto al Deckard Shaw de Jason Statham, sin superar la media mención al pasado de ambos personajes en la mitología original, es la cámara de David Leitch la que sufre para encuadrar de manera coherente a las dos estrellas de acción.

Aunque antagónicos por naturaleza y las necesidades de guion de cualquier buddy movie, Hobbs y Shaw deben unir sus fuerzas y relucientes cráneos contra la amenaza de un Idris Elba cómodo en su rol de villano a un macguffin tecnobiológico pegado. No obstante, la auténtica tercera estrella de la función es Vanessa Kirby como la agente del MI6 y hermana de Shaw. La actriz de The Crown y mejor gabardina de Misión: Imposible – Fallout se mantiene a la altura física de sus compañeros y aporta el toque de humanidad necesario para calibrar los intercambios testosterónicos de los protagonistas.

Kirby ayuda a pensar en la diferencia entre la saga de espionaje de Ethan Hunt y esta hipertrofiada aventura a escala global donde el cumplimiento de las leyes de la física es mucho menos importante que diseñar la pirotecnia más espectacular posible: las increíbles proezas que a Tom Cruise y sus muchachos les ocupan complicadas set pieces de infarto (ir caminando por la fachada de un rascacielos, pegar saltos HALO sin preparación…), en Hobbs & Shaw son despachadas con la misma ligereza con la que se idean juegos de palabras dignos de Austin Powers. Eso último es un elogio, por cierto, ya que la apuesta decidida por el humor (uno de los cameos estelares aporta lo mejor de toda la película; el otro, no) es la principal virtud de un auténtico armatoste blockbuster. Tan bien engrasado que va solo, pero, salvo por un clímax motorizado que seguramente le gustará a George Miller, carece de momentos de brillo.

Si bien se nota cómo Leitch intenta sacar partido a la jocosa animadversión y diferencias entre sus dos protagonistas (recurriendo a una pantalla partida resultona y varios montajes paralelos estrepitosamente fallidos), es decepcionante comprobar cómo aquí el director de Atómica Deadpool 2, así como codirector de la capital John Wick y veterano doble de acción, ha renunciado casi por completo a la fisicidad de las luchas cuerpo a cuerpo y el encuadre áureo del sopapo bien temperado. En cambio, se refugia en exceso en los planos cortos, el montaje atropellado y los apaños digitales que tanto han hecho por desaliñar el cine de acción actual; y contra lo que precisamente él y su compadre Chad Stahelski se han rebelado.

Hobbs & Shaw ha gozado del mayor presupuesto manejado hasta ahora por Leitch y puede que la lluvia de millones invertidos en CGI haya ahogado su chispa creativa. Menos mal que, si hace caso a su propia película, sabe que una vuelta a las raíces puede ayudar a solucionar muchos problemas.

Dwayne Johnson y Jason Statham demuestran que allá donde van no necesitan carreteras (ni diésel) para dar espectáculo.

Hollywood se vuelca en apoyo a Kevin Hart tras su grave accidente

Bryan Cranston y Dwayne Johnson, entre otros, expresan sus buenos deseos para el actor y comediante.

En marcha una nueva película de ‘G. I. Joe’

Las figuras de acción desarrolladas por Stanley Weston ya tuvieron oportunidad de dar el salto a la gran pantalla en 2009, lideradas por Channing Tatum.

Palabra de Dwayne Johnson: así habría sido el cameo de Keanu Reeves en ‘Hobbs & Shaw’

[SPOILERS] 'The Rock' revela por qué el actor de 'John Wick' no llegó a aparecer en su spin-off tuneado.

¿Cuánto puedes pegar a Vin Diesel en una película de ‘Fast & Furious’?

Vin Diesel, Dwayne Johnson y Jason Statham negocian al dedillo los mamporros que reciben sus personajes: 'Ninguno quiere parecer menos machote'.