‘Soy leyenda’: la adaptación española de Richard Matheson que se adelantó a los zombies de Romero

Ni Vincent Price, ni Charlton Heston, ni Will Smith. La mejor adaptación del relato de terror más influyente del siglo XX es la práctica de fin de carrera de un español.

Por
20 de abril de 2020

Pocas obras han aportaron tanto al imaginario del terror el siglo pasado como Soy leyenda. La novela de Richard Matheson publicada en 1954, con su solitario protagonista vagando por un mundo desolado, donde la mayoría de la población se ha contagiado de un virus terrible que ha hecho que los muertos vuelvan de la tumba convertidos en vampiros, además de actualizar el canon vampírico prefiguró la idea del zombie moderno que aportaría George A. Romero con La noche de los muertos vivientes (1968).

Antes del impecable filme de Romero, el director español Mario Gómez Martín ya había conceptualizado una imagen similar de los muertos vivientes. Igual de aterradora que la de Romero en su visión de los cuerpos reanimados que vuelven de la tumba con ansia y apetito. En su caso se trata de una adaptación de Soy leyenda, titulada igual que el texto de Matheson y la visión más fiel que se ha hecho en el cine de la historia original: escalofriante, íntimamente angustiosa y fatalista.

Soy leyenda es la práctica de fin de carrera de Gómez Martín en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (IIEC), futura Escuela Oficial de Cinematografía (EOC). Aunque el cineasta no prosperó notablemente en la difícil industria cinematográfica española, con este trabajo realizado en 1967 demostró que era un director especialmente dotado para la narración agobiante.

Su adaptación del libro de Richard Matheson supera tanto en fidelidad (a un 100%) como en poder de angustia las realizadas en Hollywood antes y después: El último hombre sobre la Tierra (Sidney Salkow, 1964) con Vincent Price, El último hombre vivo (Boris Sagal, 1971) con Charlton Heston Soy leyenda (Francis Lawrence, 2007) con Will Smith. En todas ellas se sobredimensionan los ingredientes espectaculares del relato, traicionando el intimismo asfixiante de Matheson, así como se exagera el aspecto monstruoso de los vampiros que acechan al protagonista. No en la Soy leyenda española.

Gracias a la escasez de medios que se presuponen a una práctica estudiantil, Gómez Martín hace virtud de la precariedad y consigue una ambientación desoladora y claustrofóbica para contar la odisea del protagonista en pos de la supervivencia en el fin del mundo. Moisés Menéndez interpreta a Robert Neville, quien de día se afana en fabricar estacas caseras para liquidar a los vampiros de su barrio y de noche se encierra en casa intentando ignorar los alaridos de los no muertos que lo reclaman en el exterior.

No menos interesante resulta el detalle de que esta adaptación de Soy leyenda también conserva el final pesimista de la novela, que en el contexto de realización del filme sirve para trazar interesantes relaciones con la España franquista donde se imponía adhesión total al régimen dictatorial.

Gracias a la iniciativa Doré en casa de Filmoteca Española, que acerca restauraciones y filmes redescubiertos a los hogares por tiempo limitado en su canal de Vimeo, se puede ver gratis la Soy leyenda de Gómez Martín hasta el día 21 de abril. Como la configuración de privacidad no permite incrustar el vídeo, puedes acceder a la película pulsando sobre el siguiente enlace.

SOY LEYENDA (Mario Gómez Martín, curso 1966-1967) from Filmoteca Española on Vimeo.

El cine en tiempos del ébola: 10 películas muy infecciosas

Una selección de filmes que te harán salir a la calle con guantes de goma y mascarilla.

Warner quiere reiniciar ‘Soy leyenda’

Modificará aspectos de un guión original (una especie de 'Centauros del desierto' de ciencia-ficción) para relacionarlo con el éxito de taquilla de 2007.