Muere Mary Tyler Moore, la chica de la tele

La legendaria actriz y humorista, nominada al Oscar por su interpretación en 'Gente corriente' (1980), ha fallecido a los 80 años en el hospital de Connecticut.

Por
26 de enero de 2017

ETIQUETAS:

  • Mary Tyler Moore fue un icono absoluto de la televisión estadounidense, a quien durante las décadas de los 60 y 70 muchos telespectadores pasaron a considerar un miembro más de la familia. La actriz y humorista, adorada por su trabajo en El show de Dick Van Dyke primero y después en sus propios programas The Mary Tyler Moore Show (La chica de la tele) The Mary Tyler Moore Hour, ha fallecido a los 80 años en Connecticut por una parada cardiorrespiratoria a causa de una neumonía derivada de la diabetes que sufría.

    Aunque Mary Tyler Moore empezó su carrera artística como bailarina y con pequeñas intervenciones dramáticas en televisión, pronto se convirtió en todo un referente del humor a la altura de compañeras de generación como Carol Burnett. Fue cuando Carl Reiner la contrató para interpretar a Laura Petrie en la sitcom El show de Dick Van Dyke, que abarcó la primera mitad de los 60 y le valió a Moore dos de sus siete premios Emmy (de un total de 15 nominaciones) y el primero de los tres Globos de Oro.

    En la década siguiente, Mary Tyler Moore brilló en su propia salsa (y en color) con The Mary Tyler Moore Show, también conocido como La chica de la tele. Una sitcom ambientada en el trabajo dentro de una cadena de televisión que fue muy lejos tanto en duración (siete temporadas), como en reconocimiento (con 29 premios Emmy, durante mucho tiempo mantuvo el récord absoluto, hasta que Frasier la superó en 2002) y en plasmación de problemas sociales que no recibían mucha cobertura durante la época: relaciones prematrimoniales, divorcio, prostitución, homosexualidad o desigualdad salarial entre hombres y mujeres.

    Si le preguntas a Tina Fey, te dirá que su Rockefeller Plaza le debe todo a Mary Tyler Moore. Y gran parte de su carrera artística y entendimiento del humor, también.

    Además de su prolífico trabajo en televisión, Moore alternó con representaciones teatrales en Broadway (ganó un premio Tony especial en 1980) y pequeñas incursiones en el cine. La más memorable, sin duda, fue su interpretación de Beth en Gente corriente (1980), la película dirigida por Robert Redford por la que fue nominada al Oscar de mejor actriz protagonista.