Orphan Tracks: cuando la música construye películas

El dúo formado por Manuel Sanz y Oscar Chamorro crea y publica bandas sonoras para filmes que nunca existieron. Por YAGO GARCÍA

01 de diciembre de 2013

Guiados por la búsqueda de sonidos, que no de imágenes, los coleccionistas de bandas sonoras acaban a veces hallando películas y directores de lo más ignotos. Por poner unos ejemplos, en la redacción de nuestra web no han parado de sonar durante esta semana las músicas de filmes como The Radar Life (Tim Cassidy, 1987), Piège mortel sur Saint Tropez (Alain Perrine, 1969) o el inquietante tema principal de El mercenario, thriller tirando a casposo dirigido por Mariano de Orduña (un émulo de nuestro querido Jess Franco) a finales de los 70. Si no estos títulos y sus cineastas responsables te suenan a chino, no te preocupes: ninguno de ellos existió en la realidad, sino en las mentes calenturientas de Manuel Sanz y Oscar Chamorro. Estos dos artistas españoles, con un curriculum extenso tanto en la música como en el cine, son los responsables de Orphan Tracks, un blog dedicado, como anuncia su cabecera, a presentar “bandas sonoras huérfanas de película”.

Entre los músicos de pop y rock, poner sonido a filmes inexistentes es una pequeña tradición, que se remonta (como mínimo) a Music for Films, un álbum publicado por Brian Eno en 1978. “Ese es un disco que nos influyó mucho”, confirma Manuel Sanz, “aunque en el caso de Orphan Tracks, lo que hemos querido es ser más específicos”. La meta del dúo, prosigue, es “representar varios géneros cinematográficos para los cuales existen formas musicales concretas y sonidos específicos, para crear la ilusión de que esas películas pudieran haber existido”. Óscar Chamorro, por su parte, señala que “algo que tenemos en común con los trabajos de Eno, es la idea de que a través de la música tu imaginación construya las imágenes y la película”.

Como muchos proyectos geniales, Orphan Tracks nació casi por casualidad: Sanz y Chamorro, que se conocen desde la adolescencia, barajaron la idea de publicar en internet trabajos musicales inéditos, pero su cinefilia no tardó en imponerse: dado que las composiciones que pergeñaban por entonces tenían un aire “muy cinematográfico”, explica Manuel, “fuimos perfilando las ideas y completando la música con un cartel, un posile elenco, años de producción, etcétera”. Hay que decir también que el cosmos visual y sonoro de Orphan Tracks está formado, en su mayor parte, por currantes de la serie B que nunca vieron un Oscar ni en sueños y por ignotos artistas del cine de autor, demasiado poco conocidos incluso para ser carne de filmoteca. ¿De dónde viene esta querencia? Según Manuel, el dúo siente “cierta fascinación por el cine de culto y la serie B, porque consideramos que hay películas con poco presupuesto con bandas sonoras muy sugerentes y distintas”. “En las producciones con bajos presupuestos los autores tienen mayor libertad creativa”, remacha Óscar.

Libertad creativa es precisamente lo que sobra en Orphan Tracks: en las piezas que los autores publican en su blog y en YouTube se dan cita temas orquestales, ambientes jazzísticos, guitarras con sabor a spaghetti western y densos planeos electrónicos. Según Manuel Chamorro: “Nos gusta la idea de que poder componer piezas que encajen con la idea y concepto de la ficticia película, sea cual sea el género, que de otra manera nunca hubiéramos pensado componer”. De la misma manera, el proceso que lleva a crear una película ficticia con su cartel, su ficha técnica e incluso con una breve reseña “funciona en dos direcciones”: una imagen puede sugerir el estilo del tema, o una melodía dar pie a un filme imaginario. “En cualquier caso”, insiste Manuel, “el peso del blog está en la música”.

Cuando se les pregunta por sus compositores de cine favoritos, Chamorro y Sanz se las ven difíciles para quedarse con unos pocos nombres. El primero menciona a Bernard Herrmann, mientras que Manuel cita a Ennio Morricone, John Carpenter, Howard Shore y John Carpenter entre sus favoritos. Y la última pregunta es inevitable: ¿para qué tipo de película les gustaría componer una banda sonora? “A mí me gustaría hacer algo de suspense o ciencia-ficción”, dice Oscar. Manuel Sanz, menos preciso, concluye: “En general nos gustaría componer para cualquier proyecto que fuera afín a nuestro imaginario y manera de trabajar”.

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA.