¿De verdad ha superado ‘La bella y la bestia’ a la original en taquilla?

La cinta de Bill Condon podría haber recaudado más dinero en una semana que su original en 26 años... siempre que no tengamos en cuenta la inflación

Por
23 de marzo de 2017

Las cifras han llegado, y Disney se ufana de ellas. Según las estadísticas de recaudación, el remake en acción real de La bella y la bestia habría necesitado de sólo una semana para superar al original en taquilla. De esta manera, mientras que el filme de 1991 habría necesitado la suma de su estreno original en cines y sus reestrenos en IMAX y 3D para acumular 425 millones de dólares, a la cinta de Bill Condon con Emma Watson Dan Stevens le habría bastado con siete días para alcanzar los 537 millones. ¿Es esto cierto? Vayamos por partes…

Para empezar, la noticia (vía The Wrap) recurre al truco más viejo de Hollywood a la hora de exagerar sus recaudaciones: ignorar el ajuste a la inflación. Por ejemplo, la cinta original recaudó un total de 139 millones entre 1991 y 1992, solo en EE UU. Si aplicamos los incrementos correspondientes, esa cifra sube hasta los 248 millones. Realizando la misma operación, la taquilla del reestreno IMAX de 2002 sube hasta los 34 millones, mientras que la de la versión 3D (2012) llegó a los 50 millones. De esta manera, La bella y la bestia original acumuló 332 millones de dólares sólo en EE UU.

En cuanto a la taquilla internacional de estos, no podemos desglosarla con tanta precisión: los datos de Box Office Mojo sólo indican que se eleva a los 206 millones de dólares. Si le aplicamos el cálculo de inflación correspondiente a 1991 nos quedamos con 368 millones. La suma total, entonces, serían 700 millones de dólares, aproximadamente. ¿Que hemos hecho trampa con este último paso? Pues sí. Pero también la hacen quienes alardean de haber batido récords sin contar con las variables económicas de rigor.

Por otra parte, al establecer comparaciones de taquilla entre las dos versiones de La bella y la bestia, se olvidan otros muchos factores. Por ejemplo, el precio creciente de las entradas (que, de un tiempo a esta parte, parece estar alcanzando máximos históricos cada año en EE UU), o los cambios en las prácticas de distribución internacional, mucho más lentas y escalonadas hace 26 años que ahora. Sin ir más lejos, La bella y la bestia apareció en los cines de EE UU el 22 de noviembre de 1991, pero en España no pudimos verla hasta el 27 de noviembre… de 1992.

Así pues, no conviene fiarse demasiado de estos anuncios a bombo y platillo. Es muy probable que La bella y la bestia de Bill Condon supere la recaudación de su original. Pero, para lograrlo, aún deberá esperar unas semanas (no muchas). Se trata sólo de que, en nuestros días, a los grandes estudios les gusta sacar pecho cuanto antes con recaudaciones multimillonarias, sin tener en cuenta que dichas recaudaciones se ven facilitadas por lo caro que sale hoy en día entrar a un cine. Y, también, por unas tecnologías que permiten a un filme arrasar simultáneamente en Los Ángeles, Hong Kong y Logroño. Piensa en ello la próxima vez que te vendan un récord de taquilla: seguro que llegas a la conclusión de que el filme más taquillero de la historia sigue siendo Lo que el viento se llevó… y el de la historia de España (posiblemente), Los bingueros. 

‘Star Wars’: Rian Johnson no está seguro de cuándo podrá empezar con su nueva trilogía

El director de 'Los últimos Jedi' da a entender que, en lo que Lucasfilm se aclara con el calendario, le podría dar tiempo a hacer otra película.

Bella y Gastón se encuentran con Spider-Man en las gradas de Wimbledon

Emma Watson, Luke Evans y Tom Holland comparten graderío en el torneo de Wimbledon, que se celebra en el All England Lawn de la ciudad inglesa

¿Sigue adelante el universo de los monstruos Universal?

El director Bill Condon asegura que su remake de 'La novia de Frankenstein' "no tiene nada que ver con nada". ¿Están pagando las criaturas el fracaso de 'La Momia'?

Universal rodará un remake de ‘La novia de Frankenstein’

Bill Condon está negociando con Universal dirigir el remake de la película que James Whale estrenara en 1935 con Elsa Lanchester como estrella principal