[Repaso Marvel] ¿Pudo salir peor el desbarajuste cósmico de ‘Thor: El mundo oscuro’?

La producción más accidentada y retocada sobre la marcha de Marvel Studios acabó en desaguisado mitológico, pero el tiempo nos ha enseñado que el resultado pudo ser peor.

Por
09 de abril de 2018

Más crecidos que las ramas del fresno Yggdrasil, en Marvel Studios aprovecharon el éxito desbordante de Los Vengadores para tomar toda clase de riesgos en la Fase 2 de su universo cinematográfico, dando pie a la que quizás sea la racha más atrevida creativamente del estudio pero también una en la que los talentos individuales chocaron contra sus pretensiones cada más férreas de crear una narrativa compacta y sin puntos de fuga. Cuando ambos elementos, personalidad artística e idea de negocio, encontraron armonía las cosas salieron muy bien –Iron Man 3, Capitán América: El soldado de invierno, Guardianes de la galaxia–; cuando no, los chirridos del engranaje se hicieron notar con distintos grados de perjuicio en el resultado final –Thor: El mundo oscuro, Vengadores: La era de Ultrón, Ant-Man–. A la secuela de Thor, nuevo episodio de nuestro Repaso Marvel, le tocó el caso de mayor control de daños.

Cuando Kenneth Branagh declinó la oportunidad de hacer una continuación a su drama asgardiano, parecía que Patty Jenkins iba a ser la candidata perfecta para tomar las riendas. Sus intenciones eran bastante shakespearianas, además: una versión de Romeo y Julieta con Thor y Jane Foster enamorados pero separados en sus respectivos mundos. Sin embargo, la futura directora de Wonder Woman fue la primera de una serie de cineastas que acabarían desencantados con las injerencias ejecutivas desde los despachos de Marvel en el discurrir del universo cinematográfico; a Joss Whedon y Edgar Wright les tocaría poco después.

Así le llegó el turno a Alan Taylor, venido del terreno de las series de prestigio (Los Soprano, Mad Men, Juego de tronos) para dejarse mangonear por Kevin Feige y compañía. El resultado fue una de las películas más irregulares y desiguales de Marvel, pero más cerca de salvar los muebles que del descarrilamiento ferroviaro à la DC.

¿Cuántas películas hay aquí dentro?

Como si fueran los Nueve Reinos que se superponen en la Convergencia que relata la película, a lo largo de Thor: El mundo oscuro es posible percibir que hubo muchos libretos fusionados, parcheados y cosidos unos con otros hasta dar con el guion de rodaje… Y que ese proceso sea tan fácilmente identificable durante el discurrir del metraje final nunca es buena señal, ¿verdad, Escuadrón Suicida?

Don Payne, que firmó el guion de la primera película del dios del trueno, empezó a trabajar en el borrador de la secuela desde el estreno de la de Kenneth Branagh. Su trabajó pasó a manos de Robert Rodat (Salvar al soldado Ryan), que presumiblemente aportó más material bélico para Thor y sus compis Sif, Fandral, Volstagg y Hogun, cuya presencia acabó siendo dramáticamente reducida de la película.

Esos dos guionistas se quedaron con un parco crédito de “story”, pues el guion acabó firmado por Christopher Yost y el dúo que forman Christopher Markus y Stephen McFeely, estos últimos revelados como dos arquitectos fundamentales del MCU. Así pues, no es extraño notar esa disparidad de tonos: por un lado mucha solemnidad mitológica, luchas de espadas y amenazas cósmicas; por otro, chistes de Chris O’Dowd. Lo curioso es que, en el caso de Thor: El mundo oscuro frente a otras superproducciones con remaches de monstruo de Frankenstein, aquí es la primera hora la que acusa más altibajos. El tercio final del filme, espacio que casi siempre acaba sufriendo las mayores hecatombes, es el más cohesionado y donde mejor funcionan todos los resortes.

 

Te estoy amando lokimente

Seamos claros: la película naufraga hasta que Loki aparece en escena. El pasaje en el que Thor y él se ven obligados a formar alianza cual protagonistas de una buddy movie es el que nos hace soñar con que otra secuela de Thor podría haber sido posible. ¿Y sabes a qué le debemos eso? Exactamente a este momento que tuvo lugar en la Comic-Con de 2013:

La entrada y ovación recibida por Tom Hiddleston caracterizado como Loki hizo que Kevin Feige se diera cuenta del éxito que tenía el personaje entre el fandom. Decisión inmediata: encargar a toda prisa una tonelada de reshoots del próximo estreno de la compañía, Thor: El mundo oscuro, para expandir significativamente el papel de Loki, que hasta ese momento era puramente testimonial. Esto refuerza la idea de que el filme está hecho de retales unos cosidos a otros, pero también nos brindó algunas de las escenas más divertidas de Tom Hiddleston. De hecho, el actor británico se encargó de sugerir la mayoría de sus nuevas intervenciones.

