Siete creaciones con las que ‘Star Trek’ inventó el futuro

Tablets, móviles, memorias USB o traductores universales. Todos estos gadgets de la serie y las películas han llegado al mundo real, o van camino de hacerlo.

Por
22 de agosto de 2016

ETIQUETAS:

  • El 8 de septiembre de 1966, la ciencia-ficción audiovisual cambió para siempre: nos subimos a la Enterprise para recorrer medio siglo de idealismo, teleportaciones y uniformes de espumilla, tanto en cine como en televisión. Ahora que la franquicia se acerca a su cincuenta cumpleaños, y recién estrenada la última aventura, Star Trek: Más allá, conviene recordar el legado tecnológico que nos ha dejado la saga.

    Y es que la gran presencia de informáticos e ingenieros en el mundillo trekkie se nota mucho, y gran parte de los más asombrosos avances tecnológicos de los que sus tripulantes disponen ya son una realidad. Repasamos siete invenciones imprescindibles que Kirk, Scotty y compañía nos mostraron en primicia: 

    • El iPad

      Corría 1987, y el equipo técnico de Star Trek: La nueva generación andaba justo de tiempo y recursos. ¿La solución? Inventar un gadget que pudiera usarse en múltiples escenas, y que fuera fácil de fabricar: bastaba con una lámina de plástico serigrafiada. El aparatejo en cuestión fue bautizado como PADD, pero ahora lo llamamos de otra manera.

    • El teléfono móvil

      Los comunicadores usados por Kirk y compañía en la serie original tenían un diseño muy refinado. Tanto fue así, que Motorola se fijó en ellos para su StarTAC (1996), el primer móvil plegable.

    • El aluminio transparente

      Si has visto Star Trek IV – Misión: salvar la Tierra, recordarás cómo Scotty dejaba ojipláticos a unos ingenieros del siglo XX revelándoles la fórmula de un material similar al plexiglás, pero con la resistencia del metal. Ahora, dicha sustancia se conoce como oxinitruro de aluminio (ALON) y va camino de revolucionar desde la tecnología militar hasta las telecomunicaciones. ¿Seguro que no ha habido mecánicos del siglo XXIII dándose garbeos por nuestra época?

    • La activación por voz

      En esa escena de Star Trek IV, Scotty y McCoy trataban de interactuar con un ordenador dirigiéndose a él cortésmente (y, cuando no les respondía, usaban el ratón como micrófono). Ahora, múltiples aparatos pueden activarse de esta manera, desde smartphones a coches.

    • Las unidades de disco (y los pendrives USB)

      En los 60, los ordenadores almacenaban datos mediante tarjetas perforadas o cintas magnéticas. Sin embargo, las computadoras de la Enterprise original empleaban piezas de plástico muy similares a los diskettes de tres pulgadas y media que se usarían en los 80 y los 90. Más adelante, Star Trek: La nueva generación presentó los ‘chips isolineares’, otros soportes de información mucho más pequeños, similares a nuestros actuales ‘pinchos’.

    • El traductor universal

      Algo menos práctico que Google Translate (pero mucho más fiable), el cacharro cilíndrico usado por Kirk y Spock para entenderse con los alienígenas nos sigue matando de envidia. Por ahora, los intentos de crear un artilugio similar resultan poco versátiles, pero los investigadores no pierden la esperanza.

    • El tricorder

      El santo Grial de los artefactos trekkies es este analizador portátil, cuya posesión aumenta en muchos puntos tus posibilidades de sobrevivir en un planeta desconocido. El Tricorder ha inspirado el aparato (conocido como LOCAD) que se emplea en la Estación Espacial Internacional para detectar microorganismos patógenos, así como otros dispositivos experimentales diseñados para diagnosticar enfermedades. En 2015, la Fundación X-Prize ofreció 5 millones de euros como premio a quien diseñara un Tricorder para uso médico, capaz de señalar patologías que hoy sólo pueden detectarse mediante resonancia magnética.

    Star Trek vs Star Trek: Guerra de declaraciones sobre la sexualidad de Sulu

    El nuevo reparto le recrimina a George Takei sus declaraciones sobre la sexualidad de Sulu.

    Vídeo del día: Todas las películas que queremos ver en 2016

    Hay para todos los gustos: superproducciones, futuros ganadores de Oscar, cine independiente, comedias alocadas, adaptaciones Disney, cine de autor, animación...