Todos los problemas que ‘It: Capítulo 2’ tiene por delante para terminar de adaptar el libro de Stephen King

La primera película de Andy Muschietti nos gustó a todos, pero contaba con una ventaja que igual la continuación ha perdido por el camino

Por
12 de mayo de 2019

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE LA NOVELA IT Y LA PELÍCULA DE ANDY MUSCHIETTI]

Si existe algo parecido a la “gran novela americana de terror”, pocas dudas deberían caber de que ese título le pertenece por derecho propio a It, publicada por Stephen King en 1986. Más allá de que la colosal extensión del libro haga suficientes méritos para ello, la ambición con la que el escritor de Maine diseñó el enfrentamiento entre los Perdedores y Pennywise apenas ha encontrado un rival proporcional en su bibliografía (sólo el ciclo de La torre oscura podría equipararse), y esta grandeza pareció encontrar un buen complemento en 2017, cuando Andy Muschietti estrenó su adaptación cinematográfica y esta se saldó con la mayor recaudación jamás obtenida por un film de terror.

Dado su tremendo éxito, la decisión de dividir la novela de King en dos películas ha acabado derivando en un escenario donde el hype hacia el modo en que concluirá la historia no ha dejado de crecer. Primero con la elección de los actores encargados de personificar a los Perdedores en la edad adulta (siendo especialmente celebrados los nombramientos de James McAvoy y Jessica Chastain) y, en segundo lugar y más recientemente, con el lanzamiento de un estremecedor tráiler donde cada imagen parece anunciar que It: Capítulo 2 será mucho más salvaje y sangrienta de lo que pudimos ver en la primera parte.

Sin embargo, la obra de King posee una complejidad capaz de provocar ciertas dudas en cuanto a cómo Muschietti y su equipo afrontarán esta resolución, sobre todo por parte de los fans del novelista. It: Capítulo 2 tiene mucho que adaptar por delante, y aunque ya se ha confirmado que ni siquiera las escenas más estremecedoras del libro se quedarán sin aparecer en la película, es inevitable que la labor de adaptación presente ciertas dificultades que Gary Dauberman, guionista del invento, tendrá muy difícil subsanar. Examinemos algunas de ellas.

¿Es cierto que ha muerto Henry Bowers?

La película anterior exhibía una serie de diferencias muy notorias con respecto al material literario, y aunque es injusto (y hasta quijotesco) pedirle a una adaptación que siga al libro con total exactitud, algunas de estas decisiones eran más llamativas que otras, y potencialmente problemáticas. Por ejemplo, en lo referido al personaje de Henry Bowers, interpretado por Nicholas Hamilton.

Este chaval solía hacer bullying a los Perdedores hasta que Pennywise (Bill Skarsgård) contactaba con él, le ayudaba a asesinar a su padre, y posteriormente le manipulaba para que el bullying continuara, pero de una forma mucho más extrema. Así, Bowers pasaba a ser un adolescente prácticamente poseído que hacia el clímax de It trataba por todos los medios de que el grupo de Bill Denbrough (Jaeden Martell) no llegara a su encuentro con el payaso, recurriendo incluso al intento de asesinato.

En el último momento, los Perdedores conseguían liberarse de él en los pasillos subterráneos de Derry, gracias a empujarle por un pozo de gran profundidad por el que Bowers se precipitaba al vacío. Dado que posteriormente no quedaba claro si el matón seguía vivo, esto supone una disonancia muy relevante con respecto a la novela, donde Henry sobrevivía a esta lucha, ingresaba en un manicomio, y años después volvía a recibir la llamada de Pennywise para volver a su pueblo natal y tratar de acabar con los Perdedores de una vez por todas.

