Una película violenta por cada generación

Con el estreno de Nación Salvaje, la cinta que describe la generación del stalkeo, hemos decidido recuperar todos aquellos sangrientos títulos que hicieron lo mismo con anteriores

Por - 31 de marzo de 2019

Sam Levinson debutó hace como 8 años con una película independiente, un drama familiar que giraba alrededor de una boda y que obtuvo el mejor guión en el festival de Sundance. Pero tampoco traspasó fronteras así que casi una década después… ¿Quién demonios es Sam Levinson?

Ahora ya, tras Nación Salvaje, nos acordaremos de él.

Nación Salvaje también es un título de costura independiente pero esta vez el director ha sido mucho más ambicioso en su propuesta. Una película que se hermana con la historia de las brujas de Salem, lo hace de forma directa ya que el pueblo donde transcurre la pesadilla es, precisamente, Salem. Un día hakean el pueblo entero y gran parte de la información intima de los ciudadanos sale a al luz… La gente pierde los papeles y comienza una ola de violencia que arrastra a las cuatro chicas protagonistas, las cuatro brujas de Salem acusadas de ser las culpables de este robo cibernético.

La reflexión que propone Levinson es sencilla: estamos en la era del escrutinio (como escribe nuestro crítico Yago García). Y todos miran lo que hacemos mientras nosotros no paramos de mirar lo que hacen otros. Somos adictos al like o al comentario en nuestro post de IG porque nos proporciona una fácil, pequeña y rápida porción de satisfacción. Es el fast food de la felicidad. Levinson se levanta ante esta poderosa herramienta de control y de embobamiento social con sus cuatro chicas protagonistas, un levantamiento que por supuesto tiene también mucho de empoderamiento social. Además de importante, el director ha hecho una película muy entretenida y visualmente poderosísima.

No se nos va a olvidar Nación Salvaje en mucho tiempo y si la historia es justa con esta película dentro de un tiempo será alabada como la que mejor describió su generación.

Ahora vamos con otros títulos que hicieron lo mismo a lo largo de la historia del cine: definir con violencia y un tono deslenguado qué era lo que motivaba o definía a los jóvenes de su época.

EL EMPODERAMIENTO MAL DE SPRING BREAKERS

2012. No hace mucho de la llegada de Spring Breakers a nuestra vida. Una película que podría definirse como un cuento hadas sangriento. Harmony Korine, un director que nació para escandalizar, intentó abrirse al público masivo con esta película protagonizada por estrellas infantiles de Disney emborrachándose, drogándose, robando, follando, matando junto una versión imposible de James Franco.

De qué va: Llegan las vacaciones de primavera y cuatro jóvenes estudiantes se van de juerga a alimentarse de psicotrópicos. La policía las sorprende en mitad de la fiesta y las lleva a la cárcel. Entonces salen bajo fianza gracias a un ganster que ve en ellas el potencial de jóvenes delincuentes.

La escena más violenta: En la película hay muerte y hay sangre pero sin duda la mamada de James Franco al cañón de una pistola es el momento más violento del filme.

Habla de una generación de jóvenes chicas que comienzan a levantarse contra el patriarcado y las reglas establecidas, harta de la desidia de unas vidas programadas… Sin embargo, todavía es pronto en la revolución y su solución es sustituir el rol del hombre en vez de superarle o simplemente desterrarlo.

TIPS PARA UNA MATANZA EN ELEPHANT

En 2003 Gus Van Sant recreó la matanza perpetrada por dos adolescentes en el instituto Columbine. Lo forma en la que lo hizo le sumó detractores pero también premios como la Palma de Oro en Cannes. Gus Van Sant fue austero y frío rodando esta película sin ningún tipo de acercamiento a sus personajes, dejando mucho aire al rededor y sin la pretensión de explicar nada. Lo que hizo fue innovador. La forma taciturna y seca que tiene de contar el asesinato de estos dos jóvenes hace que todo carezca de emoción cuando lo estás viendo… Sin embargo, cuando acaba, algo explota en tu cabeza.

