Tráiler de ‘Star Wars: El despertar de la Fuerza’, versión Wes Anderson

El director más aficionado a los planos centrados y los colores pastel no estaría tan fuera de luegar en el universo de la saga galáctica como crees. Aquí queda demostrado.

Por
04 de diciembre de 2014

¿Recuerdas aquella época en la que todavía barajábamos posibles nombres de directores para hacerse cargo del Episodio VII de Star Wars? En el show de Conan O’Brien imaginaron cómo podría ser dirigido por Wes Anderson, especialista en extravagancias color pastel y relaciones familiares disfuncionales. Ahora ya tenemos Star Wars: El despertar de la Fuerza a la vuelta de la esquina —bueno, de aquí a año y pico— y su primer tráiler ha dado pie a innumerables parodias. Por lo tanto, no podía faltar la versión que lo imagina en manos del director de El gran hotel Budapest.

¿Cómo conseguirlo? Una fotografía amarillenta, muchas letras sobre la pantalla, algún que otro filtro vintage, Françoise Hardy en los altavoces y un resultado perfecto. Eso sí, más allá de la broma, recuerda que Anderson ha dicho que le gustaría dirigir una película de Star Wars, así que si algún día en Disney se vuelven definitivamente locos puede que este vídeo se convierta en una acertada premonición…

‘Star Wars’: J.J. Abrams asegura que hay un motivo por el que Rey aprende a usar tan rápido la Fuerza

El director estrena 'El ascenso de Skywalker' a finales de este año, teniendo la oportunidad de resolver las dudas que quedan sobre el personaje de Rey.

‘Star Wars’: J.J. Abrams acepta las críticas por la falta de originalidad de ‘El despertar de la Fuerza’

"No hay nada nuevo", dijo George Lucas tras ver el Episodio VII, y el director del 'Episodio VII' no tiene intención de contradecirle.

¿Tiene este plano de ‘The Rise of Skywalker’ la clave del pasado de Rey?

¿Aparecía esa nave en 'Star Wars: El despertar de la fuerza'? Un detalle del tráiler de 'The Rise of Skywalker' podría haber pasado inadvertido hasta ahora

¿Cuándo cayeron en desgracia las precuelas de ‘Star Wars’?

El público necesitó más tiempo del que pensamos para aprender a odiar a Jar Jar Binks y compañía.