[Sitges 2015] Día 7: Thrillers para (casi) todos los gustos

El género dominante del festival, por encima del fantástico y terror, protagoniza la octava jornada.

Por
16 de octubre de 2015

ETIQUETAS:

  • ¿De qué se habla hoy en Sitges? De que las películas sorpresa, tanto El Clan, de Pablo Trapero, como la maratón, con los filmes anime de Ataque a los Titanes y Ghost in the Shell, han dejado francamente fríos a los que estamos por aquí, teniendo en cuenta sobre todo que otros años se aprovechó estos espacios para proyectar películas como Killer Joe o Spring Breakers. También de la dominación absoluta del thriller como género prioritario en un festival de cine fantástico; aunque al menos, por buscarle sentido, este año el tema central es Seven. Así que de alguna forma se justifica.

    ¿Qué hemos visto? Pues otras cinco películas, de las cuales cuatro pertenecen al mismo género y comparten además algunos temas argumentales. Así que comenzando por la que no lo hace, toca hablar de Journey to the Shore de Kiyoshi Kurosawa, magnifico director de filmes como Cure o Kairo que en esta ocasión se adentra en los terrenos del fantástico low cost (esto es, sin efectos especiales) para contar una historia de fantasmas sencilla y eficaz, que se introduce en el territorio del Tío Boonmee… de Apichatpong y sigue a una mujer a la que se le presenta en casa el espíritu de su marido, fallecido tres años atrás. Juntos iniciarán un viaje por varios lugares para entenderse y perdonarse. Es un trabajo ligero, que se desarrolla sin ninguna prisa, y que se agradece en señal de recuperación tras el último film del autor (Real, 2013) que era un verdadero espanto.

    Laia Costa es el principio y el final de Victoria, de Sebastian Schipper, un film que ha recibido bastante atención mediática por estar filmado en un plano secuencia de 130 minutos, sin cortes aparentes y narrado en tiempo real. Y es normal que se le haya reconocido este aspecto porque en todo lo demás se trata de un filme algo soso, falto de color, pues dedica demasiado tiempo a presentaciones de personajes y para cuando llega el verdadero centro del film, ya se antoja algo tarde. Así pues, aplaudiendo su excepcional acabado técnico, es una verdadera pena que la historia que cuenta no este a la altura ni de lo anterior ni de la entrega de su reparto. Merece la pena no obstante por lo ya comentado.

    Coin Locker Girl, del coreano Han Jun-hee, es un thriller atípico para esta cinematografía no tanto por ser visceral y salvaje (esto viene de serie) como por retratar a personajes de la más baja zona del organigrama social, arrancando con una niña que es abandonada tras nacer nacer en la taquilla de una estación y que con el tiempo se convertirá en la mano derecha de una jefa de la mafia local. Muy bien facturado, es un thriller intenso, que se hace corto pese a durar casi dos horas, con una protagonista imponente y un fin de fiesta digno de aplausos. Le sobra algo de melodrama en ciertos tramos, pero merece la pena verla.

    Todo lo contrario ocurre, por cierto, con la francesa La dame dans l’auto avec des lunettes et un fusil de Joan Sfar, un intento de thriller al estilo Hitchcock, con falsos culpables y giros de guión imposibles que se ve y se olvida al momento de salir de la sala de proyección. Lo único que perdura en esta película es su actriz principal, Freya Mavor, que está sencillamente espectacular. Y no hablamos (necesariamente) de su interpretación.

    Por último, pudimos ver Enragés (Rabid Dogs), un remake francés de un clásico de Mario Bava y que se ha convertido contra todo pronóstico en lo mejor de la jornada. De nuevo, claro, un thriller, sobre cuatro hombres que atracan un banco e inician una huída por todo el país tomando a varias personas como rehenes. Con una música totalmente ochentera y una sequedad en la realización que remite a Carpenter, Friedkin o McTiernan, una apuesta por lo visual efectiva y un guión que se reserva algún giro magnífico, es una película que tiene bastante que decir y que encantará a todos los fans del cine anacrónico en la línea de Drive, aunque este sea menos estilizado y vaya más al hueso. Muy potente.

    ¿Qué nos hemos perdido? Fires on the Plain de Tsukamoto, film bélico que ha gustado bastante por aquí y que además fue la portada del diario del festival. En Sitges hay demasiadas películas para ver y la del director de Tetsuo se nos ha tenido que escapar.

    Termómetro: Seguimos sin cambios de momento, por lo que The Gift, Macbeth y Green Room siguen liderando la lista de films con más posibilidades de llevarse algo. Victoria también podría recibir algún premio por su logro técnico, eso sí.

    [Sitges 2015] Día 8: Yakuzas vampiro, niños, bestias y un rascacielos

    Variedad con un único pinchazo en última jornada del Festival de Sitges 2015.

    [Sitges 2015] Día 6: La doble sesión del éxtasis

    Las sensoriales 'MacBeth' de Justin Kurzel y el clásico 'Belladonna of Sadness' se destacan un día realmente bueno.

    [Sitges 2015] Día 5: Trío de ases asiáticos

    'The Assassin', 'Nowhere Girl' y 'Cemetery of Splendour' no decepcionan en el ecuador del festival.