Todos los ‘easter eggs’ de ‘Django desencadenado’

[SPOILERS] Encontrar las referencias cinéfilas en una película de Tarantino es difícil, pero posible. Compruébalo en este informe cargado de plomo. Por YAGO GARCÍA

19 de enero de 2013

ETIQUETAS:

  • A estas alturas, con Django desencadenado ya en los cines, no os extrañe si a la web de CINEMANÍA le entra un ataque de tarantinitis aguda. El southern del amigo Quentin nos ha gustado muchísimo, y tenemos ganas de dedicarle unos cuantos reportajes antes de pasar a otros estrenos del mes. Por ello, tras dedicar un reportaje a los ancestros (afroamericanos) del pistolero Jamie Foxx, hoy asumimos una tarea titánica: localizar los guiños, los easter eggs y las referencias cinéfilas que el genio de la gran mandíbula ha diseminado en sus películas. Como ya estareis imaginando, nos ha quedado una lista larga, larga, que rivaliza con las ya dedicadas a SkyfallEl caballero oscuro: la leyenda renace, The Amazing Spider-Man, Los Vengadores,  Misión: Imposible – Protocolo fantasmaCars 2Capitán América y Super 8entre otras. Quienes aún no hayáis visto la película, andad con cuidado: este informe contiene muchísimos SPOILERS.

    En el principio, fue Corbucci

    Sospechamos que, a Tarantino, la obra del director Sergio Corbucci (1926-1990) le causa auténtica veneración: este cineasta italiano de serie B fue el autor de una película bélica titulada Aquel maldito tren blindado (que, en su versión estadounidense, llevó el título de Inglorious Bastards) y de un western rodado en Manzanares el Real y Colmenar Viejo (Madrid), protagonizado por Franco Nero y titulado Django (1966). Las referencias de Quentin a esta fuente de inspiración van más allá del título de la película: los créditos iniciales de Django desencadenado usan el tema compuesto por Luis Bacalov para el filme de Corbucci, así como su misma tipografía en los rótulos, y Franco Nero se marca un pequeño y elegante cameo. Por supuesto, el intérprete romañés no necesita que le digan que la “d” es muda.

    ¿Un cazarrecompensas alemán?

    Es natural que Django desencadenado esté lleno de guiños al Django de 1966. Pero se ve que lo de Tarantino y Corbucci es una historia de amor. Porque, puestos a escribir un personaje alemán para que así Christoph Waltz pueda entrar en el reparto, ¿por qué no convertirle en un cazador de recompensas, como Klaus Kinski en El gran silencio, también dirigida por el italiano? Kinski, que también apareció en otros clásicos del spaghetti western (Por un puñado de dólares), perseguía en dicho filme a Jean-Louis Trintignant, el protagonista de Amor. ¿Hablarán del tema Quentin y Michael Haneke cuando se encuentren en los Oscar? 

    ¿Un cazarrecompensas dentista?

    bob_hope_jane_russell_rostro_palido

    Si crees que el personaje del doctor King Schulz sólo da para un easter egg, no podías estar más equivocado. La profesión de este pistolero tan culto y bienhablado es un guiño al personaje de Bob Hope en Rostro pálido, cuyo protagonista es un sacamuelas metido a forajido. 

    ¿¡Un cazarrecompensas negro!?

    Como ya hablamos de esto ayer, en nuestro reportaje sobre los héroes afroamericanos del western, despachamos esto con brevedad: la profesión de Django una vez que recupera su libertad es una referencia a Nigger Charley, personaje interpretado por Fred Williamson en tres películas (La leyenda de Nigger Charley, The Soul of Nigger Charley y Boss Nigger) que le acreditaron como el cowboy más duro y rápido del cine blaxploitation. 

    Y más Corbucci

    Seguro que, en la mente de Tarantino, toda Django desencadenado es una suma de referencias a la obra de Corbucci. Pero, como no es plan de ponerse a comparar zooms y movimientos de cámara, lo dejamos en que Minnesota Clay, el saloon donde Schultz invita a Django a su primera cerveza fresquita, debe su nombre a un western dirigido por el amigo Sergio en 1964 y protagonizado por Cameron Mitchell.

