Vídeo: Mark Romanek dirige un irritante anuncio con hámsters bailongos

El cineasta firma el nuevo spot de coches Kia, una estrafalaria mezcla entre el videojuego 'Halo' y hámsters hiphoperos que no sabemos muy bien cómo tomarnos. Por CINEMANÍA

30 de agosto de 2011

ETIQUETAS:

  • Si has visto Nunca me abandones, la esterilizada adaptación de la novela de Kazuo Ishiguro, y la desnuda forma con la que Mark Romanek muestra el deambular de Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley, quizás te sorprendas al ver el último trabajo de este afamado director de videoclips estadounidense (suyos son los vídeos de Closer, de Nine Inch Nails, o Hurt, de Johnny Cash). Romanek, también con experiencia previa en el campo de la publicidad audiovisual a sus espaldas, ha sido el encargado de realizar el último spot de la marca de coches Kia para su modelo Soul, que fue presentado durante la gala de los MTV Video Music Awards y puedes ver a continuación.

    Efectivmaente, en el vídeo vemos cómo un trío de hámsters que parecen salidos de una pesadilla electro-hiphopera convencen de alguna forma a un grupo de soldados y robots gigantes aleatorios escapados de un videojuego tipo Halo para ponerse a bailar todos juntos al son del hitazo zapatillero Party Rock Anthem del dúo californiano de electro LMFAO. Una combinación de elementos que, si consigues evitar que te pulverice las neuronas, todavía puedes interpretar como una satirización coctelera de tres elementos clave de la cultura pop actual (o así), pero esa intención no parece muy presente si seguimos las palabras de Romanek para Entertainment Weekly: “No se ve mucho surrealismo en la televisión de hoy en día, esto divierte a la gente” afirma el realizador. “He ido de adaptar una novela muy triste como Nunca me abandones a hacer un anuncio con hamsters bailarines en un mundo de videojuego. Así es imposible que te encasillen”. Razón no le falta.

    El desastroso juego de ‘E.T.’, primer documental de Xbox Live

    La plataforma multimedia de Microsoft sigue los pasos de Netflix lanzándose a la producción propia. Su debut en el ramo: la historia de cómo el filme de Spielberg estuvo a punto de acabar con la industria de los píxeles.