[Repaso Marvel] ‘Thor: Ragnarok’: Aquí hemos venido a pasárnoslo bien

Por fin alguien lo entiende… Lo que importa son las risas porque el camino del héroe aburre a las ovejas. Así afronta Marvel el final de la fase 3.

Por
24 de abril de 2018

Nos encontramos en la mitad de la Fase 3. Un momento convulso en el cine superheróico en el que conviven el tono canalla de Guardianes de la Galaxia Vol. 2, la irrupción de Wonder Woman como la primera gran superheroina protagonizando una película, en este caso, de DC, y de repente el drama y el conflicto entran como un rayo en el universo Marvel a través de esa pelea entre hermanos contada con espectacular malabarirsmos en Capitán América: Civil War. A esta fiesta no estaban invitados ni Thor ni Hulk y ni falta que hacía porque ellos tenían algo muchísimo mejor que hacer que pegarse por conflictos éticos de baratillo. Ellos estaban perdidos en la galaxia haciendo sus cosas. Este nuevo episodio de nuestro Repaso Marvel existe para alabar a una de las películas más libre y feliz y sin ningún sentido de la Casa de las Ideas.

La Thor es una trilogía fascinante, del cuento shakesperiano de su primera aventura dirigida por Kenneth Branagh hasta esa película de género indefinido dirigida por muchos aunque firmada por el pobre diablo de Alan Taylor. ¿Qué harías tú si cada director incluido Joss Whedon en los Vengadores trata a tu superhéroe de forma distinta? Pues de perdidos al río. Llamemos a alguien aún más loco, aún más outsider, aún más fuera del Studio, con mirada propia y una trayectoria cuanto menos delirante… Este es Taika Waititi y es la mejor elección posible para esta y cualquier película del estudio que se hubiera propuesto.

Puede que la luz de Spiderman: Homecoming impidiera ver a muchos las virtudes de Thor: Ragnarok, pero para eso estamos nosotros. Para recordar que el Thor con parche en el ojo que gobierna en el primer plano del póster de Infinity War es la mejor versión posible del Dios del Trueno. Y estas son las razones:

¿Qué no te gusta Thor? INVÉNTATE otro

No vamos a ahondar mucho en esto porque ya lo hemos dicho en nuestro repaso a Thor y a Thor: El mundo oscuro pero alguien ahí arriba (y no nos estamos refiriendo a ningún dios nórdico) tenía pensado que este personaje fuera un tipo gris… Por mucho que Chris Hemsworth pusiera tanto empeño en cultivar sus músculos como en explotar su vis cómica.

Thor, excepto en Los Vengadores, donde a Joss Whedon le dejaron hacer todo lo que le dio la gana, es un superhéroe que se toma demasiado en serio a sí mismo. Un tío vestido como en una orgía griega con un martillo mágico y con unos cabellos de oro comportándose como alguien con un alto sentido de la responsabilidad algo torpe en su conocimiento del mundo pero tan concentrado en su hipermasculinidad que… PUAGH. ¡Mira, no se lo cree nadie! Menos mal que su contrapunto, su compañero de aventuras, su hermano Loki arregla el desajuste de tono cada vez que sale.

En cualquier caso algo había que hacer y ahí llega Waititi para desbarajustar todo.

¿No te gusta el aspecto rancio de Thor?

Pues se le rapa. Y si es Stan Lee el peluquero pues doble diversión.

¿No te gusta el martillo ese mágico súper poderoso con el que mata a todo el mundo y claro así cualquiera?

Pues se le destruye.

¿Tampoco te gusta su imagen impoluta y bella?

Pues se le arranca un ojo.

¿Y además no entiendes por qué siempre está tan serio?

Pues se le dice a los guionistas: Eric Pearson, Craig Kyle, Christopher Yost… Que a escribir chistes chorras y situaciones desternillantes porque hoy Thor quiere reírse.

 

El TRIPI de WAITITI

¿A quién se le ocurrió la bendita idea de colocar a un director peculiarísimo de origen neozelandés que acaba de medio triunfar con un falso documental sobre vampiros a dirigir la tercera parte de Thor, el Dios del Trueno de la mitología nórdica que acaba convirtiéndose en superhéroe en la tierra? Pues sea de quien sea la idea, BRAVO.

Lo que hace Waititi con esta mitología superhéroica es algo maravilloso y tan divertido que emociona.

No sabemos si es LSD o cualquier otro tipo de ácido psicotrópico pero está claro que aquí hay un potenciador de estímulos porque si no ¿de dónde ha sacado Waititi esa fantasía sci-fi que lo baña todo en el planeta Sakaar? Ese mundo dominado por chatarreros lleno de colores, de neones, de vestuario color pastel y maquillaje tribal está directamente sacado de los recuerdos soñados que habitan en los 70’ y 80’. Y es un flipe, las cosas como son.

 

¿Capitán América Vs. Iron Man? ¡THOR VS HULK!

