’71

8

Por - 19 de enero de 2015

Si en las guerras declaradas lo primero que muere es la verdad, ese cadáver nadie se molesta en buscarlo en las subterráneas. Con el conflicto en Irlanda del Norte –precioso y aséptico eufemismo, el lenguaje también causa baja– encauzado por la senda política, habrá quien piense que revolver en el pasado reciente tampoco sea lo más conveniente. Lo que se va a encontrar es sucio y descorazonador, especialmente en el bando que despertó más simpatías.

Dar con una reflexión tan madura y desapasionada en un thriller que prefiere considerarse película de acción a reportaje de investigación es una auténtica sorpresa. Hasta que uno mira quién es el que está detrás de las cámaras. Por supuesto, no es el Ken Loach de Agenda oculta. Tampoco, aunque comparta pulso de cámara, el Paul Greengrass de Bloody Sunday. Se trata de Yann Demange, un debutante en el cine, pero que ha dirigido maravillosas miniseries como Dead Set o Top Boy, claros ejemplos de ficción en horario de máxima audiencia con cargas de profundidad.

Viviendo la experiencia a través del soldado británico (Jack O´Connell) abandonado, perdido y aterrorizado en el barrio católico de Belfast, 71 deja pocas oportunidades para respirar. Cuando las hay, es casi mejor no hacerlo para evitar que se delate la posición. Tal es la inmersión, que la experiencia acompaña más allá de los límites de la película. Esta tensión incluso camufla algunas decisiones que emborronan un final que confunde iplacable e impecable.

Sobreviviendo en Belfast a la mala memoria, al IRA y al fuego amigo.

[Sitges 2014] Traumas infantiles

Cuidado con los chavales, como bien demuestran 'Jamie Marks is Dead' y 'Goodnight Mommy' vienen fatal

Sean Harris será el villano de ‘Misión: Imposible 5’

El actor británico se incorpora a la secuela de la saga de espionaje dirigida por Christopher McQuarrie como uno de los enemigos de Ethan Hunt (Tom Cruise).