Sesión doble con Terrence Malick: ‘Knight of Cups’ y ‘Song to Song’

Han debido pasar unos cuantos años, pero 'Knight of Cups' y 'Song to Song' se han estrenado en España completando la filmografía de un cineasta de mirada única.

Por
25 de septiembre de 2020

Dijo adiós a la narrativa convencional con La delgada línea roja (1998) y sobre todo después de El árbol de la vida (2012). “Terry es realmente el director que está tratando de encontrar una manera de contar historias cinematográficas que no tienen nada que ver con este DNA que está conectado con el teatro, con el vodevil o con la literatura”.

Así opinaba Emmanuel Lubezki, en unas declaraciones de a finales de 2018, el director de fotografía mexicano. Y no uno cualquiera, es de los pocos artistas que puede presumir de tener tres premios Oscar. Aunque ninguno por los trabajos que ha hecho con el cineasta que admira, Terrence Malick, con quien ha trabado en cinco ocasiones en una colaboración que empezó con El Nuevo Mundo en 2005, inspirada en la leyenda de Pocahontas.

El director tejano, nacido en Waco, hace 76 años, no goza del mismo entusiasmo ni entre la crítica ni el público. Tiene tantos detractores como defensores, pero es de referencia y ha logrado plasmar un estilo y una visión propia en cada una de sus películas. Y de Malick coincidirán dos obras suyas en nuestra cartelera. Knight of Cups, estrenada el viernes 18, y Song to Song, en un número de cines limitado y plataformas digitales en VOD (Filmin, Vodafone y Huawai Video) desde este viernes 25. Estrenos que llegan con cinco y tres años de retraso respectivamente.

Malick destacó como un director muy especial, y sensible, desde sus inicios. Ya se había curtido en guiones, por ejemplo puliendo el de Harry el sucio, pero se dio a conocer en 1973 con Malas tierras, una road movie con dos jóvenes enamorados obligados, por la fatalidad, a vivir como proscritos. La protagonizaron Martin Sheen y Sissy Spacek, y fue un debut por todo lo alto, ganando la Concha de Oro en San Sebastián.

En su siguiente película, Días del cielo de 1978, con Richard Gere y Brooke Adams, con la que se pasó dos años montándola, experimentando con la edición y el sonido, también nos mostró un amor marcado por la tragedia. La naturaleza, unos vastos campos de trigo, volvía a erigirse en otro de los grandes protagonistas. Causó sensación en Cannes, galardonado como mejor director, y Néstor Almendros recibió el Oscar por su fotografía.

Tomándose su tiempo, tardaría dos décadas en volver a estrenar. Hasta 1998 con La delgada línea roja, Oso de Oro en Berlín. Ambientada en la isla de Guadalcanal, en el Pacífico, en manos de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, su reparto fue reparto estelar y el mensaje antibelicista se sustentaba una vez más en la necesidad de armonía con la naturaleza, testimonio mudo de las barbaridades de la guerra, y la defensa de la vida por encima de todo.

Certificaría además la mayoría de las constantes de la obra de Malick. Las reflexiones, las voces en off y los personajes preguntándose sobre al amor o el sentido de la existencia; o de sus temáticas, pequeñas (o grandes) celebraciones del milagro de la vida, o sobre la inocencia y el retorno a los paraísos perdidos. Jim Caviezel, uno de los combatientes, solo recuperaba la sonrisa y el remanso de paz en su interludio con unos indígenas, alejado del horror.

También acrecentó su fama de director contemplativo, filosófico (graduado como summa cum laude en Oxford), reservado y tímido, poquísimas entrevistas ha concedido a lo largo de su trayectoria.

Sobre su forma de narrar, se basa en momentos, sensaciones, incluso recurriendo a improvisaciones (de guion e interpretaciones), pequeños gestos capturados por la cámara a menudo a contraluz, y culminaría en 2012 con El árbol de la vida, con Brad Pitt y Jessica Chastain. En esta ocasión, Palma de Oro en Cannes.

Junto a El Nuevo Mundo, cinco películas en 39 años y, de repente, una actividad casi frenética. Después de El árbol de la vida, cuatro películas más el documental Voyage of Time de 2017 en tan solo siete años.

A las dos que se estrenan ahora en España añadir To the Wonder (2012), con Javier Bardem, y la reciente Vida oculta (2019). Y siempre sin renunciar a esa forma de contar que divide opiniones, capaz de provocar admiración o hastío, o criticada por autocomplaciente. Seguramente porque sería más propia de un poema, de las estrofas de una canción, de una sinfonía musical o de una exposición de lienzos pictóricos que del cine que estamos acostumbrados a ver. En cualquier caso, un cineasta distinto. Su próximo proyecto será The Last Planet, basado en varios episodios de la vida de Cristo.

Completando filmografía

‘Knight of Cups’

Un guionista de Hollywood tiene todo lo que el éxito le puede ofrecer, o al menos en todo concerniente a lo material. Pero no es suficiente para ser feliz o llenar su vacío existencial. Intentará hallar respuestas a través de las relaciones con su exesposa, su amante y otras mujeres. En tarot, el Caballo de Copas presagia la llegada de alguien muy especial a tu vida. Con Christian Bale, Cate Blanchett, Natalie Portman o Antonio Banderas. Se estrenó el viernes 18 de septiembre.

‘Song to Song’

Derivas sentimentales, encuentros y desencuentros de dos parejas en el marco de los festivales de música de Austin, Texas. Rock, indie, country o música electrónica conforman una banda sonora atípica en las películas de Malick para tomarle el pulso a estas historias de amor modernas sacudidas por las obsesiones, pasiones y traiciones. Con Rooney Mara, Ryan Gosling, Michael Fassbender, Natalie Portman, Cate Blachett o Val Kilmer. Estreno: viernes 25 de septiembre.