Nikolaj Coster-Waldau: “‘Juego de tronos’ ya está hecho. Ahora prefiero hacer películas pequeñas y únicas”

Ha sido la gran estrella del Festival de Sitges. Allí estuvo para presentar 'Suicide Tourist' en un rol muy distinto al que nos acostumbró con Jaime Lannister.

Por
09 de octubre de 2019

Siempre será Jaime Lannister, el “Matarreyes”, aunque sea en contra de su voluntad. Su personaje se mantuvo durante las ocho temporadas de Juego de tronos, el mayor fenómeno seriéfilo del siglo, y se convirtió en uno de los más populares de la serie de HBO. Nikolaj Coster-Waldau, danés de 49 años, fue la gran sensación del Festival de Sitges, que terminará este domingo 13. Estuvo allí para apoyar el estreno mundial de Suicide Tourist, una producción danesa dirigida por Jonas Alexander Arnby.

Los fans se agolparon en torno a él para conseguir un autógrafo. Incluso uno materializó el sueño húmedo de cualquier seguidor, que el mismo Nikolaj le firmara una réplica de una de las espadas de Poniente.

Por nuestra parte también tuvimos la oportunidad de conversar con él en uno de los encuentros con la prensa, por grupos reducidos, posteriores al pase de la película.

La consigna era no hablar de Juego de tronos, pero aunque fuera indirectamente o sin citar título o personaje, evitar la ración de preguntas pertinentes era imposible. “Siempre estaré muy agradecido. Pero durante este tiempo he dedicado más tiempo a rodar películas o a otros trabajos que a Juego de tronos, y bueno, lo de Juego de tronos ya está hecho. Ahora prefiero otro tipo de papeles”. Así piensa Nikolaj Coster-Waldau al que ya le separan 25 años de su debut en el largometraje, en 1994 con el thriller también de producción danesa El vigilante nocturno.

La fama. Más bien siente rechazo hacia la popularidad y lo que conlleva, y reconoce que nunca volvería a embarcarse en un proyecto similar al de Juego de tronos. Le interesan las películas “pequeñas y que sean únicas”. Tampoco tuvo una experiencia especialmente agradable con la superproducción de aventuras mitológicas Dioses de Egipto, uno de los mayores fracasos de taquilla de 2016 y vapuleada sin compasión por la crítica.

En Suicide Tourist interpreta a Max, el investigador de una compañía de seguros al que se le diagnostica un tumor maligno. Su aspecto no puede estar más alejado del glamur o del atractivo que puede esperarse de él, con un peinado aplastado, gafas de metal y bigote. Pero Nikolaj se muestra un enamorado de la película: “la fotografía, la dirección artística, todo me parece extraordinario”.

La fantasía. “No es un género que me atraiga especialmente. Y con las películas de terror paso mucho miedo“. Considera que cuando se estrenó la primera temporada de Juego de tronos la fantasía aún era un género que no llegaba a un amplio número de espectadores.

Pero a partir de éxitos como la serie creada por George R.R. Martin o el Oscar a la mejor película y dirección para La forma del agua de Guillermo del Toro, “que me encanta”, piensa que la fantasía ha dado un salto importante en cuanto a su poder de aceptación y atracción.

Amante de la naturaleza. No tan conocida es su pasión por la naturaleza. Para la televisión de su país presentó un programa dedicado a los parajes de Groenlandia. “Me dio la oportunidad de conocer mejor la tierra en la que había nacido mi esposa (la cantante y actriz Nukâka, también elegida Miss Groenlandia en 1990), y además me lo pasé genial”.

“De pequeño quería ser primero actor y después periodista. Esto me concedió la oportunidad de combinar ambas cosas. Y además no tenía que actuar. Era yo mismo”.

Rodajes en España. Guarda inmejorables recuerdos de su paso en nuestras tierras para el rodaje de Juego de Tronos. “Girona me encanta y de hecho llegué a pasar allí un cumpleaños. Incluso mi familia la ha visitado y volvería siempre que pudiera”.

Otro de los parajes que le han dejado huella fueron los extremeños de Cácerez. Siempre acostumbra a citarlos si le preguntan por el rodaje de la serie, y en Sitges no fue una excepción.

‘Suicide Tourist’

Nikolaj Coster-Waldau en 'Suicide Tourist'

Su personaje de Max, con un cáncer terminal, teme además el sufrimiento de la enfermedad y sobre todo a que su esposa le deje. Por ello entrará en contacto con un hotel clandestino, el Aurora, dedicado al suicidio asistido. Su oferta es que los cientes puedan tener los mejores últimos días posibles.

“Max es alguien que acaba de perder el control de su vida y considera que lo único que puede controlar ahora mismo es su muerte”. Los recuerdos y el amor hacia su esposa hacen que continuamente se replantee su decisión de “alojarse” en Aurora. En la historia, realidad y fantasía se mezclan con una leve trama de intriga en torno al destino que se les reserva a los cuerpos de los suicidas. La película aún no cuenta con distribución.

‘Domino’

Nikolaj Coster-Waldau en 'Domino'

Otro de sus trabajos más recientes ha sido en el thriller Domino. Es la nueva película de Brian De Palma que llevaba siete años sin rodar, desde Passion (2012), y una propuesta que tuvo muchas dificultades para estrenarse en cines.

En Domino encarna a un policía de Copenhague que investiga el asesinato de su compañero. “Fue un rodaje caótico del que podría hacerse un documental. Pero divertido y un placer trabajar con De Palma”, nos cuenta Nikolaj. Pero tampoco lo tendrá fácil para llegar a las salas de cine.

Este es el hashtag de Instagram que reúne los ‘fan art’ de las series de HBO

'Juego de tronos' es aún más impactante a lápiz o a acuarela…

[SITGES 2019] Patrick Wilson: “Si soy un icono del cine de terror lo llevo con humildad”

En Sitges hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Patrick Wilson y a Vincenzo Natali por 'En la hierba alta', ya disponible en las pantallas de Netflix.

[Sitges 2019] ‘Guns Akimbo’, más allá de Harry Potter

Daniel Radcliffe deja atrás su icónico rol como mago en un film que rinde tributo a los videojuegos y la acción hardboiled de los 80 sin descuidar el humor negro y el frenetismo.

[Sitges 2019] ‘Noche de bodas’, otra novia ensangrentada

Asistimos a una de las películas de género más aclamadas, una sangrienta reunión familiar en la que una joven esposa tendrá que hacerse valer por todos los medios.