November 2019. ‘Blade Runner’ es ahora, ¿en qué acertó Ridley Scott?

Hace 37 años que se estrenó Blade Runner, ambientada en nuestro presente... Por fin hemos llegado a noviembre de 2019 y la verdad es que se parecen bastante.

Por
03 de noviembre de 2019

Blade Runner, la película de ciencia ficción más importante de los 80’ (sino de todo el género) está ambientada en nuestro presente y en Los Ángeles. Harrison Ford deambula por un planeta en estado decrépito abrumado por la decadencia urbana. La población ha disminuido, o se han muerto, o se han ido a otros planetas y los humanos se enfrentan a una nueva amenaza formada por robots biológicos que fueron fabricados para hacer los trabajos que el hombre no quería hacer. Estas piezas perfectas de ingeniería genética se llaman replicantes y se han revelado para pedir, entre otras cosas, vivir un poco más. 

Efectivamente, nosotros en nuestro 2019, estamos muy lejos de convivir con los Nexus 6, descritos como “virtualmente idénticos a un humano” y “al menos iguales en inteligencia a los ingenieros genéticos que los crearon”, o sea, más inteligentes que la media de ciudadanos del mundo. En nuestro presente hemos llegado a robots de latex como los creados por Hanson Robotics con los que como mucho se puede tener un intercambio de bromas preescritas que nada tiene que ver con el monólogo final de Roy Batty. 

Sí que está habiendo un avance en cuanto a la IA, con programas que son capaces de superar a los humanos en retos que tienen que ver con la habilidad de la mente y también con las muñecas sexuales robóticas… Ya hay burdeles de este tipo de muñecas en Europa.

También estamos lejos de poder viajar a otros planetas, no al menos con la soltura como al parecer lo hacen los ciudadanos de Los Ángeles en Blade Runner, que huyen a las colonias de otros sistemas solares como el que se va a Suecia a trabajar de lo suyo. Por supuesto estamos a años luz de poder conducir por el cielo con nuestros coches voladores, a poder ver detrás de las paredes de nuestras fotografías… ¿Quién quiere un smartphone teniendo un ESPER? Deckard consigue ver objetos y personas desde diferentes ángulos en fotografías donde antes no eran visibles. Aunque los investigadores de IA trabajan en un software para crear vistas 3D interactivas de una sola imagen aún falta mcho tiempo para poder explorar esta posibilidad. Y, sobre todo, aún no han inventado un secador tan cool y extremadamente rápido como el que aparece en la película… 

Y hasta aquí las diferencias, sin embargo, también hay unos cuantos aciertos en el mundo que imaginó Ridley Scott hace casi cuatro décadas… 

VIDEOLLAMADAS DEL PASADO

Deckard llama a Rachael en una especie de video teléfono con forma de armatoste y con una resolución ridícula que además le vale 1,25$. En el mundo real desde 2003 y la llegada de Skype, las videollamadas son algo muy común, además de entregar una imagen con una resolución practicamente perfecta, en pocos años ya están al alcance de cualquiera gracias a los teléfonos inteligentes y aplicaciones como FaceTime, Duo, Whatsapp… 

Podemos decir que Ridley Scott se adelantó a su tiempo y, además, se quedó corto. 

HABLAR CON TU CASA

Cuando Deckard llega a casa tras una jornada de duro trabajo de investigador futurista de media sonrisa, ésta le pide que se identifique con la impresión de voz mientras sube en el ascensor: “Deckard 97”, responde el protagonista mientras marca los mismos números. Después se escucha una voz femenina que dice: “Gracias”. Una voz que hoy es la de Alexa o la del asistente de Google. 

Por supuesto, Dios, o sea, el fundador de Tyrell Corporation y hacedor de esas máquinas perfectas, también utiliza un asistente virtal. 

