¿Por qué es Rami Malek el nuevo chico de moda en Hollywood?

Ni los escándalos ni las malas críticas pueden detenerle: el actor de 'Bohemian Rhapsody' y 'Mr. Robot' es ya una estrella... y podría haber un Oscar en su futuro.

Por
08 de febrero de 2019

ETIQUETAS:

  • “No seré una estrella de rock, seré una leyenda”. Son palabras de Freddie Mercury. Él lo tenía clarísimo. Y, como buena leyenda, pocos dudan que merecía un biopic. Así pues, tras casi una década de idas y venidas, Bohemian Rhapsody (2018) —la accidentada adaptación al cine de la vida del artista dirigida por Bryan Singer— pudo ver la luz.

    Meterse en la piel del vocalista y fundador de Queen no fue tarea fácil para el actor Rami Malek. Para conseguir parecerse físicamente a él, el intérprete tuvo que llevar prótesis dental –de hecho, empezó a hacerlo antes incluso de saber que el papel sería suyo definitivamente– durante todo el rodaje. Además, pasó bastante tiempo estudiando la historia y la herencia musical del británico, y logró convencer al director de la película para que pusiera a su disposición un instructor de movimiento que le ayudase a imitar la forma de caminar, de moverse y de bailar del músico.

    Malek nunca pensó en rechazar el papel, pero sí ha admitido en varias entrevistas que aceptarlo supuso el mayor reto profesional de su vida. “Los esfuerzos más escalofriantes que he elegido emprender en mi vida han sido los más satisfactorios y gratificantes. Y esto ha demostrado defender esa ecuación”, ha comentado a la prensa. Malek creció siendo un gran admirador de Queen, una de las bandas más icónicas de la historia del rock. Y, todo sea dicho de paso, presume de tener en común bastantes cosas con su fundador y vocalista. Al igual que Mercury, el actor se ha definido siempre como un tipo tímido fuera de los focos —y algo receloso de su vida privada— que se crece ante las cámaras (o sobre el escenario). Y a ambos —cada uno en su estilo, eso sí— les ha gustado siempre vestir bien.

    Por otro lado, Mercury siempre sintió que su banda era algo así como un grupo de inadaptados en un mundo de marginados —“Somos cuatro perdidos cantándoles a otros perdidos en la platea. A todas las personas que están aquí y sienten que no pertenecen a ninguna parte, les digo que nosotros sentimos lo mismo. Somos como vosotros”—. Curiosamente, al igual que el artista, Malek luchó durante toda su vida por tratar de encontrar su sentido de identidad. De hecho, los padres de Mercury —que nació en Zanzíbar y se crio en un internado en la India— eran dos inmigrantes que pidieron asilo en Londres, después de que estallara la revolución en el archipiélago africano. Malek —que nació en EE UU y tiene un hermano gemelo llamado Sami— es hijo de inmigrantes nacidos en Egipto.

    El actor, que creció en Los Ángeles, fue criado en la fe copta ortodoxa y asistió a un colegio católico. “Definitivamente, sentí que culturalmente provenía de un entorno diferente al 95% de los niños con los que convivía. Nosotros hablábamos árabe en casa. Había un sentimiento de ser inherentemente distinto”, explicó en una ocasión el californiano.  Sus padres siempre soñaron con que su hijo fuese abogado. Pero la cosa cambió el día que uno de sus profesores del instituto les comentó que el chaval tenía bastante más talento para la interpretación dramática que para los combates dialécticos.

    Por eso, después de estudiar teatro en la Universidad de Evansville, Malek empezó a moverse para tratar de ganarse la vida como intérprete —y, durante un tiempo, tuvo que currar a la vez como camarero para poder costearse la aventura actoral—. Primero, hizo sus pinitos en el teatro. Luego, logró varios cameos en series de televisión como Las chicas Gilmore o Medium. Y, finalmente, empezaron a contar con él en películas como Noche en el museo (2006) —donde interpretó a un faraón egipcio— o Larry Crowne, nunca es tarde (2011).

    Tuvo varios momentos de dudas —sobre todo cuando, estresado y agobiado tras rodar la miniserie The Pacific (2010), decidió que lo mejor era mudarse durante un tiempo a Argentina para pensar en su futuro—. Pero, sin saberlo, su gran oportunidad estaba aún por llegar. Fue en 2015, cuando superó el casting y fue contratado para protagonizar la serie Mr. Robot, donde daría vida al atormentado hacker Elliot Alderson. Ese papel le convirtió ya en una estrella de la pequeña pantalla y le brindó (entre otros galardones) un Emmy y un Critic’s Choice.

    Allá por noviembre de 2016, se anunció que Malek protagonizaría el biopic sobre Freddie Mercury y, en 2017, fue invitado a convertirse en miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Nunca antes se había sentido tan integrado en una industria que, por lo general, acoge sin problemas a los blancos pero no siempre le abre las puertas de par en par a las minorías raciales y étnicas –aunque la tendencia esté cambiando–.

    Lo que ocurrió después, es historia: el Oscar de mejor actor protagonista por Bohemian Rhapsody y el papel de villano en la próxima película de James Bond.

    “Nuestra película al menos cuenta la verdad”: Elton John critica ‘Bohemian Rhapsody’

    Aunque reconoce que Rami Malek estuvo genial como Freddie Mercury, al músico inglés no le hizo mucha gracia el biopic de Queen.

    Renfield, el secuaz de Drácula, contará con su propia película gracias al director de ‘Rocketman’

    Dexter Fletcher se ha propuesto contar la historia del icónico vampiro de Bram Stoker desde un punto de vista radicalmente novedoso.

    El productor de ‘Bohemian Rhapsody’ prepara un biopic de Michael Jackson

    La duda está en si lo veremos antes o después de la película protagonizada por el chimpancé de esta estrella del pop, llamado 'Bubbles'.

    Steven Spielberg producirá una película sobre los Bee Gees

    Al frente del sorprendente proyecto también se encuentran los productores de 'Bohemian Rhapsody' y 'Rocketman', ya expertos en el tema musical.