El desentierro

5

Por - 31 de octubre de 2018

A Nacho Ruipérez ambición no le falta. En El desentierro, su largometraje de debut, filma el entorno de La Albufera de Valencia de manera análoga a cómo antes se rodaron los pantanos de Louisiana en True Detective, o las marismas del Guadalquivir en La isla mínima. Drones y naturalismo fotográfico para retratar los humedales y el pintoresco y aberrante comportamiento humano. Es la ambientación el principal logro del film, en lo que resulta decisivo el aporte de iluminación de Javier Salmones y de dirección de arte de Abdón Alcañiz. La película se maneja entre dos tiempos históricos: la actualidad, y el pasado (1996), y arranca con el reencuentro (vía trasatlántica, ya que el film es una coproducción hispano-argentina) de dos primos hermanos con motivo de la muerte, en extrañas circunstancias, del padre de uno de ellos, conseller envuelto en una oscura trama de prostitución y corrupción urbanística -aliño delictivo recurrente de nuestra realpolitik, por cierto-.

Pero la trama del film, compleja y en demasiados momentos confusa, no se centra en la investigación de esta muerte, sino en las pesquisas de los primos (interpretados por Michel Noher y Jan Cornet) por aclarar la desaparición, años atrás, del hermano del conseller a quien da vida Leonardo Sbaraglia. Un batiburrillo en el que se entremezclan lazos familiares, proxenetas albaneses e incluso la Ruta del Bakalao: demasiada alforja argumental para Ruipérez, quien sin embargo resuelve estupendamente las secuencias de acción, y se beneficia de las convincentes interpretaciones de actores como Francesc Garrido, Ana Torrent o Jelena Jovanova. Así, y a pesar de sus desequilibrios, El desentierro nos revela a un cineasta en ciernes capaz de transmitir una violencia cinemática que se corresponde con la realidad más chunga de nuestro entorno.

 

Cine de género (y de autor) rodado en Valencia con brío pero sin concierto argumental

‘Dolor y gloria’: Leonardo Sbaraglia está con Antonio Banderas en lo nuevo de Almodóvar

El actor argentino se incorpora al reparto del nuevo largometraje del cineasta manchego, que se rodará este verano con Antonio Banderas y Penélope Cruz como protagonistas.

Diez parejas gays con mucho delito

Como en la vida real, las uniones gays del cine pueden ser amables y convencionales... O criminales, como McGregor y Carrey en 'Philip Morris ¡Te quiero!'.