Ridley Scott se adelantó también aquí a su tiempo quedándose quizá un pelín corto, porque aunque hoy en día, solo una minoría disponga de las típicas rutinas automatizadas en el hogar, los sitemas domésticos inteligentes son mucho más complejos y efectivos de lo que se muestra en la película. 

DETECTOR DE MENTIRAS

En Blade Runner tiene nombre, la máquina que utilizan los agentes para separar a los humanos de los robots, con preguntas diseñadas para provocar una respuesta emocional concreta, se llama Voight-Kampff. 

La máquina mide las funciones corporales y sobre todo las contracciones del irirs del ojo. Hoy en día, los polígrafos no sólo se utilizan en Salvame Deluxe, también las fuerzas policiales de muchos países siguen tirando de esta tecnología para esclarecer los hechos de cualquier crimen. Eso sí, como ya anunciaba Michael Douglas en Instinto Básico, cualquiera puede engañar al detector de mentiras así que su fiabilidad ha sido cuestionada. 

Lo que hace Scott es, claro, darle un sentido romántico ya que es el ojo, precisamente, la parte más misteriosa (después del cerebro) del ser humano. El iris y su comportamiento es lo único que nos separa de los robots. 

EL PLANETA APESTA

Estas imágenes son de Nueva Delhi, hoy. En noviembre de 2019. 

Nueva Delhi es una cámara de gas, literalmente. La contaminación de la capital india ha llegado a tal extremo que pasear por sus calles ya es perjudicial para el ser humano. Se han suspendido actividades industriales, construcciones y clases en los colegios. Es una emergencia de salud pública que podría provocar infecciones agudas en las vías respiratorias, cardiopatías, neumonías y cáncer de pulmón a cualquiera de sus habitantes.

Y así es como Ridley Scott imaginó Los Ángeles.

El director acertó de pleno imaginando un futuro poroso, gris, cubierto por una nube de polución que ni siquiera el sol es capaz de atravesar. La única diferencia es que algunos de los ciudadanos de Los Angeles de Blade Runner (los ricos) tienen la posibilidad de huir a otros planetas.

EL OBRERO EXPLOTÁNDOSE A SÍ MISMO

Y por supuesto Ridley Scott acertó de lleno con la figura de los replicantes. Trabajadores explotados que, como adelantaba el compañero Yago García hace casi un año, tienen unas condiciones de trabajo más o menos parecidas a las que pudiera tener un repartidor de Deliveroo.

Los replicantes son la obra perfecta del capitalismo, seres creados por trabajadores para ser explotados en trabajos donde el ser humano no quiere llegar. Eso sí, sus creadores de la Tyrell Corporation no contaban con que les salieran rana y acabaran revelándose contra el patrón. En la película esta revolución social termina con un monólogo tan bello en pos de la vida que es imposible que el espectador no empatice con la figura del que parecía ser el villano pero que a todas luces solo es un héroe. No es víctima porque se revela. 

Pero hoy el mundo está lleno de víctimas, personas aplacadas por un sistema económico que les está asfixiando: “El sistema ha llegado a la perfección, el obrero obligado a explotarse a sí mismo”, palabra de Ken Loach que deja en evidencia a la premonición de Ridley Scott, que más allá de adelantarse a su tiempo, otra vez se volvió a quedar corto. 

Muere Rutger Hauer, leyenda del cine y replicante de ‘Blade Runner’

El actor holandés que encarnó a Roy Batty en el clásico de ciencia-ficción y protagonizó varias películas de Paul Verhoeven ha fallecido a los 75 años.

¿Por qué Hollywood se ha enamorado de Ana de Armas?

Con 28 años actriz hispanocubana ha conseguido llamar la atención de la gran industria, 'Blade Runner 2049' es solo el principio.

James Hong cumple 90 años: Así es el actor ochentero que menos recuerdas

Su IMDb como actor tiene más de 400 entradas, pero ni por esas te acuerdas de James Hong, actor de culto del cine ochentero