    “¡Oh, cielos! ¡Un negro a caballo!”

    Durante los años de la esclavitud, los estados del Sur de EE UU prohibían a los negros montar a caballo. No sólo porque esto les daría facilidades para huir, sino también porque, a lomos del semoviente, podían permitirse mirar a los blancos desde arriba. Tarantino aprovecha esto para una de las primeras escenas de la película, pero hay más: también rinde tributo al momento de Sillas de montar calientes en la que los habitantes de Rock Ridge descubren que su nuevo sheriff es un poquito más moreno de lo que pensaban. Puedes verla en el vídeo.

    Jamie Foxx, el chico de azul

    blue_boy_gainsborough

    Estamos de acuerdo (y sospechamos que Tarantino también lo está) en que el traje de raso azul que Django escoge como su primer atuendo de hombre libre sería excesivo hasta para el Snoop Dogg de Starsky y Hutch. No obstante, hortera y todo como es, dicho atuendo tiene su historia: para crearlo, la diseñadora de vestuario Sharen Davis se basó en The Blue Boy, un cuadro del pintor Thomas Gainsborough fechado alrededor de 1770. Dado que la obra inspiró el primer filme de F. W. Murnau (actualmente perdido), podemos sospechar que Tarantino tuvo algo que ver en la elección de la referencia. Sí, él es así de rebuscado.

    El pequeño Joe, el gran Django

    michael_landon_bonanza

    Una vez que Django cambia su atuendo azul por ropas más adecuadas, Tarantino nos tiene reservado otro guiño: el traje lucido por Jamie Foxx es muy similar al que llevaba Michael Landon interpretando al pequeño Joe en la serie Bonanza. Si el genio de la gran mandíbula fuese español, ¿habría sumado a este homenaje una referencia a Chiquito de la Calzada?

    Mondongo de mandingo

    Seguramente, las “peleas de mandingos”, el ‘deporte’ favorito de Calvin Candie (Leonardo DiCaprio) nunca existieron en la realidad: los esclavos eran caros, y hacerles luchar hasta morir no compensaba. Ahora bien: en el cine sí que existieron. Nos referimos a Mandingo, la película que Richard Fleischer dirigió en 1975 y en la cual un terrateniente sureño (Perry King) entrena como boxeador a su esclavo Ken Norton. Criticado durante décadas como una parodia racista, el filme se ha visto reivindicado por espectadores (Tarantino entre ellos) que lo incluyen en la categoría ‘es tan malo que mola’

    “¿Quien ha cosido estas capuchas?”

    django_klu_klux_klan

    A ver, que levanten la mano quienes no se riesen cuando Don Johnson, Jonah Hill y el resto de miembros del Klu Klux Klan discuten sobre esas caperuzas tejidas a mano. ¿Nadie? Bien, pues proseguimos: aunque el siniestro círculo de racistas linchadores no fue fundado hasta después de la Guerra de Secesión, la escena esconde dos guiños. El primero, que es más bien un codazo, va destinado a El nacimiento de una nación, filme de D. W. Griffith en la que los miembros del Klan protagonizan una épica cabalgata. El segundo, más cariñoso, tiene por objeto el Django original de Sergio Corbucci: resulta que, en dicha película, el pistolero Nero lucha contra el Klu Klux Klan. Cuyos miembros (en la película) lucen unas capuchas con aberturas para los ojos muy, muy pequeñas. Tanto, que los fans del spaghetti western aún discuten sobre cómo leches podían ver con ellas puestas. 

