‘Nightmare Cinema’ recupera el gusto por las historias cortas de terror

Las películas de episodios son un género en sí mismo. Mick Garris, Joe Dante o David Slade, entre otros, intentarán perturbarnos con sus historias para no dormir.

Por
08 de abril de 2020

Mick Garris decidió recuperar, junto a unos cuantos amigotes, esa pasión por los relatos breves con sabor añejo, preferentemente ochentero, en Nightmare Cinema. Su escenario, el viejo cine Rialto. Una sala en la que sus espectadores parecen entrar de uno en uno (o en pareja como mucho), y una vez dentro y acomodados en su butaca asistirán a una proyección en la que ellos mismos son los protagonistas de una historia que recoge lo peor de ellos y de sus peores temores. Actuando como proyeccionista, y anfitrión no especialmente grato, tenemos a Mickey Rourke.

Su personaje será el nexo de unión de cinco relatos muy diferentes. Y sí, de interés desigual, pero es una lástima que este tipo de propuestas pasen desapercibidas. Se proyectó en el Festival de Sitges de 2018. Inédita en nuestros cines, desde el pasado martes 31 de marzo puede verse dentro de la selección de “Cine inédito” de Movistar+ (en el canal Movistar Cine Dock&Roll).

La recopilación de relatos cortos es toda una tradición dentro del género. Episodios autoconclusivos en una misma película que ha dado pequeñas, o grandes, alegrías desde Creepshow, basado en relatos de Stephen King, a Bolsa de cadáveres realizada por John Carpenter y Tobe Hooper para televisión en 1993.

Entre otros, ha dado clásicos como las británicas Al morir la noche (1945), El jardín de las torturas (1967) o Condenados de ultratumba (Tales from the Crypt, 1972), la japonesa El Más allá (1963), la italiana Las tres caras del miedo (1963), la francesa Historias extraordinarias (1968), o las norteamericanas Historias de terror (1962) de Roger Corman, inspirándose en Edgar Allan Poe, y En los límites de la realidad (1983) con Spielberg en la producción y adaptando algunas de las narraciones de la mítica serie The Twilight Zone.

También Los ojos del gato (1985) nuevamente basándose en historias de Stephen King, Truco o trato (2008) ideal para la noche de Halloween, los cortos de V/H/S y secuela (de 2012 y 2013 respectivamente) o la producción made in Hong Kong Three Xtremes (de 2004 y con la participación de maestros como el surcoreano Park Chan-wook y el japonés Takashi Miike).

Y, ¿alguna aportación española fuera de la televisión? El periodista, escritor y experto en parapsicología Sebastià D’Arbó se atrevió con varias historias paranormales en Viaje al más allá (1980) con unos resultados, sobre todo vistos hoy en día, tan casposos y cutres (incluso para la época de su estreno) como divertidos y curiosos. Así que tenemos una buena y variada muestra de obras memorables a las que toca sumar Nightmare Cinema. Estos son sus cinco historias para no dormir.

‘The Thing in the Woods’

El argentino Alejandro Brugués, director de la cubana Juan de los muertos, tiene el honor de abrir el telón con una historia que es un homenaje al slasher, y a la ciencia-ficción de serie B, y que es también la más disfrutable y entretenida de las cinco gracias a su ritmo realmente endiablado. Empieza directa al grano y en plan Viernes 13 o Posesión infernal. Un bosque, una cabaña, un grupo de jóvenes que están siendo masacrados por un asesino en serie oculto tras el uniforme y la máscara de un soldador, y una final girl (Sarah Elizabeth Withers). Sorprende además por su inesperada vuelta de tuerca final.

‘Minari’

El segundo episodio está dirigido por el gran Joe Dante que se inclina por un relato de corte clásico y una narración sin prisas. Su inspiración parece ser la citada The Twilight Zone, concretamente uno de sus mejores episodios, El ojo del observador (Eye of the Beholder de 1960). ¿Los espejos son un problema cuándo te miras en ellos? ¿La apariencia está sobrevarolada? Una hermosa mujer (Zarah Mahler) acude a una clínica de cirugía plástica para eliminar una cicatriz de su rostro, y pese a que su prometido no le importa que tenga esa marca en la mejilla. Interpretando al Doctor Mirari tenemos al veterano Richard Chamberlain de 85 años (uno de los ídolos de las series de los 80 como El pájaro espino o Shogun).

‘Mashit’

El japonés Ryuhei Kitamura (responsable de títulos como El vagón de la muerte o Azumi) se lo pasa de traca emulando a clásicos como El exorcista, e incluso a las obscenidades y sacrilegios de Los demonios (The Devils) de Ken Russell o los dilemas de ¿Quién puede matar a un niño? de Chicho Ibáñez Serrador. El suyo es el segmento más delirante, también el más sangriento, a medio camino entre el terror y la comedia. Un sacerdote católico y una monja deberán hacer frente a un demonio que está poseyendo a los dulces niños y niñas internos de la residencia. Tiene sus puntazos, pero es el episodio más flojo y cansino.

‘The Way to Egress’

David Slade, el director de Hard Candy o 30 días de noche, irrumpe con el episodio más experimental y estilizado. Rodado en blanco y negro y con un relato ubicado en algún lugar entre las intrigas de Hitchcock y el surrealismo de Lynch. La suya es la historia de una mujer (Elizabeth Raiser) que, mientras espera junto a sus hijos en la consulta del médico, empieza a sufrir extrañas y perturbadoras alucinaciones. De repente tanto el edificio como las personas que lo habitan adquirirán aspectos lúgubres y amenazantes. Quizás sean realidad, quizás producto de una mente paranoica. Es el único de los cinco relatos que no se basa en una historia original, adapta el corto Traumatic Descent (1993) de Lawrence G. Connolly.

‘Dead’

Y Mick Garris, el impulsor y productor del proyecto, es el encargado de dirigir los entreactos que tienen lugar entre una historia y otra, en el cine Rialto con Mickey Rourke. Y también el de cerrar la antología con un episodio que sobre todo recuerda El sexto sentido. En este caso un joven prodigio del piano que, en la habitación de un hospital, se debate entre la vida y la muerte después de que sus padres hayan sido asesinados por un psicópata. Durante su crítica situación, y en coma, hará que durante unos momentos esté más en el mundo de los muertos que en el de los vivos, y ello provocará que al despertar sea capaz de ver los fantasmas que vagan por el lugar. Pero no solo el más allá le acecha con sus peligros. El psicópata que mató a sus progenitores desea rematar su faena con él. El de Garris es un episodio que se deja ver, aunque sea el más rutinario de todos.

El día que Tarantino visitó el set de ‘Gremlins’

'Tuve más tiempo de entrevista con Joe Dante porque la cabeza de un gremlin se cayó y tenían que arreglarla'. El director recuerda su paso por 'Gremlins'.

El mundo del terror despide a Larry Cohen

Don Coscarelly, Joe Dante o Mick Garris, entre las personalidades del mundo del cine de terror que se despiden del realizador y guionista Larry Cohen

Muere Dick Miller, el señor Futterman de ‘Gremlins’

Actor fetiche de Joe Dante, Miller trabajó con Roger Corman, James Cameron ('Terminator'), Spielberg, Zemeckis y muchos otros cineastas.

Mickey Rourke se pasa al cine de terror con la antología ‘Nightmare Cinema’

Joe Dante, Mick Garris, David Slade, Alejandro Brugués y Ryuhei Kitamura dirigen 'Nightmare Cinema', una antología de terror con Mickey Rourke