De qué va: Un día cualquiera de Instituto donde unas alumnas charlan tranquilamente en el comedor, un chico revela fotos en el estudio, otro atraviesa el colegio antes de ir a su casa y dos adolescentes armados hasta los dientes se disponen a matar a todo el mundo en un acto de venganza contra los que han estado burlándose de ellos durante años.

La escena más violenta: La recreación de la matanza es fría y terrible.

Habla de una generación harta del odio y que tiene una facilidad pasmosa para conseguir armas y relacionarse con la violencia más cruda. Habla de la crueldad de los hijos de una clase media cada vez más acomodada, de los traumas y del poco interés que tenemos en los que vienen detrás de nosotros.

COMBATIR LA DESILUSIÓN CON EL CLUB DE LA LUCHA

Esta película de David Fincher de 1999 es tan buena que hoy sigue siendo actual. Nadie la entendió. Y cuando digo nadie hablo, claro de los críticos y los adultos con prejuicios que rechazan la violencia siempre que no esté en un western o la haya dirigido Clint Eastwood. Pero todo ese odio contra esta película dio igual porque fue un bombazo en taquilla. La entendió quien la debía entender, los jóvenes de una generación desilusionada, sin pretensiones, con ganas de quejarse pero sin hacerlo, inconformista pero perezosa. Además de los golpes sadomasoquistas Fincher rueda de manera osada y aunque en ocasiones peca de explicativo, su estilo es un puñetazo cinematográfico.

De qué va: Un tipo gris con una vida de mierda que odia debe luchar, además, contra el insomnio. Un día, en un viaje de avión conoce a un tipo que vende jabón, alguien carismático que le da una lección extraña: ser perfecto es de débiles, sólo la autodestrucción hace que la vida merezca la pena. Siguiendo este lema fundan un club secreto de lucha en el que descargan sus frustraciones y su ira… Este club tendrá un éxito sin precedentes.

La escena más violenta: Probablemente también la más cómica, cuando Edward Norton se pega así mismo delante de su jefe.

Habla de una generación hastiada, aburrida y gris y en casi cada frase la define: “Tenemos trabajos que odiamos para comprarnos cosas que no necesitamos” . Una generación capitalista, por supuesto, mimada y sin más ambiciones que ser lo que la sociedad quiere que seamos.

LA PELÍCULA DE LOS SUBURBIOS: EL ODIO

El 6 de abril de 1993 un chico de 17 años muere de un disparo en la cabeza mientras estaba esposado en una comisaría de policía en París. Alegaron legítima defensa. Este hecho desembocó en duros enfrentamientos entre los jóvenes del barrio y la policía que duraron semanas. De aquí sacó Mathieu Kassovitz su idea para rodar el odio, estrenada dos años después. Su objetivo siempre fue retratar la marginalidad y todos los prejuicios sociales contra los que luchan los protagonistas de su película, sobre todo el racismo.

De qué va: La paliza a un chico de 16 años por la policía de París provoca la ira de la población más joven que se revela en una guerra urbana encabezada por Vinz, Saïd y Hubert (judío, árabe inmigrante y boxeador amateur negro respectivamente). Un policía pierde un arma que llega a las manos de Vinz…

La escena más violenta: La paliza de Abdel Ichah.

Habla de una generación en constante tensión, cito literalmente:

“Es la historia de un hombre que cae de un edificio de cincuenta pisos. Para tranquilizarse mientras cae al vacío, no para de decirse: hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien… hasta ahora todo va bien. Pero lo importante no es la caída, es el aterrizaje.”

La decadencia de la sociedad, sobre todo de las clases más altas, ha provocado que todo el mundo crea que todo está bien, el conformismo general hace que nada cambie a nivel social o político. ¿Os suena, no?

LA VIOLENCIA COMO EL PILAR DE UN IMPERIO EN SCARFACE

Entretenimiento y violencia. Brian de Palma estrena en 1993 su película más mítica. La más provocativa, la más elegante, su Padrino, su Uno de los nuestros. No es tanto la definición de una generación como la película que les marcó. Aunque está claro que en esta revisión moderna y exagerada de la película de Hawks hay una tesis sobre la base violenta de todo imperio y los 80’ son la cumbre de este imperio que es Estados Unidos.