A lo largo de las 18 películas de Marvel ha habido peleas multitudinarias e íntimas, entre antagonistas y amigos, peleas espectaculares y sucias, en el aire, en la tierra, en el salón de una casa, en ciudades… Y de entre todas ellas en Thor: Ragnarok está la mejor.

Es en la simulación techno de un circo romano, con fuegos artificiales, hologramas, colores fluorescentes y muchísimo neon. En este campo de batalla singular se enfrenta Thor al mejor gladiador de todos los tiempos, Hulk. La paliza está servida claro pero Thor que es cabezota no se rinde a pesar de los golpes que encaja y sorprende al Vengador más fuerte en varias ocasiones dejándole en ridículo. Pero esto, claro es imposible.

El equilibrio entre comedia, acción e inteligentes líneas de diálogo es tan perfecto que uno podría estudiar la esencia del universo Marvel en esta escena.

Y esa música… que por cierto se merece un epígrafe aparte.

 

Quién quiere luchar cuando puede BAILAR

El duelo entre los dos Vengadores más fuertes es un escenón gracias, también, a la canción que lo acompaña: Arena Fight es una canción que mezcla coros épicos con cuerdas endiabladas y sonidos metálicos de un futuro distópico donde el pan y circo lo protagonizan superhéroes.

Y este es solo uno de los grandes temas musicales que hay en Thor: RagnarokNo One Scapes es una pista techno abrumadora que lo envuelve todo y que le ponen a uno los pelos de punta. En general todas las canciones relacionadas con Sakaar son algo completamente nuevo dentro Marvel Studios.

Las influencias de Mark Mothersbaugh están entre Vangelis, Jean-Michel Jarre, Daft Punk y John Williams. El resultado es lo más estimulante que hemos podido oír en una aventura superheróica y si además tenemos Immigrant Song de Led Zeppelin como banda sonora para las espectaculares batallas pues es que a uno se le acelera el corazón… Y no hace falta verter ni una gota de sangre. Unos rifs y unos coros desquiciados son suficientes.

 

Una MÁQUINA EXPENDEDORA de GAGS

La historia de Thor: Ragnarok es un poco lo mismo de siempre. El Dios del Trueno tiene que enfrentarse a su hermana Hela, Diosa de la muerte desterrada por Odin, para impedir el fin del mundo. El fin del mundo… Un concepto que Marvel ha convertido en auténtica pereza. Waititi, que es inteligentísimo, sabe que a los espectadores les importa bien poco, y se creen bien poco, todo el rollo este del fin del mundo así que le da más importancia al nuevo corte de pelo de Thor que a su relación con la villana, magníficamente interpretada por Cate Blanchett.

La película es un delirio constante repleto de gags que de todo tipo, diálogos repletos de ironía, nueva faceta de Hulk, caídas estrepitosas y divertidísimas como el momento en el que Mark Ruffalo se lanza desde la nave para transformarse ¿en el aire? y acaba dándose un ridículo porrazo contra el puente-arcoiris de Asgard. Y como esta mil, la valkiria interpretada por Tessa Thompson totalmente borracha cayéndose entre la basura, Thor golpeándose con el rebote de una pelota (más clown imposible), el momento humillante de Loki y por supuesto la escena que comparten Dr. Strange con Thor donde el primero vacila sin medida al segundo que por muy dios que sea, el humor inglés es el humor inglés.

Y así llegamos hasta el personaje de Jeff Goldblum…

 

Jeff Goldblum agrandando la leyenda de su PROPIO MEME

Absolutamente todas las escenas en las que aparece Jeff Goldblum son maravillosas. El actor hace de sí mismo un poco más maquillado de lo normal y agranda su propio MEME.

Interpreta al Grandmaster, el encargado de supervisar las peleas de Sakaar y entre gestos amanerados, diálogos crueles y desternillantes y sonrisas delirantes deja claro que está en estado de gracia.

Si se lo curra, Goldblum puede ser un MEME mejor que Keanu Reeves y una leyenda tan grande como Bill Murray. Y su papel en Thor: Ragnarok le da créditos para tal hazaña.

Elecciones generales 28-A: ¿quién votó por los Vengadores en Madrid?

Un votante de la capital depositó su confianza en los héroes más poderosos de la Tierra, con Steve Rogers como cabeza de lista.

Espectadores linchan a un hombre en Hong Kong por soltar spoilers de ‘Vengadores: Endgame’

Varios medios asiáticos recogen una paliza que habría recibido un espectador de Hong Kong que habría entrado en un cine contando spoilers de 'Vengadores: Endgame'

Disney y Pixar en 2019: ‘Aladdin’, ‘Toy Story 4’ y otros estrenos que aún están por llegar

Tras la gran apuesta de Endgame, estas factorías todavía tienen mucho que ofrecer en la cartelera, con nuevos remakes y las secuelas de exitosas sagas.

Iron Man, Capitán América y Thor, entre los personajes protagonistas de ‘Avengers: Endgame’

El último título de la saga reúne a héroes desaparecidos y a aquellos que se libraron de Thanos.