Este ataque era rápidamente sofocado, pero como resultado Mike Hanlon (interpretado en su versión adulta por Isaiah Mustafa) quedaba gravemente herido y no podía acompañar al resto de Perdedores a su encuentro final con el monstruo. Un suceso importante donde los haya, que difícilmente tendría lugar de no haber salido Bowers con vida al final de la primera parte. Según parece, hay un actor fijado para interpretar a Bowers en versión adulta en Capítulo 2 (el canadiense Teach Grant),  pero esto tampoco deja de enredar la situación ya que, ¿cómo podría haber sobrevivido alguien a una caída así?

No se atreverán a adaptar eso, ¿verdad?

La novela de Stephen King está llena de escenas sangrientas y violentísimas a las que es probable que ni siquiera pueda hacer frente un film de terror comercial. No obstante, paralelamente al tráiler se confirmó que It: Capítulo 2 conservará una escena que en su momento la famosa miniserie de 1990 no se atrevió a adaptar. Se trata del asesinato de Adrian Mellon, y el hecho de que teóricamente vaya a ser interpretado por el célebre director de culto Xavier Dolan es lo menos chocante de todo, ya que la escena en concreto consiste en un delito de homofobia aderezado con las malas artes del payaso.

Dado que este suceso es el que confirma que Pennywise está de vuelta tras haber sido derrotado veintisiete años antes, Dauberman se sentía obligado a introducirla, pero no está claro si hará lo mismo con otras escenas cuya exposición puede ser proporcionalmente igual de complicada. Ya hay referencias de que se mantendrá la relación de Beverly Marsh (Jessica Chastain) con un marido que le maltrata y le hace recordar vívidamente a su padre, quien abusaba de ella cuando era niña, y aunque se ha insistido también en que Capítulo 2 tratará más a fondo la personalidad de Pennywise, está por ver si esto se amplía hasta la famosa araña.

Este villano puede acoger en el libro el aspecto de lo que a cada persona le dé más miedo (poder que han mantenido en la película), pero llega un momento en que se ve obligado a desvelar su verdadera forma, y esta no es la del payaso decimonónico que conocíamos hasta ahora, sino una repugnante araña gigante, pensada para representar lo abstracto del horror que quiere retratar Stephen King.

La miniserie que dirigió Tommy Lee Wallace conservó a este monstruo por muy ridículo y fuera de tono que pudiera quedar en imágenes (y como, de hecho, quedó), y este precedente bastaría para que Muschietti y su equipo se lo tuvieran que pensar dos veces a la hora de diseñar una criatura deforme que se ofrezca como apariencia final del antagonista, y aún así no pueda conservar el contundente y sintético impacto de un payaso infernal.

Dado que los guionistas de la primera It tampoco se atrevieron a adaptar el inquietante encuentro sexual que mantenían los Perdedores poco después de derrotar a Pennywise por primera vez, no es descabellado que tiren de otra opción más creativa que no pase necesariamente por insectos gigantes.

El ritual de Chüd

Pasando a aspectos algo más importantes que arañas u orgías preadolescentes, una de las ausencias más llamativas en It fue la del ritual de Chüd a través del cual los Perdedores conseguían vencer (provisionalmente) al payaso Pennywise. Bill entraba en conocimiento de esta ceremonia consistente en una batalla psíquica de voluntades a través de la cual él y sus amigos podían derrotara a Eso… si tenían la suficiente fe.

Esa es la explicación sencilla. La complicada tiene que ver con Maturin, la tortuga gigante que vela por los Perdedores desde un plano cósmico, y con una lucha entre el bien y el mal que lleva prolongándose durante siglos, pero por el momento vamos a quedarnos con la idea de que, gracias a este ritual, la creencia de los protagonistas en que las balas de plata pueden dañar a Eso (como si fuera un hombre lobo) se convierte en una realidad.

En la novela de King, el ritual de Chüd es una figura que ejemplifica cómo la inocencia de los niños puede acabar con el mal puro que representa Pennywise y, aunque en la película de Muschietti se mantuviera la idea de la superación de los miedos como solución del conflicto, lo cierto es que al final la batalla se reducía a los Perdedores machacando al payaso a puñetazos. Algo que más o menos funcionaba como desenlace, pero que puede tener ciertas consecuencias en el Capítulo 2.

