‘Troya’ marcó un antes y un después en la carrera de Brad Pitt

En el film de Wolfgang Petersen, la estrella de 'Érase una vez en Hollywood' encarnó a Aquiles, y la experiencia lo cambió para siempre.

Por
13 de diciembre de 2019

2019 ha sido un gran año para el cine, y también para la carrera de Brad Pitt. Su papel tanto en Érase una vez en Hollywood como en Ad Astra se ha ganado todos los elogios posibles por parte de la crítica, y de hecho el Cliff Booth que interpreta en el film de Quentin Tarantino ya le ha conseguido una nominación al Globo de Oro, allanando el camino hacia el Oscar. Entre esto y que Pitt cumple 56 años la semana que viene, es un buen momento para echar la vista atrás y plantearse cómo el actor ha alcanzado un estatus tan dulce dentro de su trayectoria. Una extensa entrevista publicada en el New York Times se ha ocupado precisamente de eso.

En ella, Pitt ha revelado datos curiosos como que odia tremendamente la interpretación que hizo en 12 monos (un trabajo que, cosa curiosa, le dio una nominación al Oscar), y también ha identificado el momento en el que su carrera dio un vuelco y entró en esa senda de enorme prestigio que culmina Ad Astra. A mediados de la década pasada, Pitt se hizo con el control de la productora Plan B y a través de ella lanzó films como El árbol de la vida, 12 años de esclavitud o Moonlight, habiendo ganado el Oscar a Mejor Película los dos últimos. Pero, ¿a qué obedeció este cambio de rumbo? Parece que su aparición en Troya, dirigida por Wolfgang Petersen en 2004.

Troya me hizo pensar ‘a partir de ahora voy a seguir mi instinto'”, recuerda el actor. “Tuve que hacer Troya, y supongo que puedo decirlo ya, porque había sido apartado de una producción y tenía que hacer algo para el estudio. Así que me colocaron en Troya. No fue doloroso, pero me di cuenta de que la película no estaba siendo desarrollada como a mí me gustaría. Y cometí mis propios errores en ella”.

La película, que fue coprotagonizada por Orlando Bloom y Eric Bana, efectivamente no se llevó las mejores críticas a su estreno. “¿Qué quiero decir con esto? Que no podía largarme de esa película, y eso me estaba volviendo loco”, prosigue Pitt. “Trabajar con David Fincher me había cambiado. No quiero despreciar a Wolfgang Petersen; El submarino es una de las grandes películas de la historia. Pero Troya era un producto comercial. Cada plano era como ‘¡aquí está el héroe!’, y no había misterio alguno”.

Por entonces, Pitt ya había trabajado con grandes realizadores como Ridley y Tony Scott, Steven Soderbergh, Spike Jonze o el citado Fincher, pero la experiencia en Troya le hizo ser aún más selectivo con sus papeles. “En ese momento decidí que sólo iba a involucrarme en historias de calidad, a falta de una descripción mejor”, concluye. “Fue lo que me condujo al resto de películas”.

‘Érase una vez en Hollywood’: Así es como Leonardo DiCaprio llama cariñosamente a Brad Pitt

Los dos actores estrecharon lazos de lo lindo durante el rodaje de la última película de Quentin Tarantino, nominada a varios Oscars.

Brad Pitt y Jennifer Aniston se han reencontrado en los SAG y es todo lo que necesitas ver hoy

Ambos actores, que en su momento compartieron una célebre relación sentimental, fueron premiados a lo largo de una noche memorable.

“Tengo que añadir esto a mi perfil de Tinder”: El discurso de Brad Pitt en los SAG

El actor ha ganado el premio a Mejor interpretación masculina por su memorable trabajo como Cliff Booth en 'Érase una vez en Hollywood'.

Brad Pitt y Edward Norton: superfumados en ‘El club de la lucha’

En el Festival de Venecia 1999, el intérprete de Tyler Durden y su compañero la liaron parda (o verde, más bien) viéndose a sí mismos en la obra maestra de Fincher.