Santiago Segura: “El cine español debería costar menos”

En la presentación de la Fiesta del Cine, el creador de Torrente propone recetas para mejorar las condiciones del cine español.

Por
20 de octubre de 2014

Esta mañana, la sede de la Academia de Cine en Madrid ha sido el escenario de un acto que no se puede mencionar sin caer en la redundancia: se trataba de la presentación de la nueva Fiesta del Cine, que tendrá lugar del 27 al 29 de octubre, con la participación de casi 400 salas en todo el país, y que permitirá a sus usuarios registrados (salvo a menores de 14 y mayores de 60, que esta vez no necesitarán acreditarse) disfrutar de las películas en cartelera al módico precio de 2,90 euros la entrada. En el hogar de la institución todo se ajustaba a lo esperable en semejante evento. Los corrillos abundaban, los periodistas cazaban declaraciones y los rostros (Carlos Vermut Magical Girl-, Raul Arévalo, Nerea Barros y el director Alberto Rodríguez La isla mínima-, Jesús Castro El Niño-, muy matador él, o un Agustín Almodóvar con camiseta de Relatos salvajes) se sucedían en el photocall, mientras Chusa Monjas (infatigable jefa de prensa) se afanaba en lo que mejor sabe hacer, que es hacer de todo. Llegados al salón de actos, y conforme iban hablando eminencias de la industria como Ramón Colom (presidente de FAPAE, la patronal de los productores), la directora general del ICAA Lorena Gonzalez, entre otros, uno se preguntaba qué uso le daría nuestro blog El cine al desnudo a semejante material… Hasta que Santiago Segura tomó la palabra.

El autor de Torrente 5: Operación Eurovegas, que apadrina esta edición de la Fiesta del Cine junto a Leonardo Sbaraglia, soltó durante su intervención varias frases con las que seguramente más de uno se sentirá identificado. El comienzo fue autobiográfico: “Algunos de los momentos más felices de mi vida han tenido lugar en salas de cine”, comentó Segura, quien dejó caer que no se presentará en la Fiesta del Cine “porque no me gustan las masas” y porque él sí tiene “ocho euros” para pagar su butaca en un día de diario. Tras ese recurso a la ironía, llegó primer dedo en la llaga: “Lo que más triste me pone, aparte de cuando llega el verano y tengo que ponerme el bañador, es ver un cine vacío: es algo que me deprime”. ¿Por qué hay cines vacíos en España? El actor y director se responde a sí mismo: “Con la economía, la gente está machacada, y antes se quita de ir al cine que de dar de comer a sus hijos, o de comprarse unos zapatos”. Entonces, añadió, entran en juego otras formas de difusión menos costosas: “En un tablet también puedes ver películas, o en televisión, pero no es lo mismo”.

Y, tras el prólogo, la artillería pesada: “El cine debe ser un medio popular, y no elitista: ahora que cada vez hay más opciones de ocio, hay que encontrar maneras de llevar al público a las salas”, afirmó Segura, indicando acto seguido que, debido a esto, “los exhibidores deben recordar que hay que atraer al público”. Y al público, insistió, se le atrae ofreciéndole las películas en las mejores condiciones posibles: “No me refiero sólo al 3D o a un gran sonido, sino a todo en general: si tienes un cine y un día echas a diez limpiadoras, pues la sala está guarra, hay restos de palomitas en el suelo, la Coca Cola pringosa…”. Y el mayor pasmo de todos, prosiguió el orador, llega cuando te acercas a la cafetería: “Ves los precios y piensas: ‘Pero si el maíz es algo que le echan a los cerdos en los pueblos, y esta Coca Cola es agua con polvos… ¡Esto no puede estar tan caro!”. Según comentó, la crisis resta poder adquisitivo al público, el público va menos al cine, los exhibidores tienen menos ingresos, y eso redunda en una calidad decreciente de las proyecciones. “Es la pescadilla que se muerde la cola”, insistió.

Esto podría haber sido todo. Pero no lo fue: durante la intervención de Fernando López Puig, director de Cine y Ficción de TVE, Santiago Segura pidió de nuevo la palabra. Y lo hizo para, entre bromas y veras, formular una propuesta más concretas. Sin ir más lejos: “¿Por qué no hacemos que [en esta edición de la Fiesta del Cine] el día 27 sea la Fiesta del Cine a secas, el 28 la Fiesta del Cine Español y el 29 la Fiesta del Cine Español con Participación de TVE?”. Sí, suena a trabalenguas, pero la explicación cayó inmediatamente a continuación: “Yo siempre he pensado que el cine español debería costar menos”, señaló el madrileño. “Y digo ‘costar menos’ no porque sea peor, sino porque las películas manejan presupuestos más cutres: tú miras cuánto ha costado Ninja Turtlesy ves nosecuantos millones. Luego miras el presupuesto de Relatos salvajes, y ha costado un poquito menos”. En ese momento, Segura se detuvo, “porque si empiezo, no acabo”. Promesa incumplida: cuando Ramón Colom comentó que algunas salas (muy pocas) no se habían apuntado a la Fiesta del Cine, el creador de José Luis Torrente sugirió “dar los nombres de esos cines que no participan, para demonizarlos”.

Una vez terminado el acto, CINEMANÍA pudo abordar a Santiago Segura para que profundizara en sus declaraciones. Dejando claro desde el comienzo que se había expresado “como usuario”, insistió en que estos problemas son un círculo vicioso: “Si vas a la sala y lo ves todo hecho una pena, las bombillas fundidas, las pantallas sucias, la proyección desenfocada, y luego el dueño se te queja de que ha tenido en una semana 15 personas de público, pues es el cuento de nunca acabar”. Respecto al precio de las entradas, un tema tabú para algunos, recordó que “aquí se paga un 21% de IVA cultural, y también hay otros muchos factores”, así como que “nadie se queja por el precio de un gin tonic”. Pero también apuntó que se trata de una sucesión de causas y efectos: “Llegado el momento el taxista dejará de ir al cine lo mismo que el señor del cine dejará de ir al restaurante”. En todo caso, precisó, proponer es muy fácil, pero la situación actual de nuestra industria hace necesario “un estudio de mercado coherente”. “Si no dispones de datos, eres como el clásico frutero que suelta parrafadas sin tener ni idea: a mí no me gusta hablar sin saber, y aun así, a veces, hablo demasiado”.

La nueva Fiesta del Cine tendrá lugar del 1 al 3 de octubre

Ya puedes inscribirte en la nueva edición del evento que te permitirá comprar entradas a 2,90 euros durante tres días.

La Fiesta del Cine vuelve del 16 al 18 de octubre

Ya puedes registrarte en el evento que permite ver películas en pantalla grande por 2,90 euros cada entrada.

La Fiesta del Cine no alcanza el millón y medio de espectadores

La primera edición de 2017 de la iniciativa que baja los precios de las entradas de cine se salda con casi 230 mil espectadores menos que durante el mismo periodo el año pasado.

La Fiesta del Cine 2017 será del 8 al 10 de mayo

Ya puedes registrarte en el evento que permite ver películas en pantalla grande por 2,90 euros cada entrada.