El segmento dedicado a los Perdedores como adultos dentro de la novela de King retrataba cómo la madurez y el dejar atrás la infancia conducían al cinismo y la incapacidad para creer, que es precisamente lo que hace a los protagonistas más vulnerables a Pennywise que nunca. La supresión del rito de Chüd ha de provocar en consecuencia que este concepto tan poderoso quede parcialmente diluido, pero el guionista ya ha demostrado intención de revertirlo.

Así, se supone que esta ceremonia sí aparecerá finalmente en el Capítulo 2 como forma de derrotar a Eso, por lo que los Perdedores tendrán que descubrir en qué consiste a una edad bastante más avanzada que lo mostrado en las novelas… o no, ya que esta nueva película contendrá flashbacks en abundancia que podrían retratar un conocimiento previo de este ritual.

El tiempo es un círculo plano

La decisión de que It: Capítulo 2 incluya flashbacks es toda una declaración de intenciones, no sólo por el modo en que subrepticiamente Muschietti y sus guionistas han asumido que la parte dedicada a los adultos es la menos interesante de la novela, sino también por la necesidad de plegarse al esqueleto narrativo diseñado por Stephen King para dar con un final satisfactorio. Un aspecto que no fue respetado en la primera película, y que a la larga es mucho más grave que pequeñas licencias como Beverly (interpretada por Sophia Lillis en su versión juvenil) siendo tratada como una dama en apuros, o Pennywise poniendo a flotar a los chavales de forma (ridículamente) literal.

La novela está dividida en dos líneas temporales que se suceden de manera alterna, de modo que el lector pueda ver con una diferencia mínima de páginas lo que ha provocado un suceso concreto en tal o cual personaje décadas después. Así como, según avance la historia, se dé el caso de que los dos enfrentamientos contra Pennywise se solapen y haya momentos en que el lector no sepa en qué época se encuentra, pero siga comprendiendo todo aquello que King nos quiere transmitir.

Se trata de un experimento literario tremendamente interesante (y vinculado de forma estrecha a la temática del libro), que resulta imposible de trasladar al cine, algo que en Warner Bros. comprendieron en una fase muy temprana del proyecto. La It que Tim Curry protagonizó en los 90 trataba de respetar esta narrativa en líneas generales, al menos durante su primera mitad: sus guionistas también tenían claro, por tanto, que It solo tenía una batalla final, y en un tiempo muy concreto.

Era imposible que una obra llamada a arrasar en taquilla presentara una estructura tan atípica, de forma que la primera parte se desarrollaba de forma totalmente lineal en los años 80, pero parece que su continuación no hará lo propio con la actualidad. It: Capítulo 2 contendrá varios recuerdos de los Perdedores ya adultos, acaso buceando en su pasado para encontrar el modo de vencer a Pennywise, y puede que reflejando esta retroalimentación entre pasado y presente acabe dando con esa adaptación definitiva de la novela de King que sus fans llevamos esperando tanto tiempo y que, cuando fuimos a ver la película en 2017, comprendimos que teníamos que esperar un poco más para verla. El próximo 6 de septiembre lo comprobaremos.

Andy Muschietti quiere un súper montaje de ‘It’ con las dos películas juntas y escenas adicionales

Las casi tres horas de 'It: Capítulo 2' no son suficientes para el director, y le gustaría estrenar la historia de Pennywise tal y como la planeó.

‘It’: Andy Muschietti da detalles sobre la versión extendida

El director no solo quiere someternos a casi siete horas de Pennywise: también quiere rodar escenas adicionales.

Primeras críticas de ‘It: Capítulo 2’: “No es mala, pero tampoco da tanto miedo”

Los críticos anglosajones titubean ante el regreso de Pennywise y los Perdedores.