Por - 13 de agosto de 2016

El encuentro de Elvis con Richard Nixon el 21 de diciembre de 1970 podría usarse como pivote de la década que rompió a ambos por la mitad. Tres años después, el presidente caería por el Watergate. 10 años más tarde, el Rey se desmoronaría casi en directo en su casa de Graceland. En la película de Liza Johnson se cuenta, bordeando la comedia y la nostalgia, la obsesión de Presley por conocer a Nixon con el objetivo de que le impusiese una placa de agente secreto contra narcóticos.

Un poco inflado, como le ocurriría a Elvis durante los años siguientes, el filme gana porque usa a un reparto perfecto con el tono adecuado, entre la sobreactuación y los equívocos. Los caprichos de Presley los lleva Michael Shannon hasta quedarse con ellos y meterle ternura a un idiota muy solo que, por cierto, era un genio de la música. Mientras tanto, Kevin Spacey utiliza sus dotes de imitador para dar vida a un Nixon igualmente niñato, un maniquí que, aunque aquí deslavazado, da a entender las características del personaje: desconfianzas, filias, fobias y mucha maldad. Casi teatral, se agradece a Liza Johnson que no caiga (gracias al humor) en la pedantería y sólo se permita trascendencia cerrando el metraje con un dato, no sé si cómico o serio: “La fotografía de Elvis y Nixon es la más solicitada de la Biblioteca del Congreso”. Un ejemplo de lo que nos gustan a todos ciertas irrelevancias trascendentes.

Una comedia pequeña sobre un encuentro aparentemente mínimo.

Judi Dench defiende “el talento” de Kevin Spacey y Harvey Weinstein

La actriz inglesa pide que no se censuren las obras del actor y el productor, sean cuales sean sus crímenes.

Ian McKellen habla de las acusaciones contra Bryan Singer y Kevin Spacey

Según el actor y militante LGBT, Spacey y Singer cometieron abusos porque estaban en el armario: 'Si hubieran podido ser abiertos acerca de sus deseos no lo hubieran hecho'.

Al Pacino quiso rodar la película de ‘House of Cards’

Antes de Netflix y de Kevin Spacey, la saga política más corrupta de la TV pudo convertirse en película de manos de los creadores de 'Heat'.

Kevin Spacey se declara “No culpable” y queda en libertad bajo fianza

El actor Kevin Spacey se presenta en los juzgados de Nantucket para dar comienzo al proceso judicial en el que se le acusa de intentar violar a un camarero de la localidad