Capitán América: Civil War

8

Por - 26 de abril de 2016

Quien haya aprendido a hacer juegos malabares, o quien lo haya intentado, conoce la progresión: primero una bola, después dos, a continuación esas tres que expulsan a los descoordinados y, finalmente, tantas como se pueda. A partir de ahí, toca probar con otros objetos: mazas, antorchas en llamas… o superhéroes. Lo importante es que no se caigan, y Anthony y Joe Russo lo saben. Quienes se preguntasen si los hermanos iban a suceder dignamente a Joss Whedon como firmas estrella de la casa pueden despejar sus dudas con esta Civil War: gracias a ellos, la tercera aventura a nombre de ese Chris Evans azul, rojo, blanco y panoli es la película más seria entregada por Marvel hasta la fecha. También es la mejor rodada y (ex aequo con Los Vengadores) la mejor escrita.

Como los malabares, por mucha pirotecnia que tengan, Civil War es un trabajo apolíneo, todo él ritmo y geometría. Y, según dejaron ver en Capitán América: El Soldado de Invierno, los Russo siguen el ejemplo de su admirado Brian De Palma porque, como él, respiran formalismo. Debido a ello, Anthony y Joe pueden torcer a gusto los tópicos del espionaje, y los de la acción: aquí no hay peleas en ascensores, pero sí hay un pressing catch de aeropuerto que producirá memes de internet a destajo. También hay una estructura que refuerza las virtudes de las mejores ‘películas Marvel’ hasta la fecha, apañándoselas para corregir viejos vicios.

Como en los buenos cómics de la Casa, las escenas de acción de Civil War sirven para propulsar los diálogos, cuando no para entreverarse con ellos. Unos diálogos sin lastre, además: Robert Downey Jr. nunca había estado tan en forma como Tony Stark, Evans sigue siendo el actor más infravalorado del estudio y el Spider-Man de Tom Holland es todo él un amigo, un vecino y un metepatas. Hasta Daniel Brühl, que podría ser un villano desechable más, tiene todo aquello de lo que carecía el Robert Redford de El Soldado de Invierno. Pero el mayor logro de Civil War, ahí donde marca la diferencia, está en un clímax que (spoilers aparte) se apoya tanto en lo emocional como en la violencia. Ahí donde hay dilemas irresolubles, poco importan las explosiones: sólo cabe seguir girando en el aire, y no caer.

Los Russo arriesgan, y Marvel gana. ¿Para cuándo una de Spider-Man en solitario?

Chris Hemsworth quiere rehacer ‘Tres amigos’ con Chris Evans y Robert Downey Jr.

Si le dejan, el intérprete de Thor y sus excompañeros nos darán una plétora de piñatas rehaciendo la comedia western de Steve Martin.

Hollywood exige a Trump que controle las armas de fuego tras las matanzas de Texas y Ohio

Dwayne Johnson, Chris Evans, Julianne Moore y otras estrellas expresan su indignación ante los tiroteos que han conmocionado a EE UU.

‘Vengadores: Endgame’ casi se queda sin el culo de América

¿Te gustó el revuelo en torno a los glúteos de Steve Rogers? Según Kevin Feige, ese momento estuvo a punto de ser descartado.

Arrodíllate ante esta épica escena eliminada de ‘Vengadores: Endgame’

Sí, la película de los Russo acabó durando tres horas y contando con escenas nuevas en su reestreno, pero aún le quedaba una sorpresa bajo la manga.