Yago 2018: así fueron los premios de los olvidados de los Goya

'Verónica', la actriz Marian Álvarez ('Morir') y el equipo de coaches de las actrices infantiles de 'Verano 1993' fueron premiados en la gala más alternativa del cine español.

Por
22 de febrero de 2018

ETIQUETAS:

  • La cuarta edición de los Premios Yago, los irreverentes galardones del cine español que se pusieron como misión subsanar los olvidos de la Academia, celebró anoche en el Palacio de la Prensa de Madrid la diversidad de logros del último año de nuestro cine que todavía quedaban por resaltar tras el paso de los Goya, los Feroz, los Forqué, etc. Durante una gala dinámica e imprevisible presentada por Lluis Fabra se hizo entrega de sus galardones a los premiados de esta edición, dejando espacio aún a sorpresas.

    Marian Álvarez fue la primera en subir al escenario para recoger de las manos de Fernando Franco, su director en Morir, el premio Yago al no nominado por su brillante y dolorosa interpretación en la película, ignorada por la Academia.

    El premio Yago al no reconocido también subsana otro tipo de olvidos, en este caso a trabajos o labores profesionales que no cuentan con categoría en los Goya: las galardonadas fueron Laia Ricart, Laura Tajada y Mireia Juárez, coaches encargadas de las actrices infantiles de Verano 1993; la niña protagonista Laia Artigas, agradeció con un mensaje de voz la porción de premio que decidieron compartir con ella.

    La idea detrás del Yago al éxito menos comercial es que la película más taquillera del año reconozca a otro título de gran calidad que no ha tenido tanta repercusión en taquilla. Así, Carolina Bang, como productora del taquillazo Perfectos desconocidos, entregó la estatuilla a Elena Martin y Pol Rebeque por su trabajo en la indie Júlia Ist.

    Una nueva categoría de este año quería solventar la derrota de Santiago Alverú en los Goya. El creador de los Premios Yago acudió a la gala del cine español nominado por su interpretación en Selfie, pero volvió a casa sin estatuilla. Lo mismo sucedió anoche, ya que el premio especial Oyga designado para suplir olvidos colosales fue aen realidad a parara a manos de Itziar Castro por su trabajo en Pieles. Otra vez será para Santiago Alverú; ¿quizás por Selfie 2?

    Por último, la noche terminó con el premio Impepinable a Verónica, de Paco Plaza, que recogió el galardón de manos de su estrella Sandra Escacena. Como colofón, Javier Gurruchaga fue homenajeado con el premio de honor. Después de cantar Venga con nosotros ya solo quedó una noche de fiesta, gintonics de Hendrick’s y una cantidad nunca ponderada de pepinos por el suelo.