Por qué Lake Bell es mucho más que la voz de una generación

Te damos motivos por los que no debes pasar por alto a la talentosa autora de una de las comedias más divertidas del año pasado. Se estrena en dvd el 26 de marzo. Por DANIEL DE PARTEARROYO

14 de marzo de 2014

El próximo 26 de marzo sale a la venta el dvd español de La voz de una generación, que es el título que llevará aquí In a World…, la primera película escrita, dirigida y protagonizada por Lake Bell. ¿Y quién es Lake Bell? Una actriz y escritora neoyorquina, nacida en 1979, a la que deberías empezar a prestar más atención desde ya. No sólo porque La voz de una generación fuera una de las comedias más divertidas y originales de 2013 (se desarrolla en el inexplorado mundo de las locuciones audiovisuales; los encargados de interpretar voces en off en pelis, series y anuncios, vamos), sino también por todas estas otras razones.

Es una guionista de primera

La voz de una generación ganó el premio de Mejor guión en el Festival de Sundance de 2013 por, en palabras del Jurado, “sus descacharrantes momentos cómicos, sus personajes memorablemente dibujados y su inteligente comentario social”. Como ópera prima, la película es una jugada maestra. Retrata un sector profesional prácticamente inédito en la ficción para contar la historia de Carol Solomon (ella misma), la hija de una leyenda en la locución de tráilers que recibe la primera oportunidad de su vida para convertirse en una estrella de la profesión, tradicionalmente dominada por voces masculinas. Bell mima con detalle la construcción de cada personaje de la historia, rodeando a Carol de un grupo de secundarios bien definidos (e interpretados por gente estupenda: Fred Melamed, Ken Marino, Michaela Watkins, Nick Offerman, Stephanie Allynne…) a los que es imposible no coger cariño pese a todas sus miserias.

 

Le va el humor inteligente

Bell decidió hacer La voz de una generación con la estructura narrativa y composición de planos propias de los dramas de superación que tanto gustan en Sundance. Sin embargo, tenía muy claro desde el principio que lo que buscaba era una comedia pura y dura. Objetivo cumplido: el filme alterna con naturalidad momentos desternillantes fruto de la improvisación (¡ese beso de nariz que se le ocurrió a Ken Marino durante el rodaje!) con secuencias de drama sentimental inesperadamente duras (la relación de Michaela Watkins y Rob Corddry). Sin olvidar un indudable mensaje feminista que denuncia la homogenización masculina de las voces en off en Hollywood al mismo tiempo que mediante la desopilante The Amazon Games (parodia de Los juegos del hambre protagonizada por Cameron Diaz) se ríe de esos blockbusters juveniles con supuesto mensaje subversivo que en realidad sólo buscan amasar cuanto más dinero mejor.

 

Y, sobre todo, el absurdo

La imprescindible Childrens Hospital ha sido el gran escaparate del talento cómico de la actriz, que ya se había convertido en una presencia recurrente de la pequeña pantalla gracias a Boston Legal (después pasaría a protagonizar la comedia de HBO Buscarse la vida en América). Durante cinco años ha protagonizado y también dirigido algunos episodios de esta serie paródica emitida por Adult Swim que se chotea activamente de todos los clichés de los dramas médicos culebroneros y de prácticamente cada lugar común de la ficción televisiva actual. Con una afición por el ametrallado de gags, disparates visuales en segundo plano y tramas descabelladas en la estela de las películas de Zucker-Abrahams-Zucker, el show ha aportado varios de los secundarios de La voz de una generación.

 

Habla de lo que sabe

¿A qué viene ese interés por un mundillo tan concreto como el de los locutores audiovisuales? Resulta que Bell es una fanática de los acentos y, de hecho, cuando llegó desde Nueva York a Los Ángeles para abrirse camino en el show business, su intención era dedicarse a la locución y doblaje. El sector tan cerrado (y, ehem, machista) que se encontró la llevó a reconsiderar su carrera, pero eso no ha impedido que haya hecho varios pinitos vocales, como en el videojuego Prototype o poniendo voz a personajes de Shrek, felices para siempre, Las aventuras de Peabody y Sherman o siendo la Viuda Negra en este sketch de Robot Chicken.


Es una robaescenas

¿Te acuerdas de Algo pasa en Las Vegas, la comedia de Ashton Kucher y Cameron Diaz? Probablemente no, pero la violenta obsesión de la amiga de Diaz con los puñetazos genitales no se olvida tan fácilmente… Lo mismo sucede con otra comedia de Kutcher, esta vez Sin compromiso, donde Bell interpretaba a la torpemente hiperconsciente jefa con la que se enrollaba el protagonista. Son varias las películas inanes en las que ella es lo único memorable de la función.

Lo decimos nosotros, claro, pero también revistas como Maxim, GQ o Esquire, en cuyos tops suele aparecer. Su sesión de portada para la revista New York con motivo de la New York Fashion Week de 2013 nos sigue pareciendo un hito en el estratégico arte del body painting.

Lake Bell

 

Le gustan los tatuajes

Lake Bell

O, al menos, los que hace su marido Scott Campbell, tatuador profesional y autor de la rosa gris que te habría gustado pintar en la foto de más arriba.

 

Le gustan los coches

Lake Bell

Resulta que el automovilismo es una de las pasiones secretas de Bell, a la que da rienda suelta gracias a una columna para The Hollywood Reporter donde escribe todo lo que sabe sobre esas máquinas con motor y cuatro ruedas que la gente usa para desplazarse donde no hay metro. Realiza reviews de cochazos que prueba ella personalmente, a la espera de que los responsables de la saga Fast & Furious le hagan una maldita propuesta de una vez.

 

Es una gran compañera de trabajo

Lake Bell

Eso parece a juzgar por lo bien que se lo ha pasado con Simon Pegg rodando la comedia británica Man Up y todo lo que se han divertido ambos retransmitiéndolo a través de Twitter.

Más noticias de cine, próximos estrenos y series de televisión en CINEMANÍA.