    El Taxi Driver del spaghetti western




    Seguro que, viendo esas pistolas diminutas que King Schultz guarda en las mangas de su chaqueta, muchos de vosotros lo tuvísteis claro: “¡Esto es un guiño a Robert De Niro en Taxi Driver!. Nosotros pensábamos lo mismo, pero una vez repasada nuestra colección de VHS descubrimos que no: la referencia va destinada a Sartana, un pistolero protagonista de varios spaghetti westerns que se valía de gadgets y máquinas de todo tipo para acabar con los malos, incluyendo los famosos resortes en las muñecas. Por cierto, en la saga también hubo lugar para un Django desafía a Sartana… 

    Un sacamuelas en el país de los dulces

    candyland

    Tratándose de un lugar donde suceden atrocidades sin cuento, el nombre de Candyland (la plantación de Leonardo DiCaprio) no podía ser más irónico: significa “País de los dulces” en inglés. Ahora bien, la cosa cobra un nuevo cariz si consideramos que Tarantino colecciona juegos de mesa, porque Candyland es el nombre de un pasatiempo de tablero lanzado en 1945 y famosísimo en el mundo anglosajón. Este mismo año, ¡Rompe Ralph! le dedicaba otro guiño en forma de videojuego imaginario. Por otra parte, si recordamos que el personaje de Christoph Waltz es dentista, y que las golosinas provocan caries…

    Lo de los cráneos iba en serio

    django_frenologia

    Ya que estamos con ‘Leo’, huelga añadir que una de las escenas más repugnantes del filme es cuando su personaje destroza el cráneo de un esclavo muerto para afirmar sus teorías de superioridad racial. Pues bien: aunque parezca un desbarre de Tarantino, estupideces muy similares se escribieron (y fueron tomadas muy en serio) en la realidad. Hablamos de la frenología, una pseudociencia que afirmaba determinar el carácter y aptitudes de un individuo midiendo las proporciones de su cabeza. Se ve que tanto al director como a DiCaprio esta historia les fascina, y que se prestaron libros al respecto antes de comenzar el rodaje. Después, ya en el plató, los ánimos se caldearon y…

    Los descendientes de Django

    “¿Me estás diciendo que tu mujer se llama Broomhilda Von Shaft?”, pregunta sorprendido King Schultz cuando Django le habla de su mujer. Y, tratándose de Tarantino, no se trata de una referencia casual: según ha dejado caer el director, entre los futuros descendientes de su héroe y su heroína se encontrará John Shaft, el detective negro y cabreado al que Richard Roundtree encarnó en Las noches rojas de Harlem y Shaft en África. Del remake de 2000 con Samuel L. Jackson y Christian Bale, mejor nos olvidamos, ¿verdad?

    …Y los cameos de rigor

    django_desencadenado_tarantino

    Bueno, vale: de las apariciones sorpresa de Django desencadenado, la que más se ve venir es la del propio Tarantino, interpretando a un negrero bastante tonto, con acento australiano y muy mala mano con la dinamita. Pero también podemos contar a una Zoe Bell irreconocible como secuaz de DiCaprio, básicamente porque siempre aparece con un pañuelo en la boca, al estilo forajido. Y la palma se la lleva una Amber Tamblyn a la que sólo vemos en un plano, detrás de una ventana, y que aparece en los créditos como ‘La hija del hijo de un pistolero’. ¿Por qué? Pues porque su padre, Russ Tamblyn, protagonizó un western titulado El hijo del pistolero en 1965. Lo dicho: hay que ver qué rebuscado es Quentin cuando se pone.

    Quentin Tarantino quiere que ‘Érase una vez en Hollywood’ sea una película aún más larga

    El último film del director se ha estrenado en el Festival de Cannes con una duración de 2 horas y 39 minutos, pero no le parece suficiente

    ‘Érase una vez en Hollywood’: Emmanuelle Seigner critica que Tarantino no haya consultado a su marido Roman Polanski

    La nueva película del director recrea el asesinato de Sharon Tate, segunda esposa de Polanski, que murió en 1969 víctima de la familia Manson

    Primeras reacciones a ‘Érase una vez en Hollywood’: “Pomposa, temeraria, ridícula y estimulante”

    La prensa internacional solo tiene una cosa clara sobre el nuevo filme de Tarantino: Brad Pitt y Leonardo DiCaprio están en él de Oscar.

    Las conexiones entre ‘Pulp Fiction’ y ‘Érase una vez en Hollywood’ según Tarantino

    Antes del estreno en Cannes 2019, el director nos explica los parecidos de sus dos películas.