Peligros de un mundo streaming: Disney+ empieza a retirar películas de su catálogo

'Solo en casa', 'Solo en casa 2', una entrega de 'Piratas del Caribe' y otras películas de Disney han sido retiradas de su plataforma de streaming sin previo aviso.

Por
03 de enero de 2020

Menos de dos meses después del lanzamiento de Disney+ en EE UU, Canadá y Países Bajos, la plataforma de streaming de The Walt Disney Company ha retirado algunos títulos de su catálogo.

Concretamente, Solo en casa (1990), Solo en casa 2: Perdido en Nueva York (1992), El extravagante Doctor Dolittle (1967), Strange Magic (2015), The Sandlot: Historia de un verano (1993), Mickey, Donald, Goofy: Los tres mosqueteros (2004), Garfield 2 (2006), Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (2011) o Cariño, estoy hecho un perro (2006) son los filmes más relevantes que algunos usuarios han detectado que ya no están disponibles en Disney+ a pesar de que si figuraban en el catálogo cuando se lanzó el servicio.

En ningún momento la plataforma ha avisado a sus usuarios de la retirada de estos filmes, ni indicado de ningún modo los motivos.

Sabemos que volverán a estar disponibles dentro de algún tiempo según las palabras de un representante de la compañía que ha hablado con Gizmodo. Lo que ha ocurrido con estas películas (y con un “número muy, muy pequeño” de títulos sin concretar que abandonarán periódicamente el servicio) es que estaban sujetas a licencias preexistentes en otras plataformas.

Según Disney+, en cuanto esas licencias se cumplan las entregas de Solo en casa protagonizadas por Macaulay Culkin y la Doctor Dolittle original con Rex Harrison podrán volver a la plataforma. Mientras tanto, quienes deseen ver a Penélope Cruz de bucanera tendrán que buscar En mareas misteriosas en otras fuentes.

¿Dónde están mis películas?

A pesar de que este incidente pueda quedar en una pequeña anécdota (salvo para los fans del Tim Allen canino de Cariño, estoy hecho un perro), siempre que nos fiemos de la palabra de Disney asegurando que las películas volverán a estar pronto disponibles en su servicio, puede tomarse como una necesaria llamada de atención sobre la deriva del acceso a obras culturales en la era de las plataformas de streaming bajo control corporativo.

A medida que el consumo de formatos físicos como dvd o Blu-ray se desintegra con gran velocidad, los servicios de streaming se convierten en la principal fuente de acceso reglamentario a series y películas. Más que la elección puntual de títulos, en estas plataformas se ha impuesto un sistema de suscripción que permite disponer de amplios catálogos en todo momento.

Sin embargo, ya que lo que el suscriptor adquiere es un derecho de acceso y no de propiedad, la disponibilidad de títulos queda sujeta a una miríada de condicionantes de los que no muchas veces somos conscientes.

El baile de licencias y cesión de derechos genera limitaciones geográficas y temporales (películas que desaparecen a fin de mes, igual que otras llegan) a los que usuarios de Filmin Netflix están habituados como parte del acuerdo. ¿Pero qué ocurre cuando te suscribes a la plataforma de un estudio que, en teoría, ha prometido disponibilidad de acceso a su producción propia? Parece legítimo pensar que, si bien Friends puede abandonar Netflix, nunca lo hará Unbreakable Kimmy Schmidt, que es un producto suyo.

Sin embargo, las aguas de la venta de licencias son procelosas, imprevisibles y albergan cambios de mareas difíciles de vaticinar. Y, cuando se adquiere un derecho de acceso, también hay que tener en cuenta las condiciones de accesibilidad.

Si la propia Netflix ya sepulta una cantidad ridícula de sus adquisiciones exclusivas (¿cuánto has visto resaltadas ¿Dónde está mi cuerpo? Atlantique en tu cuenta?), ¿cómo podemos esperar que Disney+ promocione películas clásicas del catálogo de 20th Century Fox? 

¿No disfrutarían de mejor suerte ese tipo de títulos en una plataforma de terceros cuya dedicación pueda centrarse en dar salida a material ajeno de calidad en vez de tener que generar interés inmediato (y efímeramente autocombustible) por nuevas producciones?

En los próximos meses, cuando Disney+ esté disponible mundialmente (a España llega el 31 de marzo), aparezcan HBO Max con el fondo de catálogo de Warner Bros. Peacock con el de Universal, sumándose al panorama habitado por Netflix, Amazon Prime Video, Apple TV+, Movistar+ Filmin, estas serán cuestiones todavía más delicadas. Mientras, habrá quien antes que depender de los caprichos de disponibilidad de un servicio de streaming prefiera aferrarse a su copia física de Ángeles con almas sucias.

Disney prepara una nueva entrega de ‘Piratas del Caribe’ con Margot Robbie y la guionista de ‘Aves de presa’

La Casa del Ratón ya ha puesto en marcha un reboot de la saga a cargo de Craig Mazin, pero la historia de este nuevo film será independiente.

Disney pospone el estreno de ‘Mulan’ a finales de agosto

Tras el aplazamiento de 'Tenet' parecía que iba a ser este remake el que recibiera al público de vuelta a las salas, pero finalmente no será así.

¿Planea Disney aplazar de nuevo ‘Mulán’?

La princesa Disney más guerrera podría ver de nuevo retrasada su fecha de estreno debido a los rebrotes de coronavirus en China.

¿Qué veo esta semana?: recomendaciones de series y películas de Netflix a Filmin

La nueva normalidad continúa repleta de grandes lanzamientos en las plataformas. ¿Te los vas a perder?