¿Neil Armstrong? El cine llegó a la Luna hace más de un siglo

Hubo un antes y un después en la llegada a la Luna, también en el cine con las fantasías más descabelladas desde que Georges Méliès realizara su famoso 'Viaje a la Luna' en 1902.

Por
17 de julio de 2019

¿Quién no ha visto alguna vez esa imagen de un cohete insertado en el ojo derecho de la Luna? Así es, con cara y ojos y visiblemente molesta por el impacto. El 20 de julio se cumple medio siglo de la llegada a la Luna, pero en el cine esta hazaña ocurrió mucho antes, hace 117 años. Y fue también un logro histórico porque el corto Viaje a la Luna de Georges Méliès, de 1902, marcó el inicio del género fantástico en el cine.

Para quienes busquen mayor realismo y veracidad tienen ahora mismo la opción en cartelera del documental Apollo 11, estrenado en nuestras salas este 16 de julio. Es la historia del viaje que hizo realidad un sueño y convirtió a Neil Armstrong, el comandante de la misión, en el primer hombre que pisaba el lejano satélite.

El trabajo realizado por Todd Miller, además de alejarse de cualquier triunfalismo patriótico norteamericano, posee todo el poder de sugestión del montaje del mejor relato cinematográfico. No por casualidad se hizo con un premio especial del Jurado de Sundance.

Volviendo a ese antes, el corto de Méliès se inspiró en las obras de Jules Verne y H.G. Wells. Relataba la odisea de seis científicos, encuentro con los selenitas incluido, a los que ni les hacía falta trajes de presurización o casco para respirar sin problemas en la atmósfera lunar. Y el lanzamiento se producía de la manera más lógica para la época: era una bala lanzada desde un gran cañón. Un proyectil disparado a bocajarro a la Luna.

No era un sistema menos increíble que el utilizado en La gran sorpresa (The First Men in the Moon) una producción británica de 1964 que adaptaba la novela de H.G. Wells. La astronave funcionaba también sin combustible, simplemente se elevaba gracias a una sustancia llamada cavorita, denominada así por su propio descubridor (el ficticio científico Joseph Cavor, interpretado por Lionel Jeffries en el filme).

La gran sorpresa (First Men in the Moon, 1964)

Bastaba solo con pintar las persianas del cohete para lograr, rompiendo las leyes de la gravedad, que cualquier objeto se elevara. También imaginación le puso otra película británica de 1963, Un ratón en la Luna (The Mouse on the Moon) recurriendo a un combustible obtenido a partir del vino.

Para hallar el primer largometraje de ficción digamos, científico, habría que remontarse de nuevo a la época del cine mudo, a La mujer en la Luna (Frau im Mond) dirigida por Fritz Lang y estrenada en 1929. La película anticiparía los logros técnicos que vendrían después como el mismo diseño de las aeronaves, y con partes que se iban desprendiendo a medida que avanzaba su trayectoria.

La llegada a la Luna de Armstrong y sus dos compañeros, y más allá de 2001: una odisea del espacio, eliminaría muchos componentes mágicos y fantásticos, pese a propuestas que intentaban ser más realistas, como de De la Tierra a la Luna de 1958. Pero siguió dando juego.

Figuras ocultas

Un escenario que pisarían transformers y decepticons, Austin Powers o los nazis utilizándola como base de operaciones en la desmadrada comedia Iron Sky. También James Bond en Diamantes para la eternidad (1970) la visitaba, aunque fuera un falso plató lunar también dentro de ficción de la película.

Más realistas eran la comedia costumbrista australiana La Luna en directo (The Dish, 2000); o la más reciente Figuras ocultas (2016), un reconocimiento a las tres mujeres afroamericanas que trabajaron para la NASA y cuyos cálculos fueron vitales para poner al astronauta John Glen en órbita en 1963, el hito de alcanzar la Luna o el rescate del Apolo 13.

Y en materia de documentales, cuatro obras de referencia: For All Mankind (1989), Magnificent Desolation: Walking on the Moon 3D (2005), En la sombra de la Luna (2007) y The Last Man on the Moon (2014).

CUATRO VECES QUE EL HOMBRE PISÓ (O NO) LA LUNA EN EL CINE

First Man (El primer hombre) – (2018)

First Man (El primer hombre)

“Un pequeño paso para el hombre un gran salto para la humanidad”. El oscarizado Damien Chazelle dejó los musicales para atreverse con la epopeya, personal e histórica, de Neil Armstrong, interpretado por Ryan Gosling. La película ganó el Oscar a los mejores efectos visuales.

Moon (2009)

Moon (2009)

Las paranoias de un minero en la Luna (Sam Rockwell). Esta a un paso de finalizar los tres años de su contrato, y a punto de descubrir que su existencia no es como parece. Duncan Jones debutó en el largometraje con efectos especiales a la antigua usanza, no digitales, en esta modesta producción ya de culto y digna de los mejores episodios de The Twiligt Zone.

Apolo 13 (1995)

Apolo 13 (1995)

“Houston tenemos un problema”. La película de Ron Howard, inspirada en la novela Lost Moon de Jim Lovell, el comandante de la nave, transformaba en una heroicidad el drama de la fallida expedición a la Luna de 1970. Sus protagonistas: Tom Hanks, Kevin Bacon y Bill Paxton. Obtuvo dos premios Oscar: mejor sonido y montaje. Antes, Atrapados en el espacio (Marooned),  también recreó en 1969 una misión espacial fracasada y se hizo con la estatuilla a los mejores efectos visuales.

Con destino a la Luna (Destination Moon, 1950)

Con destino a la Luna (1950)

Ciencia-ficción con un punto más realista, anticipando 19 años la llegada de astronautas norteamericanos a la Luna. Una iniciativa posible gracias a los patrióticos empresarios norteamericanos, para hacer frente a los problemas de financiación e intentando adelantarse a los rusos en la carrera espacial. Rodada a todo (techni)color y un artista invitado muy especial en una de las escenas, el Pájaro Loco explicando a los posibles inversores cómo llevarían a cabo la misión. También ganó el Oscar a los mejores efectos especiales.

Las 50 películas más influyentes de la historia

¿Qué titulos cambiaron la evolución del séptimo arte para siempre?