Un Oscar no nos hará olvidar esto (y II): Las peores películas de los actores nominados

Ninguno de los actores oscarizables de este año se libra de presentar borrones en su currículum. Y aquí estamos nosotros para recordarlos.

Por
20 de febrero de 2015

Nuestro vapuleo a las películas nominadas a los Oscar 2015 prosigue: tras El gran hotel Budapest, La teoría del todo BoyhoodSelma ha sido la última de las ocho nominadas (por ahora) en sufrir una demoledora puesta puesta en solfa. Y, de la misma manera, seguimos sacándole los colores a los aspirantes a las categorías dramáticas. Si ayer las candidatas a Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto se llevaron una ración de collejas, en la que recibió lo suyo hasta Meryl Streep, hoy les toca a los chicos. Trabajos mercenarios, filmes en los que rindieron menos de lo esperable, truños sin paliativos… Ninguno de los actores oscarizables de este año se libra de presentar borrones en su currículum. Y aquí estamos nosotros para recordarlos.

Michael Keaton

Está nominado por… Birdman

Y no le perdonamos… Jack Frost (1998). Después de haber catado el encasillamiento ‘gracias’ a Batman Batman vuelve, y de haberse pasado los 90 tratando de asentar su posición en el star system (sin conseguirlo, pese a peliculones como Mucho ruido y pocas nueces), ¿qué estrategia debía adoptar Michael Keaton para ganarse el cariño del público? Pues está claro: aparecer en un insufrible filme ‘familiar’ y navideño, en el cual el espíritu de un difunto bluesman posee a un muñeco de nieve para mantener el contacto con su esposa (Kelly Preston) y su hijo. Por si el choteo fuese poco, señalemos que el guión de Jack Frost fue escrito pensando en George Clooney, quien rechazó la oferta para protagonizar Batman y Robin. Nada más y nada menos.

Steve Carell

Está nominado por… Foxcatcher

Y no le perdonamos… Sigo como Dios (2007). Como titanes de la comedia que son, el hombre de The Office Jim Carrey (protagonista de Como Dios) tienen estilos personales e intransferibles: mientras que el canadiense se especializa en lo gestual y lo maniático, Carell es el campeón haciéndonos sentir vergüenza ajena. Cuando el divino Morgan Freeman contacta con Steve para prevenirle sobre un nuevo Diluvio Universal, dicho contraste debería funcionar de rechupete… pero no funciona, porque el filme cambia el nihilismo de la primera entrega por un humor ecologista y buenrrollista con muy poco fuelle. Aun así, Sigo como Dios nos permite afirmar algo: si Darren Aronofsky hubiera contado con nuestro hombre en lugar de con Russell Crowe, Noé le hubiera quedado mucho mejor.

Benedict Cumberbatch

Está nominado por… The Imitation Game (Descifrando Enigma)

Y no le perdonamos… Amazing Grace (2012). Ni el arte deductivo de Sherlock ni la genialidad matemática de Alan Turing evitaron que el ídolo de las y los cumberbitches pagase un tributo inevitable para los actores británicos: aparecer en un dramón histórico tan rebosante de trajes de época como parco en interés. Y no digamos si, además, el dramón de marras es un muy saneado biopic de William Wilberforce (campeón de la lucha contra la esclavitud) rodado a mayor gloria de un Ioan Gruffud cuya carrera se estiraba inútilmente desde Los Cuatro Fantásticos y su secuela. Por si le interesa a alguien, cosa que dudamos, Benedict interpreta aquí a William Pitt el Joven, un personaje cuya vida (llegó a primer ministro antes de cumplir los 25) sí que daría para una película.

Bradley Cooper

Está nominado por… El francotirador

Y no le perdonamos… Qué les pasa a los hombres (2009). A Bradley Cooper le costó lo suyo ganarse el estatus de estrella, así que, puestos a seleccionar un truño mercenario, su filmografía da para mucho: ¿nos quedamos con Expediente 39? ¿Con Historias de San Valentín, que esa la odia todo el mundo? Pues va a ser que no. Nuestra elección es esta comedieta, basada en un libro de autoayuda para mujeres de clase media-alta, que consigue desaprovechar los talentos tanto del actor como de un cuarteto protagonista formado por Scarlett Johansson, Jennifer Aniston, Drew Barrymore Jennifer Connelly. Bien mirado, Qué les pasa a los hombres fue una de las películas que enterraron al subgénero ‘chick flick’así que lo mismo hasta nos cae simpática…

Eddie Redmayne

Está nominado por… La teoría del todo

Y no le perdonamos… Hick (2011). De entre todos los candidatos a Actor Principal, Redmayne es el más joven (33 añitos) y el que menos trabajos ha rodado. ¿Significa eso que se libra de aparecer aquí? Pues no, porque en su escueto currículum figura este desastre de crítica y público, cuyo objetivo era aprovechar la fama de Chloë Grace Moretz después de Kick-Ass y el remake de Déjame entrar. Tanto nuestro hombre como nuestra Hit-Girl favorita hacen lo que pueden, pero su historia de adolescentes marginados que viajan hacia Las Vegas a tiro limpio convence poco o nada. ¿Algo más? Pues sí: a Redmayne, el sombrero de cowboy le queda de pena.

