Queja del día: demasiados estrenos para muy poco público

Con 11 películas nuevas, este puente registra la mayor cantidad de lanzamientos de 2013 pese a la crisis, augurando un panorama de lo más competitivo en la cartelera. ¿No podría la industria dosificar mejor su oferta? Por YAGO GARCÍA

01 de noviembre de 2013

Lector, ¿celebraste Halloween anoche? ¿Saliste disfrazado a la calle, o te pusiste una máscara al llegar a una fiesta? Puede que sí lo hicieras, o puede que no, pero te convendría saber que el jueves 31 de octubre fue escenario de un prodigio sin nada que ver con la sobreabundancia de fantasmas, y sí con la de películas en cartelera: ayer llegaron a los cines españoles la friolera de 11 títulos nuevos. Lo cual convierte a este ‘puente’ de Todos los Santos en el fin de semana con más estrenos de cine en lo que llevamos de 2013. Eso a pesar de la crisis, de las menguadas cifras de asistencia a salas y de una rentabilidad para los lanzamientos de películas que (según la industria) es cada vez menor por culpa de las descargas en internet.

Para hacernos una idea de lo excepcional que resultan esos 11 estrenos, hay que recurrir a las matemáticas: durante los primeros 41 fines de semana de este año, se han estrenado 291 películas, lo que nos da una media de 6,9 estrenos por fin de semana. De hecho, sólo tres viernes hasta ahora (el 25 de enero, el 14 de junio y el 11 de octubre) habían visto llegar a los cines a 10 películas de una vez vez. Además de batir el récord actual, este puente también presenta otra circunstancia: en lugar de ofrecernos uno o dos estrenos de relumbrón en compañía de una pléyade de títulos muy menores (y, por tanto, con muy pocas copias distribuidas), ayer fueron lanzados un blockbuster en potencia con el sello Marvel (Thor: El mundo oscuro), sendos trabajos indie con firmas prestigiosas (Don Jon, de Joseph Gordon-Levitt, y Pacto de silencio del incombustible Robert Redford) y otros títulos (El viaje de Bettie, Sólo Dios perdona, Hojas de hierba) en cuyos repartos figuran Catherine Deneuve, Ryan Gosling y Edward Norton, entre otras estrellas.

Además, tenemos que sumar un estreno español con buenas críticas y respaldo de una distribuidora potente (Vivir es fácil con los ojos cerrados), un documental muy interesante (Blackfish) y El postre de la alegría, el enésimo trabajo francés de Carmen Maura. Aun sin enumerar todas las novedades, estamos ante un conjunto de estrenos que apela a muchos grupos de espectadores potenciales, y ante el cual más de un cinéfilo sentirá pena por no poder desdoblarse. O por no poder doblar sus ingresos para costearse todas las entradas, lo que viene a ser casi lo mismo. ¿Qué nos ha llevado a esta situación? ¿Contaban las distribuidoras con semejante escenario a la hora de decidir sus fechas? ¿Será el público capaz de asumir este súbito aumento en la oferta? CINEMANÍA aspira a responder a esas preguntas, y a otras más, a continuación.

Recortando las partes del pastel

“Tenemos filmes que van a ser un éxito seguro, como Thor. Luego otros, como Pacto de silencio, que se hallan en situación complicada, porque no apuntan a un espectador concreto. Y, finalmente, otros (los menos) cuya exhibición en pantalla grande es un aperitivo antes de que salgan para el mercado doméstico y la televisión”. Son palabras de Pedro Vallín, periodista del diario La Vanguardia. Nuestro primer experto consultado hace hincapié en que el 25 de octubre vio la aparición de películas con tirón, bien respaldadas por el prestigio crítico (La vida de Adéle) o por la buena promoción y el star power (Grand Piano), pero también se muestra sorprendido por estos 11 estrenos simultáneos. “El otoño es una temporada en la que las distribuidoras sacan mucho material”, nos dice, “pero no sé si sale a cuenta, recordando que esta primavera la recaudación en España fue más baja que nunca en mucho tiempo”. Sobre si el público se verá capaz de responder, Vallín tiene su propia teoría: “No tengo claro si el público mayor de 18 años está tan segmentado como dicen: a lo mejor, el espectador potencial de Grand Piano y el de Thor son la misma persona”.

