Spike Lee reacciona a la muerte de Little Richard compartiendo un anuncio que dirigió con él en 1991

Este sábado fallecía una de las últimas leyendas del rock and roll que quedaban con vida, siendo homenajeada por varias personalidades del mundo cultural.

Por
10 de mayo de 2020

La muerte este sábado de Little Richard, infatigable músico popular, ha conmocionado al mundo de la cultura. Llamado originalmente Richard Wayne Penniman, su trabajo fue indispensable en la creación del rock and roll, además de coquetear con el R&B, el hip hop y el soul, y extender en ocasiones su magnética presencia al mundo del audiovisual.

Richard, de hecho, llegó a participar en películas como La chica no puede remediarlo (1956), Un loco suelto en Hollywood (1986) o la deliciosa El último gran héroe (1993). Una trayectoria por la que no es muy conocido, pero que precisamente ha motivado el recuerdo de Spike Lee, cineasta que pudo trabajar con él en 1991 gracias a un anuncio de las zapatillas Air Jordan.

Como homenaje al músico fallecido, Lee ha compartido el anuncio vía Twitter, y en él podemos ver a Richard en compañía del propio director y de Michael Jordan, actualmente en boca de todos gracias al documental de Netflix The Last Dance. Puedes echarle un vistazo bajo estas líneas.

Muere el actor Anthony Chisholm (‘Oz’, ‘Chi-Raq’) a los 77 años

También apareció en 'Ley y orden', pero sobre todo tuvo una prolífica carrera en el teatro, llegando a ser nominado al Tony.

El actor Thomas Jefferson Byrd, habitual del cine de Spike Lee, es asesinado a tiros

El estadounidense era conocido por el musical 'Ma Rainey's Black Bottom' y su participación en películas como 'Una mala jugada'.

Spike Lee revive a Michael Jackson para apoyar al Black Lives Matter

El cineasta publica una nueva versión del vídeo que dirigió para Jackson en 1996, incluyendo imágenes de las protestas raciales en EE UU.

Cómo las expectativas nos arruinan la existencia y cómo el cine nos ayuda a superarlo

Uno de las grandes crisis de nuestra vida tiene que ver con las expectativas, tanto laborales como románticas, pero afortunadamente el cine siempre está ahí como guía espiritual