Sigue la polémica de ‘Richard Jewell’: amigos y familiares de Kathy Scruggs también critican el retrato de la periodista

La película dirigida por Clint Eastwood se ha colocado en el centro de la controversia a raíz del personaje que interpreta Olivia Wilde.

Por
14 de diciembre de 2019

Suly. El francotirador. 15: 17 Tren a ParísY, ahora, Richard Jewell. En los últimos años Clint Eastwood ha mostrado una gran fascinación por los héroes improbables, los que podrían ser cualquiera de nosotros, al tiempo que también quería reflejar cómo la sociedad, en numerosas ocasiones, los rechazaba y trataba de invalidar sus gestas con mentiras y calumnias. Su última película, centrada en el guarda de seguridad que descubrió la bomba del Centennial Olympic Park durante los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 (y en el posterior juicio que hundió su reputación), ya se ha estrenado en EE.UU. con las habituales buenas críticas, pero también inmerso en una controversia que se antoja más grave a cada nuevo giro.

Según recoge Variety, tanto la compañera de piso como la familia de la periodista Kathy Scruggs (que Olivia Wilde encarna en Richard Jewell) han criticado duramente el retrato que hace el film de dicha periodista. En la película de Clint Eastwood, Scruggs consigue la exclusiva de que el FBI está barajando a Jewell como sospechoso del atentado frustrado gracias a acostarse con uno de sus agentes, interpretado por Jon Hamm. Penny Furr, que compartió vivienda con la periodista del Atlantic Journal-Constitution en esos años, ha descrito cuál fue la reacción de Scruggs al poco de que Jewell empezara a sufrir acoso mediático.

“Le preocupó mucho. Cuando las cosas estallaron, lo habló conmigo. No entendía cómo la policía podía haberle malinterpretado de esa forma. Pero lo que publicó era cierto. Jewell era un sospechoso”, explica Furr. “Ella nunca dijo si lo hizo o no. Nunca dijo que fuera culpable”. El que esta mujer hable en pasado se debe a que Kathy Scruggs, al igual que el Richard Jewell que interpreta Paul Walter Hauser, lleva muerta unos cuantos años (en 2001 falleció a causa de una sobredosis) y no puede defenderse del retrato que hace la película.

Una situación por la cual Furr exige que Warner Bros. elimine la escena donde Scruggs se acuesta con el agente del FBI. En lo que concierne a Lewis Scruggs Jr., hermano mayor de la periodista, aún no ha podido ver la película, pero espera que sus responsables dejen claro públicamente que esta se toma ciertas licencias, y que la etiqueta de “basado en hechos reales” puede dar lugar a equívocos lamentables. Scruggs Jr. adora a su hermana y defiende su profesionalidad.

“Kathy era una gran trabajadora”, asegura. “Cualquier insinuación de que intercambiaba sexo por exclusivas es falsa y compadezco al pobre idiota que lo defienda. Tenía el pelo largo, vestía faldas cortas, fumaba cigarrillos y maldecía como un marinero. No era una santa, pero siempre decía la verdad. Me alegro de que no haya vivido para ver esto”.

“Me molesta porque es mi familia, pero me molestaría si se lo hicieran a cualquiera. Si vas a dramatizar algo, di claramente que es una dramatización”, prosigue, para añadir a continuación que no tiene esperanza de recibir disculpas por parte de ningún responsable de la película. “Ojalá me sorprendan, pero no creo que nadie vaya a llamar pidiendo perdón”.

La reacción del equipo

Scruggs Jr. hace bien en no ilusionarse, pues desde el otro lado no parece haber mucha voluntad por admitir sus errores. A principios de esta semana Olivia Wilde defendía el derecho de su personaje a tomar decisiones malvadas y alejarse de la rectitud moral que supuestamente preconiza el feminismo. Esto ocurría, claro, antes de que el asunto resultara ser más complicado que un simple cliché asociado a las mujeres que se dedican al periodismo en el cine, y Wilde no tardó en matizar sus palabras. Más o menos.

Vía Twitter, la directora de Súper empollonas escribió: “Contrariamente a lo que digan los titulares, no creo que Kathy haya ‘intercambiado sexo por exclusivas’. Nada en mi documentación sugirió que lo hiciera, y nunca fue mi intención sugerir que lo hizo. Es una dramatización de la historia, tal y como la entendí yo, y según esta el agente del FBI, con quien ya tenía una relación romántica preexistente, le pasó información falsa. No intercambiaron sexo por información”.

