Prohibido fumar en el cine: así limita Hollywood el tabaco en las películas

Netflix solo es la última gran productora en sumarse a la guerra antitabaco en pantalla: los seis grandes estudios llevan años aplicando estas políticas, cada uno a su modo.

Por
11 de julio de 2019

ETIQUETAS:

  • Netflix ha tomado la decisión de prohibir el tabaco en sus películas y series coincidiendo con el estreno de la nueva temporada de Stranger Things. En la serie de fantasía juvenil, ostensiblemente ambientada en los años 80, el humo de cigarrillo no es difícil de ver, lo que llamó la atención de la asociación Truth Initiative, que denunció que la representación del tabaco se había triplicado durante el último año en las producciones de la plataforma. Como respuesta, Netflix tomó medidas.

    “A partir de ahora, todos nuestros nuevos proyectos con calificación apta para menores de 14 años o por debajo estarán libres de tabaco y cigarrillos electrónicos; excepto por motivos de exactitud histórica o factual”, comunicó Netflix. Una decisión muy en línea con las que han tomado los grandes estudios de Hollywood desde que en 2007 la Motion Picture Association of America incluyó el consumo de tabaco en pantalla como uno de los elementos clave, junto al sexo, la violencia o los tacos, al calificar por edades las películas estrenadas comercialmente en EE UU.

    A pesar de todo, en IndieWire se hacen eco de un estudio del Centro de Control, Educación e Investigación del Tabaquismo de la Universidad de California (San Francisco) publicado en 2013 donde se afirmaba que “aunque los estudios han tomado medidas, el tabaco sigue presente en cantidades peligrosas dentro de películas orientadas al público joven”.

    El mismo medio publica una recopilación de las distintas políticas internas que cada uno de los seis grandes estudios de Hollywood (hoy, cinco) mantiene, actualmente en cuanto a la representación del consumo de cigarrillos en sus producciones. Cada uno con sus propias particularidades, se parecen mucho a la medida recién implementada por Netflix.

    Disney es la que tiene una política antitabaco más detallada (que ahora también se aplicará a Fox). En ella prohíbe la representación de tabaco y su consumo en cualquier película producida o distribuida bajo los sellos de Disney Animation, Pixar, Marvel Lucasfilm que tengan calificación apta para menores de 13 años. “Excepto aquellas que retraten a una figura histórica que pueda haber fumado en su época, o representen el consumo de tabaco de manera desfavorable o enfatizando las consecuencias negativas de fumar”.

    Paramount “desanima la representación de tabaco o el acto de fumar en películas para público juvenil. El estudio comunicará esta directriz a los directores, pero también tomará en consideración la visión creativa de los autores, reconociendo que puede haber situaciones en las que un director crea que la representación de tabaco o el acto de fumar es importante para la película”.

    Sony “está comprometida con la reducción de la representación del consumo de tabaco en las películas que produce la compañía o cualquiera de sus estudios, de tal modo que identificará y, donde sea apropiado y viable, eliminará dichas representaciones. Por norma general, los películas para público juvenil producidas y distribuidas en EE UU no contendrán representaciones de consumo de tabaco a no ser que exista una convincente justificación creativa que podría incluir, aunque no solamente, factores como exactitud histórica o una importante conexión con el contexto creativo o el proyecto y visión del director”.

    Universal “asume que no debe aparecer consumo de tabaco en ninguna película para público juvenil producida por Universal Pictures. (…) Esta presunción puede ser refutada en lo referente a un acto de fumar concreto basado en la importancia que el acto pueda tener para la película, desde un punto de vista creativo o factual, y/o en la dificultad que suponga eliminarlo de la película. Solo en esas situaciones serán permitidos actos de fumar en las películas para público juvenil”.

    Warner Bros. fue el primer gran estudio en adoptar una medida antitabaco, ya en 2005. También es el único estudio que hace mención explícita a las películas calificadas para adultos, es decir, la famosa R. “Se reducirá o eliminará la representación de tabaco y su consumo en cualquier película con calificación por debajo de R salvo en casos donde el personaje que fuma sea un figura histórica o literaria conocida por con su consumo de tabaco, la representación esté justificada por motivos de credibilidad literaria o exactitud histórica, o la representación forme parte de una elaborada referencia antitabaco. En el caso de las películas con calificación R, el objetivo es reducir o eliminar la representación de tabaco y su consumo, a no ser que existan convincentes razones creativas para tal representación”.

    ¿Está prohibido fumar en el cine español?

    El debate sobre la presencia del tabaco en las producciones audiovisuales está de actualidad tras la última iniciativa de Netflix.