A mayor cantidad de opciones, sentencia Vallín, más se fragmentará de la masa de público. Y, por tanto, menor será la parte del pastel que toca a cada película, algo muy importante si contamos que los beneficios obtenidos por cada filme llevarán a los cines a decidir cuánto tiempo permanece este en su programación. “El parque de pantallas en España es muy amplio”, dice el periodista. “Y, según a quién preguntes, te dirán que es mayor de lo que necesita el público, pero eso no explica que haya películas de estreno que aguanten tan poco en cartelera”. En su opinión, parte de culpa la tiene “el cambio de modelo de negocio en los 90, cuando los grandes cines en centros comerciales reemplazaron a los locales de minisalas en centros urbanos: en proporción, una sala de 90 butacas con 30 entradas vendidas arroja un saldo mejor que una sala con capacidad para 500 que sólo vende 100″.

Ahora bien, ¿qué opinan de esto los exhibidores? Según Borja de Benito, portavoz de la patronal FECE (Federación de Exhibidores de Cine de España), la situación tampoco es idílica para ellos: “Un panorama como el de este fin de semana obliga al jefe de un cine a elegir entre un menú de 11 estrenos, de los que (tal y como está el mercado) funcionarán dos”. En estas circunstancias, apunta De Benito, el dato crucial sería saber “cuántos de estos estrenos van a llegar a un número ‘interesante’ de copias, pongamos que alrededor de 150, que les permita dar grandes beneficios”. Por otra parte, y refiriéndose a las distribuidoras, el portavoz de FECE hace hincapié en una necesidad de “racionalizar” los calendarios de estrenos. “¿Cuántas de estas películas entran en el mercado con fuerza, y cuántas por, digamos, la puerta de atrás?”, se pregunta.

Pez pequeño (o mediano) en un mar grande

Desde el sector de la distribución, Miguel Morales también tiene algo que decir: él es uno de los directivos de Wanda Films, la empresa que ha traído Don Jon a nuestras pantallas. Pese a que nadie discute que el debut como ‘autor total’ de Joseph Gordon-Levitt (y con Scarlett Johansson, lo cual siempre ayuda) tiene buenas posibilidades comerciales, Morales confiesa que en su compañía se vieron “un poco preocupados” al encontrarse con este panorama. “Nuestra primera idea fue estrenar Don Jon el 25 de octubre, pero cambiamos de fecha para no coincidir con el fútbol y con otras películas con un atractivo similar”.

En todo caso, Morales se muestra confiado hacia el potencial de Don Jon y sus 160 copias distribuidas frente a las otras películas de estreno (“No intentamos competir por el mismo público”, apunta) y también por la rentabilidad de este puente, pese a la gran cantidad de estrenos: “Son tres días, y aunque mucha gente se vaya fuera de las grandes ciudades también hay mucha que se queda”. Pero a continuación reconoce que “no va a haber mercado para todos”, máxime contando con que se avecina una época (“de aquí a enero de 2014”) que presentará “mucha saturación, con una oferta muy amplia de muchos géneros”. “Espero que, por lo menos, los cines españoles lleguen a los 9 millones de euros de recaudación total durante esta temporada”, sentencia.

Las estadísticas de taquilla emitirán su veredicto la semana que viene, eso está claro. Pero nosotros nos preguntamos si las distribuidoras no se plantean adoptar otras medidas para esquivar un calendario de estrenos muy saturado. Sin ir más lejos, ¿tendría futuro aquí la práctica estadounidense de los estrenos limitados? Hablamos de esa modalidad, que tan buenos resultados da a Woody Allen y a otros, según la cual un filme llega primero a muy pocas pantallas de ciudades grandes, para después ir incrementando su presencia según va despertando expectativas entre el gran público. Para Miguel Morales, “esa práctica se ha dado aquí: lo hacíamos en los 80, antes de copiar el modelo americano de los estrenos multitudinarios”.