El problema no es ya solo que Wilde intente eludir la verdadera cuestión, sino que eso de la “información falsa” es, valga la redundancia, falso. En 2011, las demandas que recibieron los artículos de Kathy Scruggs en tanto a sus supuestas injurias fueron desestimadas, encontrando el tribunal que su información era “sustancialmente cierta en el momento de ser publicada”, y redundando al mismo tiempo en las numerosas libertades que parece haberse tomado Richard Jewell.

El Atlantic Journal Constitution, medio que publicó la historia y que es lógicamente demonizado en el film de Eastwood, también ha tomado parte en la controversia. El periódico ya mostró su malestar por los sucesos narrados en Richard Jewell, a lo que Warner Bros. se desmarcó con un comunicado en el que defendía que “la película se basa en una gran cantidad de fuentes (…)  y es una ironía que el Atlanta Journal-Constitution, que tomó parte en el juicio de Richard Jewell, esté ahora tratando de perjudicar la película”.

Bert Roughton, jefe de Kathy Scruggs durante el proceso, tiene otra opinión. “Sin basarse en ningún hecho probado, la película describe a Kathy como una periodista repugnante que se acuesta con su fuente para obtener su exclusiva. Sirve para reforzar lo que la película defiende que los medios le hicieron a Richard Jewell”, explica. “Fui el editor de Kathy y pensé que era bastante agresiva, pero profesional y seria con su trabajo”.

“Su trabajo en la historia de Jewell estaba detallado y documentado, y era el producto de haber estado confirmando fuentes durante dos días. Estos artículos fueron examinados durante el juicio y encontrados legítimos. Es una vergüenza que no pueda defenderse ante un retrato tan injurioso”. Tanto amigos, como familiares, como compañeros de la universidad de Kathy Scruggs están muy preocupados por cómo Richard Jewell puede afectar a la reputación de la difunta.

En cuanto al guionista…

No deja de ser irónico, al fin y al cabo, que una película destinada expresamente a limpiar el nombre de alguien esté manchando durante dicha labor el de otra persona, pero por el momento ninguno de sus responsables ha mostrado remordimientos. Billy Ray, guionista de la película, ha hablado con Deadline, y defiende todas las decisiones tomadas en la gestación de Richard Jewell.

“La película habla sobre un héroe cuya vida fue completamente destrozada por las mentiras del FBI y de los medios, específicamente el Atlantic Journal-Constitution. Ahora que 23 años después sale esta película, sería una oportunidad perfecta para que el AJC admitiera sus errores, pero ¿qué hacen en su lugar? Manipulan y distorsionan”, insiste. “Se centran en un único minuto de una película de dos horas antes que aceptar que destruyeron la vida de un buen hombre. La película no va de Kathy Scruggs, sino de Richard Jewell (…) y mantengo cada palabra y afirmación aparecida en el guión”.

Un guión que se basa tanto en un artículo de 1997 aparecido en Vanity Fair como en un libro titulado The Suspect, que Kevin Salwen publicó recientemente. Y un guión en cuya escritura Ray no pensó que, para documentarse y entregar la historia más justa posible, quizá hubiera sido conveniente preguntar a parte de los implicados.

Menos mal que Richard Jewell, que se estrena este 1 de enero en España, tiene pensado darnos unas cuantas lecciones sobre la importancia de la verdad.

 

Olivia Wilde ya tiene nuevo proyecto como directora

La aclamada 'Súper empollonas', su debut a la dirección, ganó recientemente el premio a Mejor ópera prima en los Independent Spirit Awards.

‘Richard Jewell’ se convierte en el peor estreno de Clint Eastwood desde los 80

La controversia que la película ha suscitado podría haber afectado a su lanzamiento en USA, a espera de que llegue el 1 de enero a España.

‘Richard Jewell’ es acusada de difamación debido al personaje de Olivia Wilde

El retrato que hace la última película de Clint Eastwood sobre la periodista Kathy Scruggs ha enfurecido a sus socios y compañeros.

Olivia Wilde (‘Richard Jewell’): “Es un malentendido del feminismo esperar que las mujeres no tengan sexo”

Lo nuevo de Clint Eastwood está basado en los actos terroristas que azotaron a los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996.