 

Thor no tiene quien le escriba

Así llegamos a un bache crucial de las películas de Thor que, quizás, Thor: Ragnarok podría haber enmendado de forma definitiva. El dios del trueno es un personaje interesante, Chris Hemsworth se deja cada uno de los hiperdesarrollados músculos de su perfecto cuerpo en el papel, la dimensión cósmica del asunto es fascinante, pero… la fina línea entre el interés y el sopor con repuntes de ridículo en este tipo de películas depende decisivamente de lo que hagan los narradores con el material. Mucho más que en otros casos. De ahí que haya tanta diferencia entre el Thor de Whedon en las películas de los Vengadores, o el de Taika Waititi en Ragnarok ya totalmente entregado a la comedia, con el cansadamas de sus dos primeras películas en solitario.

Que en Thor: El mundo oscuro haya tantos intentos desesperados por reforzar el humor –Stellan Skarsgard más desatado que en la fiesta fin de rodaje de una de Lars von Trier, ¡Kat Dennings con su propia subtrama dispensadora de gags!– probablemente se aplicó para paliar ese efecto. Eso, y la incomodidad palpable de Natalie Portman en cada aparición de Jane Foster, seguro.

 

Villanos con tanto peso como el éter

¿Quién fue el mayor damnificado por todos esos cambios y volantazos? El villano, por supuesto, la figura que casi siempre es el eslabón más débil de las películas de Marvel Studios. En este caso, tras no poder contar con Mads Mikkelsen –la Casa de las Ideas se resarcería unos años después llamando de nuevo al danés para Doctor Strange– para interpretar al elfo oscuro Malekith el Maldito, brindaron a Christopher Eccleston la que el antiguo Doctor ha declarado que fue una de las peores experiencias profesionales de su vida. Y no tiene ningún reparo en recordarlo con imágenes mentales bien explícitas.

El caso es que en la Thor: El mundo oscuro que hemos terminado viendo queda muy poco rastro de la dedicación que Eccleston pudiera poner en su papel. Según el director Alan Taylor, las escenas de Malekith que acabaron quedándose en la sala de edición eran algunas de sus favoritas de toda la película, pero los recortes de duración fueron muy duros. No se sabe si con ese material Malekith habría acabado mejorando su bidimensionalidad, pero así acabó siendo uno de los villanos más simplones del MCU. Aunque se le da bien recibir toda clase de golpes, quemaduras y amputaciones, eso no lo vamos a negar.

 

Compartir es vivir

Por si quedaba alguna duda a lo largo del texto, Alan Taylor tampoco acabó muy contento con su experiencia dentro de Marvel Studios. Y uno de los motivos principales fue la de manos que se metieron a toquetear la que en principio iba a ser su película. Pero, como decía, la Casa de las Ideas estaba en pleno subidón de euforia y, nervios del éxito, parece que temía no mantener la racha si no reforzaba los lazos entre las distintas líneas del universo compartido. Total, que el rodaje de Thor: El mundo oscuro fue un sindiós por donde acabó pasando todo el mundo.

Que si reshoots de última hora modifican casi cada punto del arco argumental, que si un día llega Joss Whedon en avión para reescribir varias escenas, que si James Gunn se encarga por su propia cuenta de escribir y rodar una escena postcréditos con Benicio del Toro como El Coleccionista que engarza con su Guardianes de la galaxia… Si con tantos chefs en la cocina el guiso no acabó quedando aún más desbarajustado, habrá que pensar que los dioses nos sonrieron.

 

Este gag

Todo el clímax con los portales interdimensionales está bien, pero, al final, hay que ver la película entera por esto. Ni Thor: Ragnarok alcanza la eficacia de esta sencilla destilación de humor minimalista.

[Repaso Marvel] ‘Vengadores: Infinity War’ – La locura titánica que salió bien

¿Megalómana? Pues sí, pero también estupenda: recordamos cuando la Casa de las Ideas se lo jugó todo a un chasquear de dedos.

Este es el mejor orden para repasar el Universo Marvel

Un usuario de Twitter crea este diagrama para repasar cronológicamente todo lo sucedido en el MCU desde 'Capitán América: el primer vengador' a 'Vengadores: Endgame'

10th Anniversary Film Festival: así es el festival de cine con el que Marvel se autohomenajea

IMAX y Marvel celebran la década prodigiosa de la Casa de las Ideas con el 10th Anniversary Film Festival, la serie de proyecciones con las que Marvel Studios recuerda su historia

Repaso Marvel: Redescubre TODAS las películas de la Casa de las Ideas

Tanto si has visto ya 'Vengadores: Infinity War' como si estás impaciente por ir al cine, este análisis de todas las películas del estudio hasta la fecha es justo lo que necesitas.