Según Idris Elba, el próximo James Bond podría ser negra

'¿Por qué no una mujer? ¿Y por qué no una mujer negra?'. Aunque está claro que nunca será 007, el actor deja caer sus opiniones sobre el porvenir de la franquicia

Por
22 de enero de 2018

La posibilidad de que el sustituto de Daniel Craig como James Bond pueda ser un actor negro resulta casi tan polémico como la posibilidad de que el próximo 007 sea una mujer. ¿Queremos echar más leña al fuego de la polémica? Pues aquí tenemos a Idris Elba para echarnos una mano. El intérprete de The Wire ha sonado repetidamente como candidato para encarnar al agente secreto británico (una posibilidad que él mismo lanzó en tono jocoso, y que lleva años desmintiendo), y en declaraciones para Variety (vía Vulture) ha dejado caer un par de opiniones sobre el porvenir de la franquicia.

“Podría ser una mujer. Podría ser una mujer negra. O una mujer blanca”, comentó Elba. “Todo el mundo tiene sus propias ideas sobre qué hacer con el personaje, así que ¿por qué no?”, remachó con una sonrisa. Así pues, mientras Daniel Craig se prepara para guardar la Walter PPK tras su próxima película, podemos pensar que la aparición de una señora Bond de piel oscura sería una buena forma de reflejar la realidad multirracial de Reino Unido. Y, si se trata de buscar chicas para el papel, nosotros tenemos una buena lista de candidatas.

“Estamos atrapados en un limbo”: Idris Elba, semanas después de dar positivo por coronavirus

'No podemos coger un avión de vuelta a casa'. El actor, que ya ha pasado el periodo de cuarentena, sigue confinado en Nuevo México con su mujer.

Idris Elba da positivo en el test del coronavirus

Así lo ha comunicado el mismo actor en Twitter y también aboga por el confinamiento en casa para frenar el crecimiento del virus.

Según Tom Hooper, nadie debería pasar por alto el mensaje político de ‘Cats’

El director del polémico musical, que ha recibido algunas de las críticas más duras del año, pide que seamos conscientes de sus implicaciones.

Primeras críticas de ‘Cats’: “Una monstruosidad”

Ante la película de Tom Hooper, la crítica anglosajona oscila entre la agresividad y el puro desconcierto.