[San Sebastián 2019] ‘La trinchera infinita’: atrapados en el Franquismo

El festival de cine vive su particular día de la marmota franquista con la segunda película española a competición, 'La trinchera infinita'

Por
22 de septiembre de 2019

Ayer en San Sebastián celebramos sin querer el día de Franco. Primero, por un titular de El Mundo en el que Alejandro Amenábar decía vivir “en la España que Franco imaginó”. La declaración sin duda chirriaba, pero lo que no representaba ninguna sorpresa para cualquiera que hubiese visto Mientras dure la guerra es que alguna afirmación a propósito de la película se hubiese convertido en viral.

“Ponme muchos ‘quizás’ y ‘tal vez”, me dijo Karra Elejalde, el Unamuno de Mientras dure la guerra, cuando lo entrevisté durante la promoción de la película. Eduard Fernández se mostró igual de cauto. Amenábar no quiso cargar las tintas contra la prensa, ni siquiera cuando le pregunté: “¿No tienes miedo al clickbait?”. Ahora quizás, tal vez, lo tendrá.

Su titular se hizo viral.  Trending Topic. Durante gran parte del día de ayer, Amenábar fue tendencia, pero no como en los 90, cuando Tesis hizo que todos los jóvenes quisiesen ser directores. No. Era tendencia por el linchamiento virtual. Estaba previsto que se enfadase media España pero con Franco en el titular la cosa sentó mal también en la otra media.

Como ocurre siempre con los virales, se discutía la superficie pero no el contenido. Nadie hablaba en Twitter de la última película de Amenábar, de Unamuno, de las tres Españas, de su espíritu conciliador. Es decir, nadie hablaba de cine. No. Solo se hablaba de Franco. Era ‘Francoday’. El día Mundial de Franco en el Festival de San Sebastián, una metáfora en el fondo de ese mal tan español que es no ver los problemas del presente (hoy, la lógica de negocio del clickbait, la renuncia generalizada en el periodismo a una ética deontológica, a una responsabilidad) porque seguimos atrapados en los del pasado.

Y cuando el viral parecía haberse desinflado llegó la segunda película de Sección Oficial a concurso, La trinchera infinita, una película sobre un hombre atrapado, qué cosas, en el Franquismo. Las cabezas responsables de Loreak y Handia cuentan aquí la historia de Higinio Blanco, topo del Franquismo que vivió emparedado en su propia casa durante la guerra y gran parte de la dictadura sin que nadie en el pueblo, a excepción de su mujer y su hijo, supiesen que estaba vivo.

Antonio de la Torre interpreta a este muerto en vida y lo hace con gran hondura. Hay escenas en las que solo necesita los ojos –el resto del cuerpo está inmerso en la oscuridad del agujero en el que vivió su personaje– para transmitir el miedo, la humillación y el desgarro de su personaje. Pero a su profunda humanidad le cuesta encontrar réplica en Belén Cuesta, cómoda sin embargo en los momentos cómicos del filme, mención especial a los chistes sobre… Franco, ¿quién iba a ser si no? Merece la pena destacar e el trabajo de los secundarios Emilio Palacios y José Manuel Poga.

La trinchera infinita se enfrenta a una dificultad innegable, contar 30 años de la vida de alguien que prácticamente no salió de su casa. Y Arregi, Garaño y Goenaga salen airosos de este reto a medias. Hay secuencias que funcionan mejor que otras, con cierto riesgo a la cuentamización de la historia y algo extraño que se instala en los personajes según van envejeciendo. La peripecia está bien contada y, a ratos, es asfixiante como uno puede suponer que los directores querían. Sin embargo, algo falta. El subtexto. Lo que subyace. Esa carga metafórica que de alguna manera misteriosa convierte una película en cine. Eso que sí que está en el final, sugerente, sin palabras, infinito como la trinchera del título.

La trinchera infinita se estrena el 31 de octubre.

Alejandro Amenábar y Najwa Nimri, Espigas de Oro de Honor de Seminci 2019

El reconocimiento del cineasta y la actriz será celebrado el 22 de octubre, junto al del director de casting Luis San Narciso.

Así era la Salamanca de Unamuno, Franco y Millán-Astray (según Alejandro Amenábar)

El director y su equipo de arte proponen un viaje en el tiempo hasta la España de 1936.

Amenábar: “Franco nos dejó con la sensación de que nuestro padre era Darth Vader”

Con 'Mientras dure la guerra' el director compite por la Concha de Oro recreando el mítico enfrentamiento entre Unamuno y Millán Astray en el paraninfo de Salamanca

Triple de ‘Campeones’ en los Premios Forqué

Antonio de la Torre y Eva Llorach, mejores intérpretes en los premios de los productores del cine español