¿Y por qué no internet?

Para el director de distribución de Wanda Films, “las distribuidoras independientes vamos de la mano de los cines, y no tenemos la fuerza negociadora de una major: hay exhibidores muy contentos con la idea de proyectar Thor, que además saldrá con muchísimas copias, pero que no se las ven tan felices con Don Jon”. El periodista Pedro Vallín apunta, socarronamente, que “teniendo en cuenta el número de copias, un estreno limitado en EE UU puede ser lo mismo que un estreno mediano aquí”. Vallín también explica que una situación como la actual, condicionando la permanencia de una película a su primer fin de semana, es poco compasiva con “esas películas pequeñas que no generan millonadas durante su estreno, pero que van incrementándose poco a poco”.

Por la parte que le toca, la de los empresarios de la exhibición, Borja de Benito tampoco parece muy entusiasmado con la idea de estrenar con pocas copias: “No creo que funcionasen, sobre todo por el pie que darían a la piratería: las descargas son responsables de que, entre el primer fin de semana y el segundo, la demanda del público por ver una película baje un montón”. Entonces, ¿por qué no apostar por los estrenos simultáneos en cine e internet, o incluso por lanzamientos directos en video on demand para algunas películas? Miguel Morales nos recuerda que Wanda Films fue pionera en esa fórmula con Tiro en la cabeza (2008), pero vuelve a sacar el monotema de las descargas: “El problema aquí es que no hay una fórmula que garantice el buen resultado, y para tener éxito primero habría que combatir la piratería”. En todo caso, nos dice, “cada estreno debe ser tratado de una forma distinta”.

El portavoz de los exhibidores, Borja de Benito, tampoco se muestra optimista a este respecto. “Los estrenos simultáneos son para películas pequeñas”, sentencia, “y FECE siempre defiende la política de ventanas de exhibición [la que estipula un calendario para el paso de una película a distintos formatos], entendiendo que siempre hay casos particulares”. Teniendo en cuenta, por ejemplo, que Sólo Dios perdona se estrenó internacionalmente entre mayo y junio de este año, cabe preguntarse si cierto público ha encontrado ya su propia ventana a través del streaming pirata y las descargas P2P.

Además, a nosotros nos parece que, bajo este asunto, late otro del que raras veces se habla abiertamente: el descenso en el poder adquisitivo del espectador, propiciado por la crisis y que ha vuelto mucho más competitivo el mercado del cine, convirtiendo una cartelera abundante en un escenario de crisis. “Le disguste a quien le disguste, el cine no es una cuestión de clases pudientes, sino que vive de las clases medias y bajas”, afirma Pedro Vallín. El periodista prosigue: “¿Ves cómo la industria de la música se queja cada vez menos de esa presunta debacle por culpa de internet? Es porque en su mundillo ha habido una reconversión brutal. El cine también se está transformando, pero aquí estamos ante un panorama con mucho despiste y mucha improvisación, sospecho”. Otro de nuestros expertos aporta un dato que, si bien conciso, da mucho que pensar: “Esté como esté la cartelera, si no partes con una buena campaña de publicidad, te comes los mocos”.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA.

Las 7 mejores últimas películas de actores y actrices míticos

Robert Redford protagoniza ‘The Old Man and the Gun’, ¿su película de despedida Aprovechamos para hacer un ranking con los mejores cierres de carreras míticas.

[Toronto 2018] El gran adiós de Robert Redford

Si el actor se despide con 'The Old Man & The Gun', será la mejor despedida posible. Aplausos y risas con su película en el Festival.

Pesadillas marinas: Las películas más agobiantes (bajo el agua)

Megalodón nos ha abierto el apetito y hemos decidido repasar unos cuantos títulos sobre la lucha (desequilibrada) entre los seres humanos y los peces más chungos del mar