¿Te habías dado cuenta de que a Thanos le crece el pelo durante ‘Infinity War’?

Hay algo más inquietante que las gemas del infinito o el chasquido de Thanos, y es el hecho de que el Titán Loco no sea del todo calvo.

Por
10 de octubre de 2018

Han pasado seis meses desde que se estrenara Vengadores: Infinity War, pero los fans siguen encontrando nuevas sorpresas en la película que ha batido todos los récords de taquilla.

Y el último descubrimiento de los Marvel Zombies más observadores no tiene desperdicio. Ahora resulta que Thanos, mundialmente (o galácticamente) conocido por su alergia a la sobrepoblación y su calvicie, tiene más pelo al final de la película que al principio.

Sí, sí, como lo lees. Al Titán Loco le crece el pelo durante la película. Así lo ha asegurado el usuario de Reddit OblivionCv3, que ha compartido la siguiente comparación para quienes lo contradigan:

 

Ese ‘pelo’ que muchos creen ver en la segunda imagen podría ser polvo tras haberse enfrentado a todo Vengador que se ha cruzado en su camino, desde el espacio hasta Wakanda, pero es mucho más divertido pensar que Thanos no es del todo calvo. En los comentarios del post de Reddit, hay quienes ya lo imaginan hasta con melena en Vengadores 4. Hermanos Russo, tomad nota.

No esperes otra ‘Vengadores: Endgame’ hasta dentro de diez años (mínimo)

Tenemos bastantes Fases por delante después de que los hermanos Russo llevaran a su culmen el Universo Cinematográfico de Marvel.

‘Vengadores: Endgame’ pierde un récord de taquilla a manos de la película que menos esperabas

La película de los Russo obtuvo rápidamente la mayor recaudación conseguida en un solo fin de semana, pero meses después se ha encontrado con una sorpresa.

Vídeo: Robert Downey Jr. y los Russo eligen a sus Vengadores favoritos

Invitados por el periodista deportivo Mark Berry, los directores y el actor de 'Endgame' forman sus equipos ideales de superhéroes.

[Repaso Marvel] ‘Vengadores: Infinity War’ – La locura titánica que salió bien

¿Megalómana? Pues sí, pero también estupenda: recordamos cuando la Casa de las Ideas se lo jugó todo a un chasquear de dedos.