Tres películas para recordar a James Joyce

El día en que se cumplen 72 años de la muerte de James Joyce, repasamos tres adaptaciones al cine de su inadaptable obra

Por
13 de enero de 2019

Un 13 de enero de 1947 moría James Joyce tras una desafortunada operación en el duodeno a la que se había sometido en Zurich. Tras de sí quedó la leyenda de uno de los autores más importantes del siglo XX y aquel sobre el que recaería la etiqueta de haber traído la modernidad a la literatura, pero también de un autor imposible de adaptar para el cine.

Hoy, cuando se cumplen 72 años de su muerte, vamos a recordar tres veces que, con desigual fortuna, han intentado llevar su titánica obra a la gran pantalla.

Dublineses (Los muertos) (1987)

Empezamos por la más sencilla y fácil de recordar. A finales de la década de los 80, John Huston, en silla de ruedas y con botella de oxígeno dirigía una última obra maestra antes de morir el 28 de agosto de 1987. En Dublineses (Los muertos), el autor de Fat city, ciudad dorada llevaba a la gran pantalla el último de los relatos que conforman Dublineses, la colección de relatos que el escritor irlandés publicó en 1914.

 

Ulises (1967)

Por extraño que parezca, a finales de los 60, el cineasta Joseph Strick (ex director de la Royal Shakespeare Company) se propuso el triple salto moral de convertir en película la novela más inadaptable de la historia (o una de ellas). Y por extraño que parezca, el experimento no devino en el desastre que se pudiera imaginar.

La película atrasa varias décadas la acción del original de Joyce, es generosa adaptando escenas sexuales y por supuesto, prescinde de las genialidades formales del libro, pero aunque solo sea como homenaje a la falta de sensatez, vale la pena recordarla.

 

Uliisses (1982)

Y no, la tercera película en discordia no va a ser el Ulises protagonizado por Stephen Rea que causó no pocos ictus a principios de los 2000. No, para terminar el repaso joycístico, recuperamos esta rarea tróspida de los años 80 en los que se refundían la novela de Joyce; su antepasada, la Odisea de Homero y la reverenciada obra de teatro The Warp porque quizás, la única forma de llevar a buen puerto el mastodóntico paseo de Leopold Bloom y Stephen Dedalus sea a través de una película experimental que se propone recoger esas tres obras para hacer un repaso “homérico” de la historia del cine.

5 historias de guionistas para leer después de los libros de William Goldman

Si tras la muerte de William Goldman te has leído sus libros de guion y te has quedado con ganas de más, atento a estas cinco recomendaciones

Orson Welles: un director más grande que la vida

‘El otro lado del viento’ y ‘Me amarán cuando esté muerto’ han resucitado al mito inabarcable de Hollywood. ¿Estamos ante el mayor genio de la historia?

¿Para qué sirve un periodista de cine?

Esta es la crónica de un festival, el de Cartagena de Indias, y de una crisis profesional