Dos tontos todavía más tontos

7

Por - 24 de junio de 2014

En el arranque de la secuela de Dos tontos muy tontos (1994), Harold (Jeff Daniels) descubre que Lloyd (Jim Carrey) ha aguantado inmóvil en un psiquiátrico ¡durante veinte años!, simulando un estrés postraumático severo, con tal de gastarle una broma. Valdría esto como metáfora de lo mucho que se han resistido los Farrelly a revivir aquella novatada que les proporcionó fama mundial. Como la primera entrega, Dos tontos todavía más tontos se plantea como una road movie que utiliza la carretera con, primero, la excusa de hacer camino para conseguir el riñón de la hija no reconocida de Harry y con, segundo, la obsesión narrativa de desplegar en ella una serie de gags que vayan aumentando en gamberrismo.

El filme no evita los artilugios de su antedecesora ni tampoco a sus personajes míticos, como el inolvidable niño ciego y sus pájaros. El brutalismo en el sketch, el pop y su obsesión por el humorismo visual (ahí juega a su favor el tremendo talento de Carrey y Daniels, esas dos malas bestias) continúan siendo su bandera. A esta secuela solo se le podría achacar falta de ambición: quizá si hubiese engarzado aún más su historia, no dejaría un poco abandonados a algunos freaks tan aprovechables como los interpretados por Kathleen Turner o Rob Riggle. Aunque el centro del filme siguen siendo Harold y Lloyd y su idiotez deslumbrante, impermeable e intacta. Desde esa habilidad lingüistica para desplegar su tontunez hasta su afición a la broma violenta, se repite en Dos tontos todavía más tontos el esplendor de la caída sobre el arbusto, que prueba además que los Farrelly aún pueden demostrar muchas cosas buenas. Tal vez algunos la consideren una repetición más o menos afortunada, pero esto sería equiparable a reprocharle a una máquina de pedos que funcione siempre de la misma manera: cada vez que el incauto se sienta, suena la marranada incorrecta y los más tontos, nos reímos. Ya. Vale. Sí. ¿Y qué?

Internet, el 11S, Irak, Obama… todo cambia pero ellos siguen siendo bellisimamente gilipollas.

Primeras impresiones de ‘Steve Jobs’

Un reparto que huele a Oscar y un guión firmado por Aaron Sorkin son algunos de los reclamos de la última película de Danny Boyle que acabamos de ver en Londres

Jeff Daniels entra en la saga ‘Divergente’

Interpretará al villano final de la saga, el líder de la Oficina de Bienestar Genético que se encargaba de controlar el experimento de creación de las facciones.

En busca del nuevo Atticus Finch

La secuela de 'Matar a un ruiseñor' se publicará en julio, y su adaptación al cine parece inevitable. Buscamos a un actor a la altura de Gregory Peck.

‘Dos tontos todavía más tontos’ se ríe de ‘Breaking Bad’

Jim Carrey y Jeff Daniels vuelven a compartir intelecto mononeuronal en la secuela dirigida por los hermanos Farrelly que se estrena el 14 de noviembre.