¿Por qué la versión gatuna de Kevin Spacey tiene dos vidas menos en España?

'Siete vidas, este gato es un peligro' llega a la cartelera el 2 de septiembre. Pero el felino tiene 'Nine lives' (nueve vidas) en su traducción al inglés. ¿Qué pasa aquí?

Por
22 de agosto de 2016

“Tiene más vidas que un gato”: frase hecha utilizada hasta la saciedad para referirse a todo aquel suertudo que sale airoso de cualquier situación adversa. Y es que es comúnmente sabido que hasta los felinos menos espabilados caen siempre de pie, aunque sea de grandes alturas, y encima con elegancia. Pero cuidado, porque resulta que eso de tener más vidas que un gato no contabiliza igual en España que en Estados Unidos, o en Alemania que en Turquía.

Basta con echar un vistazo al título de la película Siente vidas, este gato es un peligro, que llega a los cines el próximo 2 de septiembre. En ella, un adicto al trabajo y ególatra Kevin Spacey (Frank Underwood estaría orgulloso), se convierte por “arte de magia” (y de Christopher Walken) en el gatito malhumorado de su hija. Hasta aquí todo “normal”, o todo lo normal que podría ser tratándose de otra película de Walken. Sin embargo, resulta que el título oficial del filme en inglés no es otro que Nine lives (nueve vidas).

Por lo tanto, nos tememos que Sr. Pelusín (que así se llama el minino) tiene dos oportunidades menos de palmarla en nuestro país. ¿Y eso por qué? ¿Le han conmutado alguna pena al homólogo estadounidense? La respuesta es mucho más sencilla. Resulta que mientras que en España, Italia, Alemania, Brasil u otros países hispanohablantes, los gatitos tienen “únicamente” siete vidas, en los anglosajones suman nueve.

sietevidas

Todo apunta a que EE UU o Inglaterra habrían tomado prestado el número nueve del antiguo Egipto, donde los felinos eran considerados animales sagrados. Al parecer, el dios del sol, Ra, se transformó en gato para visitar el inframundo, no sin antes llevarse consigo nueve vidas por lo que pudiera pasar. Sin embargo, nosotros, más tacaños, optamos por el siete, un número mágico que trae buena suerte. Aunque nuestros gatitos no están tan mal comparados con los de Turquía y el mundo árabe, que sólo les dejan tener seis vidas.

Así pues, y para no dar pie a posibles confusiones o malentendidos, la película protagonizada por Spacey ha cambiado el nueve original por el siete en España; imaginaos si tuviéramos que adaptarnos a estar alturas, cuando tenemos hasta una serie llamada 7 vidas…

En el resto de países, han decidido dejarse de complicaciones numéricas y se han decantado por otras fórmulas: Virei um Gato (Brasil), Cat Dad (Alemania), Mi papá es un gato (Chile) o Ma vie de chat (Francia) son algunos ejemplos. Sea como fuere, y a pesar de las incuestionables habilidades felinas para esquivar peligros, de momento los gatitos siguen teniendo una vida. Al menos fuera de la gran pantalla. Eso sí, por si las moscas, puestos a nacer minino, mejor hacerlo en EEUU.