Robert Duvall

Está nominado por… El juez

Y no le perdonamos… La letra escarlata (1995). Esta ha sido fácil: de entre los 143 títulos en los que ha participado el actor de Apocalypse Now, ninguno (o casi ninguno) apesta más que esta películaJ. K de época, cuya producción estuvo asaltada por mil desgracias (la primera de todas, el mal carácter de una Demi Moore subidísima a la parra) y ninguno de cuyos intérpretes, ni siquiera Gary Oldman, está remotamente bien. Ganadora de un ‘Razzie’ al Peor Remake, y nominada a otros seis ‘antipremios’ (entre ellos, uno al Peor Actor Secundario para Robert), La letra escarlata es una película que pide helicópteros, música de Wagner y, sobre todo, napalm a chorros.

Ethan Hawke

Está nominado por… Boyhood (Momentos de una vida)

Y no le perdonamos… Cita misteriosa (1991). Durante sus años mozos, el bueno de Ethan acabó hasta las narices de su encasillamiento como ídolo adolescente, presencia inevitable en carpetas escolares de todo el mundo. Para saber el por qué de dicho hartazgo, sólo tenemos que fijarnos en trabajos como esta teen comedy sin fuste, con Ethan convirtiéndose en un galán castigador para seducir a la rubia Teri Polo. Como los 90 fueron una década mucho más aburrida que los 90 (es un hecho, no hay más que hablar) y el subgénero estaba en franca decadencia desde que John Hughes tiró la toalla, no nos extraña que Hawke renunciara a ser el relevo de Matthew Broderick, arrojándose en brazos de su amigo Linklater (y de Julie Delpy) en cuanto tuvo la oportunidad.

Mark Ruffalo

mark_ruffalo_in_mirror_mirror_iii_the_voyeur_1aajm2l-1aajm56

Está nominado por… Foxcatcher

Y no le perdonamos… Mirror, Mirror III: The Voyeur (1995). Durante el rodaje de Los Vengadores, Ruffalo no tuvo problemas para hacer suya la furia de Hulk: cada vez que Joss Whedon le recordaba su participación en esta mezcla de terror sobrenatural y erotismo flojo, acreedora de una ‘astronómica’ puntuación de 2,7 sobre 10 en IMDB, el actor se ponía verde y cachas sin necesidad de efectos digitales. Bueno, reconocemos que esta historia es inventada, pero si fuera cierta no nos extrañaría en absoluto. Y, para añadir insulto al dolor, resulta que el bueno de Mark también había intervenido en Mirror, Mirror 2: Raven Dance (1994), la anterior entrega de la saga.

J. K. Simmons

Está nominado por… Whiplash

Y no le perdonamos… Ejecutiva en apuros (2009). Ser un secundario de largo recorrido y voz fácilmente identificable (lo que antes, en España, se conocía como “un característico”) conlleva amargas servidumbres. Y no digamos si, como Simmons, empiezas a actuar después de cumplidos los 30: aunque grandes directores, como los Coen Sam Raimi, te tengan en su agenda para cuando haga menester, tendrás que ganarte las habichuelas con títulos del lucimiento cuestionable. Sin ir más lejos, esta comedieta en la que una Renée Zellweger pre-regeneración facial encarna a una tiburona de Miami perdida en la fría Minnesota. Después de curreles como éste, a nosotros también nos darían ganas de marcar el tempo a bofetón limpio.

Edward Norton

Está nominado por… Birdman

Y no le perdonamos… Más que amigos (2000). Juraríamos que Norton se tomó esta película como una cuestión de fe: no sólo porque sus intenciones (acrecentar su caché como actor dramático, y proporcionarle una oportunidad de caerle bien a los críticos a su amigo Ben Stiller) fuesen de lo más loables, sino también porque la película está protagonizada por un cura y un rabino cuyos votos peligran a causa de una moza (Jenna Elfman) de gracia cuestionable. El resultado fue muy soso, pero ¿por qué lo preferimos a The Score, el megabodrio dirigido por Frank Oz y protagonizado por Edward y Marlon Brando al año siguiente? Sencillo: además de actuar en este filme, Edward también lo dirigió. Ahí la llevas, genio.

El hombre que convirtió un quiosco de hamburguesas en McDonald´s

John Lee Hancock (‘Un sueño posible’) recrea en ‘El fundador’ el momento en el que Ray Kroc hizo del imperio de comida rápida tu mayor perdición

[ENCUESTA] ¿Qué ganadora del Oscar del siglo XXI es tu favorita?

Esta centuria ya está entradita en años, y toca echar la vista atrás: ayúdanos a elegir el mejor de estos filmes con estatuilla

Queja del día: Basta de versiones pochas en la música de los tráilers

¿Cuántos temazos clásicos tienen que caer víctima de esta moda antes de que alguien haga algo?

Vídeo del día: Todas las ganadoras de los Oscar a mejor película

Ocho cinéfilos (y placenteros) minutos para recordar todas y cada una de las películas que se han llevado el galardón más importante de 1927 hasta 2015.