¿Quiénes son los maestros del terror moderno?

Diez directores actuales que están aportando frescura, pericia, autoconsciencia y diversión al terror y merecen ser conocidos más allá del nicho del género.

Por
25 de abril de 2014

Hoy llegan dos películas de terror: Los huéspedes (Ti West, 2011), el quinto largometraje de un director ya venerado por fans acérrimos del género, y El heredero del diablo (Radio Silence, 2014), debut en el largo de un colectivo de cineastas incubados en el mundo de los vídeos de internet. Tanto el estreno tardío como el que llega en su año de producción reflejan el aperturismo y capacidad de renovación del género de terror en el cine de EE UU, hogar natural de autores con visión personal consagrada y escaparate de nuevas promesas. A continuación señalamos algunas de las apariciones más interesantes de los últimos años dentro de la industria del terror; quién sabe si alguno de estos nombres terminará convirtiéndose en el nuevo James Wan, ejemplo reciente de cineasta de género que pasa a dirigir un blockbuster con presupuesto multimillonario como Fast & Furious 7.

Ti West

Película emblemática: La casa del diablo (2009).

La incorporación al canon terrorífico más autoconsciente y respetada de los últimos años empezó a llamar la atención con la sequedad de The Roost (2005) y Trigger Man (2007), pero alcanzó la consagración absoluta con La casa del diablo (2009). En ella se trata con máxima pureza su propósito de deconstrucción de los resortes y clichés del género de terror alargando el suspense y generando tensión sólo con un manejo casi médico de los engranajes. El viaje conceptual nunca está exento de gratificaciones puntuales, como el clímax de ese título o los toques de humor de Los huéspedes. Después de que su intento de hacer algo más comercial en Cabin Fever 2 (2009) no quedara muy lucido por problemas durante la producción, West parece haber asumido su condición de voz independiente y en The Sacrament intenta abrirse a nuevos caminos formales, aunque una vez vista algunos pensamos que es mejor que siga buscando.

 

Adam Wingard

Película emblemática: A Horrible Way to Die (2010).

Responsable de que haya gente empeñada en utilizar la etiqueta mumblegore para designar a algunos de los miembros de esta recopilación. Wingard efectivamente puede recordar al estilo de sus homólogos del cine de bajo presupuesto —como su amigo Joe Swanberg, con quien suele contar como actor— en su película revelación A Horrible Way to Die (2010), aunque tanto antes como después ha demostrado que sólo es una particularidad secundaria de su cine. Con Simon Barrett como indispensable pareja artística al guión, el dúo demostró talento para dar una ligera vuelta de tuerca sin renunciar a las esencias a un subgénero como la home invasion en Tú eres el siguiente (2011). Su último trabajo tras las incursiones en las sagas colectivas V/H/S y The ABCs of Death se titula The Guest (2014), gira hacia el thriller violento y fue presentado en Sundance.

 

David Bruckner

Película emblemática: Amateur Night (V/H/S, 2012).

Esta semidesconocida promesa debutó en el largometraje colectivo The Signal (2007) y después aporto la mejor pieza de otro filme colectivo más visto, el primer V/H/S (2012). Su segmento, titulado Amateur Night, destacó por el uso que hacía de la cámara subjetiva y el partido que aún lograba sacar al sobado dispostivo del found footage. Los detalles realistas de su historia conseguían poner los pelos de punta. En Platinum Dunes tomaron buena nota de su destreza y ya piensan en él como director del nuevo reboot de Viernes 13.

 

Scott Derrickson

Película emblemática: Sinister (2012).

El director de El exorcismo de Emily Rose (2006), interesante híbrido entre drama judicial y película de exorcismos, salió escaldado de una incursión en la liga de mayores presupuestos con el olvidado remake de Ultimátum a la Tierra (2008), pero recuperó el ímpeto gracias a la feliz alianza con Blumhouse Productions en Sinister (2012). El éxito que consiguió dar pánico a Ethan Hawke con unas cintas caseras de Super 8 ya tiene la producción de una secuela en marcha, que será dirigida por…

 

Ciaran Foy

Película emblemática: Citadel (2012).

Sinister 2 será el segundo largometraje de este irándés, que después de firmar unos cuantos cortometrajes debutó en el largo con Citadel (2012). Filmada en una periferia pesadillesca de Glasgow donde las bandas de chavales y jóvenes delincuentes imponen su ley, Citadel es una aventura de supervivencia modélica y dotada de un enorme brío.

 

Adam Green

Película emblemática: Hatchet (2006).

Pasamos a una vertiente más festiva y desinhibida del género, donde Adam Green tiene el privilegio de ser responsable de uno de los escasos iconos de terror de reciente creación con vistas a aumentar la alegre familia de los Michael Myers, Jason Voorhees, Freddy Krueger y compañía. Se trata del deforme Victor Crowley, un rabioso asesino con hacha que desde su presentación en la multirreferencial Hatchet (2006) ha dado pie a dos secuelas (2010, 2013), cada una más bruta que la anterior.

 

Marcus Dunstan

Película emblemática: The Collector (2009).

De gamberradas hemoglobínicas y sano cachondeo con los límites del dolor humano también sabe un rato Marcus Dunstan, que junto a su compinche Patrick Melton se han encargado de escribir las últimas cuatro entregas de Saw (de la cuarta a la séptima, 2007-2010), parir la saga Feast (2005-2009) y dar a luz al discutible Coleccinista. Otro hombre del saco con ambiciones de inmortalidad —nació en The Collector (2009) y en pocos años ya tenía la secuela The Collection (2012), bastante más floja— que, aunque tenga un modus operandi difícil de racionalizar, puede dar pie a momentos memorables de slapstick gore.

 

John Gulager

Película emblemática: Feast (2005).

Director de las tres entregas de la muy festiva saga Feast, Gulager prolongó su alianza con la dupla Dunstan/Melton en Piraña 3DD, la secuela neumáticamente cachonda del remake ya pasado de vueltas de Alexandre Aja.

 

Franck Khalfoun

Película emblemática: Maniac (2012).

Precisamente Khalfoun debutó con un guión que venía firmado por el francés —que le dirigió en Alta tensión (2003) como actor— y su colaborador habitual Grégory Levasseur, la navideña Parking 2 (2007). En ella Rachel Nichols demostró una gran fuerza como scream queen de armas tomar y el director la cantidad de partido que era capaz de sacar a un escenario tan limitado como el aparcamiento de un edificio de oficinas. Ahora se está encargando de la tercera versión de Amytville —qué se le va a hacer— para Blumhouse, pero viene de marcarse un remake de calidad y firma personal con Maniac (2012), la variación con cámara subjetiva y Elijah Wood del clásico brutal de William Lustig.

 

Mike Flanagan

Película emblemática: Oculus (2013).

Todavía no hemos visto Oculus (2013), pero si hacemos caso a las reacciones entusiastas y aterradas que ha despertado entre crítica y público tras su paso por las últimas ediciones de los festivales de Toronto y SXSW estamos ante un nuevo nombre a seguir dentro del género —y no porque sus anteriores largometrajes no hayan cosechado premios en festivales especializados—. La inquietud que, según dicen, logra con la ayuda de un espejo en Oculus hace que sea uno de los estrenos de terror más esperados del año.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.