De qué va: Tony Montana es un emigrante cubano que se instala en Miami persiguiendo el sueño americano. Su propósito es ser un gángster importante y ganar dinero. Ser poderoso. Su ascensión es vertiginosa: de delincuente habitual hasta traficante de cocaína.

La escena más violenta: Su primer asesinato entre las cortinas de ducha.

Habla de una generación obnubilada por el poder, que haría cualquier cosa por ver cumplidas sus ambiciones, por tener dinero, por ser reconocidos… El germen de los emprendedores contado con una violencia caleidoscópica.

LA REPRESIÓN DEL INDIVIDUO EN LA NARANJA MECÁNICA

Quizá la generación de 1971 no estaba preparada para lo que traía Kubrick en La naranja mecánica. Una película censurada o calificada como X en numerosos países. Visualmente sigue siendo hipnótica aunque su ritmo pese hoy en día. Lo maravilloso de esta película es que el espectador la ve confuso, sin poder decidir si realmente el protagonista Alex es un auténtico sociópata o son los poderosos los que ejercen la violencia sobre la sociedad.

De qué va: En un futuro indeterminado un joven con dos pasiones: la violencia y Beethoven da rienda a sus instintos más salvajes aterrorizando a la población… Cuando llega al asesinato este es detenido y sometido voluntariamente a una experiencia de reeducación que anulará para siempre cualquier conducta violenta o antisocial.

La escena más violenta: La violación a la mujer del escritor y la paliza que deja a este parapléjico.

Habla de una generación hambrienta de violencia y sexo, libre por fin (o eso creen) para decir y hacer lo que les da la gana. Una generación que no le tiene miedo a las drogas ni a vivir consumida por todos los placeres exhibicionistas posibles. Kubrick habla de la dualidad que existe entre defender el libre albedrío, atacar el mal que ejerce el poder. La generación que persigue la libertad individual sin tener demasiado en cuenta la estabilidad social.

TODO EMPEZÓ CON BONNIE AND CLYDE

Todo empezó con Bonnie & Clyde, el nuevo Hollywood y también el nacimiento de una nueva generación que por fin era capaz de enterrar a sus padres sin dejar de admirarlos. A Warren Beatty le tendrían que estar agradecidos todos los grandes directores de los 70 por haber abierto el camino con una película que revolucionó el género, que es divertida, conmovedora y violencia, que rompe con las bases del viejo Hollywood para establecer nuevas formas de narrar historias.

De qué va: En la Gran Depresión una banda de jóvenes delincuentes encabezados por Bonnie Parker y Clyde Barrow recorren Estados Unidos asaltando bancos poniéndose en el papel de una clase de Robing Hood que favorece a los humildes y ridiculiza a las autoridades.

La escena más violenta: El sangriento asesinato de Bonnie y Clyde.

Habla de una generación que ya no está por la labor de asumir las reglas que durante décadas ha establecido el poder para manejar a la sociedad llevándola de guerra en guerra en conflictos donde ellos no tenían nada que ver. Mientras muchos se mueren de hambre otros viven en la opulencia y los Bonnie and Clyde de Arthur Penn son jóvenes de los años 60. Jóvenes revolucionarios.

‘Érase una vez en Hollywood’ y otras películas para disfrutar del cine este verano

Una buena sesión de cine, el mejor remedio para combatir (con cultura en pantalla grande) los cuarenta grados veraniegos.

‘Star Wars: El ascenso de Skywalker’: todo lo que sabemos del próximo estreno

La película que cierra esta trilogía no ha dejado de levantar expectación desde que se filtraran las primeras imágenes o su título definitivo.

Tras ‘Dolor y gloria’ y ‘Lo dejo cuando quiera’, ¿qué queda por ver este año de cine español?

Entre los nombres que sonarán con fuerza este 2019 están los directores Sorogoyen, Amenábar o la actriz Belén Cuesta, entre muchos otros.

El nuevo teaser de ‘Star Wars’ bate récords: 23 millones de visualizaciones en tres días

Ya está aquí, ya llegó: ¡’The Rise of Skywalker’! O, al menos, el esperadísimo avance con el que empezar a hacer toda clase de hipótesis.