[Sitges 2020] ¿Qué le pasa a Elijah Wood con el rosa fosforito? (Una breve historia de SpectreVision)

'Archenemy', la última locura del sello SpectreVision –la productora de 'Mandy', fundada por el que fuera Frodo– es una alucinada fantasía en rosa.

Por
15 de octubre de 2020

La pregunta nos persigue desde el primer día del festival, cuando vimos Archenemy, de Adam Egypt Mortimer, lo último de SpectreVision, la productora fundada hace una década por Elijah Wood y un par de colegas –los realizadores Josh C. Waller (Camino) Daniel Noah (Max Rose)–. ¿De dónde viene esa devoción por esa paleta de colores saturados que es la marca de fábrica del sello más molón del cine fantástico?

Hablaríamos de fresa ácida, y la pregunta ya sería meramente retórica, sobre todo si tenemos en cuenta que el próximo proyecto de SpectreVision, teóricamente en fase de preproducción, es The Man with Kaleidoscope Eyes, una comedia dirigida por el mismísimo Joe Dante sobre el rodaje de The Trip (Roger Corman, 1967), la mítica película escrita y protagonizada por un joven Jack Nicholson, que pasa por ser la mayor oda al consumo de LSD que ha dado el cine.

Naturalmente, no estamos diciendo que los ojos saltones de Elijah Wood tengan que ver con el consumo de sustancias ilegales (es más, ha declarado que ni siquiera fuma marihuana porque le afecta demasiado), sino más bien con una apuesta estética que tiene mucho que ver con el cine como experiencia psicotrópica, sobre todo si recordamos que SpectreVision es la productora de la magistral Mandy, de Panos Cosmatos, gran triunfadora de Sitges 2018 y culmen en lo que respecta a alucinar en colorines. Pero vayamos por partes.

 

La fantasía en rosa de Archenemy

En tiempos de The Boys Watchmen, Archenemy es una serie B orgullosa de serlo, un neonoir superheroico que nos lleva a un futuro Los Ángeles que parece de lo más inmediato: la prensa se ha reducido a stories de Instagram (sic), y el protagonista es un joven cazanoticias afroamericano que se topa con un vagabundo zarrapastroso y más que probablemente esquizofrénico, interpretado por Joe Manganiello.

Este último dice haber sido superhéroe en una realidad paralela llamada Chromium, representada en la pantalla con secuencias animadas y viñetas de cómic bañadas en rosa explosivo, que pueden recordar a los insertos de anime de Mandy.

Y ese mismo rosa aparece en el póster y en los títulos de crédito de la anterior película de Adam Egypt Mortimer, siempre bajo el paraguas de SpectreVision y con la misma dirección de fotografía de Lyle Vincent, la mucho más pulida y super recomendable Daniel no es real, que significó un premio al mejor actor para Miles Robbins en Sitges 2019.

Robbins vuelve a ser un personaje esquizofrénico, un enfermedad ilustrada en esta ocasión por un amigo imaginario (Patrick Swarzenegger en modo Patrick Bateman). De la misma manera que condenamos enérgicamente el consumo de drogas, sabemos que, en el mundo real, la esquizofrenia es un drama sobre el que no cabe frivolizar, pero en manos de un cineasta también es una puerta abierta a la puesta en escena de toda clase de delirios y alucinaciones, como el LSD.

Mortimer que, al parecer tiene experiencia en enfermedades mentales, coescribió el guion de Daniel no es real junto a Brian DeLeeuw (Paradise Hills), y ambos dedicaron no pocas páginas a detallar el uso del color en la puesta en escena de las pesadillas del protagonista, cosa que sin duda se repitió para Archenemy, donde la devoción por la vida fluorescente desborda la fantasía del vagabundo y empapa el entorno del resto de los personajes, sobre todo en los interiores nocturnos.

 

El rosa caído del cielo

Abrimos un paréntesis para recordar que los esfuerzos de August Derleth por perpetuar el legado de H.P. Lovecraft podrían haber acabado diluyéndose, si no fuera porque la cultura hippie de los años 60 motivó un revival del solitario de Providence, cuya prosa alucinada, monstruos inconcebibles y mundos oníricos fueron recibidos como la perfecta ilustración literaria de las aventuras lisérgicas a las que se entregaban los melenudos más leídos de la época.

No desentona que SpectreVision apadrinara precisamente la adaptación de El color surgido del espacio, justo el relato en el que el bueno de Lovecraft sintetizó su famoso horror cósmico en un color nunca visto por el ojo humano que, en el cartel de esta maravillosa película de Richard Stanley (acaso la mejor adaptación de HPL), se traduce con un rosa chillón, a tono con la actuación preceptivamente pasada de vueltas del adorado Nicolas Cage (es un misterio que la película se fuera de vacío en Sitges 2019, para mí que no la entendieron).

En la película, el director de fotografía Steve Annis supo resolver el problema de ese color imposible de reproducir con un sutil rosa-púrpura, que conecta con la atmósfera anaranjada de la colosal Mandy, tanto en su psicodélica primera mitad como en el mega-clímax metalero que constituye la segunda. Un festival de colores saturados por Benjamin Loeb, director de fotografía, que parece ser el origen de la estética SpectreVision, aunque todavía podríamos remitirnos a un ejemplo anterior.

 

Esos dos tipos vestidos de rosa

Uno de los momentos más memorables de The Greasy Strangler (Jim Hosking, 2016) es la aparición de Michael St. Michaels y Sky Elobar con idéntico outfit rosa. En esa oda al mal gusto cuyo título aparece pintado con spray rosa en el cartel de la misma, ellos son padre e hijo, dos hombres enamorados de la misma mujer, con la que forman un improbable triángulo.

No podíamos dejar de mencionarlos, aunque SpectreVision no era más que una de las seis productoras asociadas para dar a luz a esta hilarante comedia. Y la mera aparición de su logo todavía no provocaba un estremecimiento de emoción a lo largo de la espina dorsal del aficionado.

Lo mismo con Open Windows (2014), la película de Nacho Vigalondo protagonizada por Elijah Wood. El propio director nos confirma que “SpectreVision se metió en la película a posteriori. Se asociaron por el vínculo con Elijah, pero no metieron mano. Una pena: ¡Me hubiera encantado!”.

[Sitges 2020] ‘Baby’, de Bajo Ulloa, es maravillosa

El sórdido lirismo de los grandes clásicos de Juanma Bajo Ulloa –'Alas de mariposa' y 'La madre muerta'– adquiere nuevo vuelo en esta discutida obra maestra.

“Adiós, tío”: El elenco de ‘El señor de los anillos’ se despide de Ian Holm

Como ya hiciera Peter Jackson, Elijah Wood (Frodo), Orlando Bloom (Legolas) y Dominic Monaghan (Merry) dicen adiós al actor que dio vida a Bilbo Bolsón.

Elijah Wood se verá las caras con Ted Bundy en ‘No Man of God’

El actor encarnará a un agente del FBI llamado Bill Hagmaier que entrevistó al famoso asesino en serie entre 1984 y 1989.

Elijah Wood vende nabos a buen precio en ‘Animal Crossing’

El actor también se ha enganchado al juego cuqui del momento: entre sus actividades diarias, vende nabos y coge fruta de otras islas.