¿Por qué Rambo no ha triunfado en los videojuegos?

Tras sus comienzos ochenteros, el personaje de Stallone acabó protagonizando uno de los mayores truños pixelados de la historia en 2014.

Por
27 de septiembre de 2019

Al trabajador de la desarrolladora de videojuegos Platinum Productions que se le ocurrió crear un título basado en la película Rambo (1985) sus jefes posiblemente le invitaron a champán. Ahora, cuando Rambo: Last Blood está recién llegada a los cines (con los moratones de una paliza crítica todavía frescos), lo mismo el aura testosterónica del personaje no nos llama tanto la atención. Pero en los 80, recién llegada a los cines su segunda aventura, el personaje resultaba ideal para protagonizar un juego de peleas y tiros.

Por entonces, la gente se distraía en las recreativas de los bares y jugaba en sus casas con ordenadores de 8 bits como el ZX Spectrum, Amstrad CPC y el Commodore 64, máquinas que mostraban imágenes con píxles inmensos y que solo ofrecían una única cosas: largas horas de entretenimiento. En parte por eso, y en parte por el estatus mítico que ya había alcanzado Sylvester Stallone, Rambo (distribuido por Ocean Software, la compañía británica más importante del ramo en aquel entonces) gustó tanto. Unos años más tarde, aparecieron un par de versiones mejoradas para Nintendo Entertainment System y Sega Master System.

Unos años más tarde, Rambo III (1988, desarrollado por Taito, Sega y, de nuevo, Ocean) facilitó a los usuarios la posibilidad de ayudar a los talibanes en Afganistán. En esta ocasión, el cachas llegó también a los ordenadores de 16 bits (Commodore Amiga, Atari ST) y a la Sega Megadrive. 

Puede que las exigencias de los jugadores en aquellos tiempos no fueran muy altas, porque, cuando en 2014 Rambo: The Video Game llegó a PS3 y Xbox 360, los usuarios quedaron asqueados y horrorizados ante un título que debería haber sido un éxito. ¿Cómo es posible que un shooter con peleas a puñetazo limpio y misiones de sigilo no triunfase?

Rambo: The Video Game, para empezar, estaba desarrollado por un estudio polaco llamado Teyon, prueba de cómo las películas calaron en prácticamente todo el mundo. Posiblemente, un estudio más grande y más cercano a la producción de las películas,habría tenido más éxito.

El juego se basa en las de películas y pone al jugador en la piel de John Rambo, que viaja a través de diferentes escenas de cada una de las tres películas, Acorralado (1982), Rambo (1985) y Rambo III (1988). De esta forma, los usuarios se convierten en el rudo héroe de cine.

Quizás la ausencia de una línea argumental (el título se limita a repetir los momentos más épicos de las cintas) sean un punto en contra del juego. Pero lo que más destaca (porque se ve a simple vista) es el aspecto del personaje: Rambo parece más una estrella de rock de los 80 e incluso algunos dirían que se asemeja más a Al Pacino que a Stallone.

En agosto de 2011, las tres películas de Rambo habían recaudado más de 600 millones de dólares, por lo que, cuando Teyon decidió hacerse con los derechos de desarrollo y publicación de videojuegos, esperaba ganar esa misma cantidad o más. Sin embargo, las críticas en la prensa especializada dejaron al título por los suelos.

Gráficos anticuados, mala jugabilidad de tirador, diálogos sacados de las películas de baja calidad, puntería inexacta y la corta duración (unas tres horas y media), fueron algunos de los aspectos con los que se cebaron los medios. Tal fue así que Giant Bomb, una de las webs más conocidas sobre videojuegos, nominó el título como Peor juego del año 2014.

El perro Rambo que ha enamorado a Sylvester Stallone

Olvidaos de 'Rambo: Last Blood'. Este es el veterano de Vietnam a cuatro patas que os habría gustado ver (a vosotros y a Stallone) en pantalla grande.

‘Downton Abbey’ supera a ‘Ad Astra’ y ‘Rambo: Last Blood’ en la taquilla estadounidense

Brad Pitt y Sylvester Stallone no pueden con la elegancia de la clase alta británica.

‘Rambo: Last Blood’: Stallone publica un anuncio riéndose de los críticos

Tras la paliza de los expertos al regreso de su personaje, 'Sly' reacciona con mucho humor en este vídeo de Instagram.

El creador de Rambo se avergüenza de ‘Last Blood’

David Morrell escribió el libro en la que se basó 'Acorralado', y coincide con las críticas a la última entrega protagonizada por Sylvester Stallone.